Publicado: 21.01.2014 07:43 |Actualizado: 21.01.2014 07:43

Sacyr propone cofinanciar los costes imprevistos del Canal de Panamá

La Autoridad del Canal responde que no ha recibido formalmente ninguna propuesta del consorcio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El consorcio liderado por Sacyr encargado de la ampliación del Canal de Panamá propone cofinanciar junto con la autoridad gestora de la vía los 100 millones de dólares (unos 73 millones de euros) mensuales que supone ejecutar las obras, mientras ambas partes obtienen respuesta del arbitraje internacional sobre los sobrecostes de 1.200 millones de euros que, según las constructoras, acumula el proyecto. En un comunicado, el grupo Unidos por el Canal defiende que "no está pidiendo beneficios extra, sólo el cofinanciamiento (de la obra) mientras se espera la decisión sobre los sobrecostes del arbitraje internacional".

El consorcio liderado por Sacyr plantea esta solución al conflicto abierto con la Autoridad del Canal de Panamá sobre los problemas financieros que atraviesan los trabajos de su ampliación tras aceptar la mediación de la UE y reiterar su disposición a no ejecutar de momento el aviso de paralización de las obras. "El consorcio acepta y ve positiva la mediación de la Unión Europea y del comisario Antonio Tajani para llegar a una solución satisfactoria y prorroga el preaviso dado para una posible suspensión de las obras", anuncian en su comunicado las constructoras.

Las empresas aseguran que "técnicamente nada impide que se pueda alcanzar el cronograma presentado" para la obra, que prevé su conclusión en 2015. "Sólo hay una cosa que puede afectar al proyecto: la difícil situación financiera en la que se encuentra a causa de los costes imprevistos que se han generado, y la consiguiente solicitud del reconocimiento económico de los mismos presentada por el grupo", insisten. De hecho, el consorcio argumenta que la demora de la Autoridad del Canal en atender y dar respuesta a las reclamaciones por sobrecostes que han ido planteando es el origen de los problemas de liquidez que actualmente ponen en riesgo la continuidad del proyecto, uno de los mayores de la ingeniería civil de la historia.

Grupo Unidos por el Canal, encargado de ampliar el Canal panameño y liderado por Sacyr, anunció el pasado 1 de enero que este martes 21 de enero pararía los trabajos en caso de que antes no se solventaran los problemas de liquidez que afronta la obra. No obstante, ante la negociación abierta con la Autoridad del Canal y la aceptación por parte de la Comisión Europea de mediar en el conflicto, el grupo ha resuelto no ejecutar por el momento su aviso de paralizar los trabajos.

En el comunicado emitido este martes, a la conclusión del plazo que las propias empresas se dieron, el consorcio advierte de que en caso de no alcanzar un acuerdo que permita financiar los trabajos de ampliación del Canal, éstos "no concluirían en el plazo previsto (2015), lo que supondrá un perjuicio para todas las partes". "En cambio, la consecución de un acuerdo permitiría finalizar la obra en 2015, lo que supondría una inmediata generación de riqueza para todos los panameños y aportaría significativos beneficios a todos los que, confiando en la Ampliación del Canal en el plazo previsto, hayan efectuado ya inversiones relevantes", destacan la empresas contratistas.

Por ello, Sacyr y sus socios en la obra manifiestan su confianza en que "todas las instituciones implicadas intervengan para que las obras, respetando la ley panameña y el contrato, puedan continuar y completarse en el interés del país y de todos los panameños". Los trabajos, que se adjudicaron en 2009 por un importe de 2.300 millones de euros, presentan un grado de ejecución del 70% y emplean a unos 10.000 trabajadores. La última fecha prevista para su conclusión es el primer semestre de 2015.

El consorcio adjudicatario reiteran en su comunicado su voluntad de alcanzar un acuerdo y lograr concluir en 2015 el proyecto de ampliación del Canal, un proyecto "estratégico, tanto para la economía como para la seguridad mundial y que genera ingresos de muchos billones de dólares anualmente para Panamá". "Todo el tráfico marítimo global espera con impaciencia la finalización de este proyecto que permitirá a los barcos atravesar por el nuevo canal ampliado en 2015", subraya el consorcio.