Publicado: 18.03.2014 07:50 |Actualizado: 18.03.2014 07:50

La ruta del avión malasio pudo ser alterada por el sistema informático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El paradero del avión de Malaysia Airlines sigue siendo un auténtico misterio diez días después de su desaparición. Las hipótesis y teorías sobre lo qué pudo haberle ocurrido se suceden sin encontrar una explicación lógica a lo sucedido. La última de estas hipótesis la apunta el diario The New York Times: la ruta del aparato pudo haber sido alterada a través de su sistema informático y no manualmente, como se había apuntado hasta ahora. El diario neoyorquino cita fuentes oficiales para respaldar su información.

El sistema informático de control del vuelo dirige el avión de un punto a otro siguiendo los datos introducidos antes del despegue, aunque en este caso no está claro todavía si la ruta fue reprogramada antes o después de que el aparato se pusiera en marcha, explicaron las mismas fuentes.

El hecho de que la ruta pueda haber sido alterada mediante el sistema informático refuerza la hipótesis de que la desaparición del avión obedece a un acto deliberado y pone el foco sobre el capitán y su segundo, en opinión de los investigadores consultados por The New York Times. 

Asimismo, consideran muy improbable que uno de los pasajeros fuera capaz de cambiar la ruta a través del sistema informático, ya que esta es una operación de gran complejidad, por lo que sería más plausible que hubiera sido el piloto o alguno de los miembros de la tripulación.

Como nadie sabe dónde está el avión, el radio de búsqueda se ha ampliado aún más. China también se ha sumado al operativo y ha empezado a buscar en su propio territorio, en concreto, en un corredor del norte en el que podría haber volado el aparato. El Gobierno chino ha asegurado este martes que está empleando 20 satélites en la búsqueda del avión.

Las autoridades de Australia, Estados Unidos y Nueva Zelanda buscan el avión malasio en una vasta y remota área marítima situada a unos 3.000 kilómetros al suroeste de la ciudad australiana de Perth. En el operativo participan varios barcos y seis aviones (4 australianos, 1 neozelandés y otro de Estados Unidos), apuntó John Young, gerente general de la División de Respuestas de Emergencia de Autoridad Australiana de Seguridad Marítima (AMSA, por sus siglas en inglés).

Young comentó en rueda de prensa en Camberra, que la búsqueda será muy difícil debido a que tienen que rastrear un área de 600.000 kilómetros cuadrados (un territorio superior al de España). Esta zona ha sido definida en base "a la información disponible que proviene de diversas fuentes nacionales e internacionales", acotó Young, sin dar mayores detalles sobre esta búsqueda que se centra en la superficie marina. El australiano dijo que el área de búsqueda variará de acuerdo al movimiento diario de las aguas, tras señalar que los operativos se apoyan en las posibilidades sobre dónde pudo ir el avión en lugar de lo que pasó con él.

 En el operativo de búsqueda participan 26 países

Por su parte, el primer ministro australiano, Tony Abbott, indicó este martes ante el Parlamento que la Fuerza Aérea australiana ha realizado dos barridos sobre el océano Índico, y que un tercero se realizará antes de que termine la jornada.

En el operativo de búsqueda participan 26 países: buscan el avión  al norte y sur de la última posición captada por los radares. El vasto operativo que incluye regiones desde Asia Central al océano Índico. A partir de datos de un satélite militar el avión desaparecido podría haber sobrevolado sin ser detectado por los radares comerciales el extremo occidental de China, informa la agencia estatal china Xinhua. El ministro malasio de Defensa y titular interino de Transportes, Hishamudin Husein, explicó que el Boeing 777-200 podría encontrarse en un punto entre Laos, si viajó hacia el norte a velocidad mínima, y el mar Caspio, si aprovechó la máxima aceleración. Pero si viró al sur, la zona de rescate que lidera Australia, habría llegado al este de la isla indonesia de Sumatra, a velocidad mínima, o al sur del Índico.

Ante esta posibilidad, el embajador de China en Malasia, Huang Huikang, dijo a la prensa en Kuala Lumpur que las autoridades manejan informaciones que no pueden revelar a los medios, sin aportar más detalles sobre la misión de búsqueda del aparato.

El diplomático, además, afirmó que ninguno de los 153 chinos que viajaban a bordo del avión del Malaysia Airlines tiene un perfil que lo haga sospechoso de secuestrar o atentar contra el avión.

El ministro malasio de Defensa y ministro interino de Transporte, Hishammuddin Hussein, solicitó al Gobierno de Pekín la revisión con mayor intensidad de los perfiles de los pasajeros chinos a bordo del MH370.

El vuelo MH370 salió de Kuala Lumpur la madrugada del 8 de marzo y tenía previsto llegar a Pekín unas seis horas después, pero desapareció del radar unos 40 minutos después de despegar. El avión transportaba a 227 pasajeros y una tripulación de 12 malasios. Las autoridades no descartan que el avión fuese secuestrado, porque las comunicaciones fueron cortadas y cambió de rumbo deliberadamente.