Publicado: 10.10.2016 21:12 |Actualizado: 11.10.2016 07:00

Sáhara Occidental: año 1 después
de Mohamed Abdelaziz

Arranca la decimotercera edición del Festival de Cine del Sáhara (Fisahara) en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia) en un clima de tensión con Marruecos, que el domingo volvió a expulsar a dos españoles del Sáhara ocupado.  

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:
Manifestación frente al muro.

Manifestación frente al muro.

MADRID.- Dice un refrán saharaui que a quien tiene paciencia le termina llegando la sombra. Como se puede suponer el proverbio viene a decir que si los saharauis continúan resistiendo a la ocupación de Marruecos (tanto en los campamentos de refugiados en Argelia como en los territorios ocupados del Sáhara occidental) la recompensa será un Sáhara libre de dominación marroquí. La realidad, sin embargo, no parece acompañar a los saharauis, que si algo han demostrado en estos 40 años de conflicto es su capacidad de aguante y perseverancia. Ante las provocaciones de Marruecos, el abandono de España, las promesas incumplidas de la ONU y también ante la desidia de la comunidad internacional. Pero la sombra nunca llega. 

Los saharauis, sin embargo, siguen haciendo gala de su paciencia. También con su nuevo líder. El 31 de mayo falleció, tras una larga enfermedad, el que había sido el secretario general del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática durante sus 40 años de historia: Mohamed Abdelaziz. Su lugar fue ocupado, con el 93% de los apoyos en el Congreso del Frente Polisario, por Brahim Gali, un hombre considerado de la vieja guardia, que batalló contra Marruecos y que ha sido representado al Frente Polisario tanto en España como en Argelia. 



"Ha cambiado el nombre, ha cambiado la persona, pero la lucha del pueblo saharaui sigue igual y la unidad también. Venga quien venga no cambiará que la elección del pueblo saharaui es la independencia y queremos avanzar en esa vía", señala a Público Abdullah Arabi, delegado del Frente Polisario en Madrid, que recuerda, no obstante, que la paciencia no puede ser infinita y que se está haciendo "un esfuerzo muy importante" en contener a la juventud, harta de vivir en un desierto sin pasado, presente ni futuro

El cambio en la presidencia de la RASD no será el único cambio de protagonistas en este conflicto. El mandato del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, que realizó varios guiños hacia el pueblo saharaui ha llegado a su fin y será relevado por el portugués António Guterres, que ha sido director de ACNUR, la agencia para los refugiados, durante 10 años y ha llegado a visitar los campamentos de refugiados en Tinduf (Argelia). "Será el primer secretario general de la ONU que ha estado en los campamentos", precisa Abdullah Arabi. 

"No está cerca de ningún tipo de solución justa, ni global, ni duradera" y el "tiempo corre siempre a favor de Marruecos", dice Núñez Villaverde

Jesús A. Núñez Villaverde, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), advierte de que sería un "error" pensar que las sensibilidades del futuro secretario general será "una ventaja" para las aspiraciones del pueblo saharaui. "El secretario general es el mensajero de la Comunidad Internacional y quien toma las decisiones es el Ejecutivo, que es el Consejo de Seguridad de la ONU. Ahí se sientan todas las potencias que apoyan a Marruecos, por lo que el secretario general no tiene margen de maniobra. Sólo puede hacer gestos simbólicos con alguna repercusión en prensa", explica Núñez Villaverde. 

De esta manera, la situación que describe Núñez Villaverde dista mucho, sobre todo en cuanto a optimismo, a la que relata Abdullah Arabi. Para el codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción el conflicto saharaui "no está cerca de ningún tipo de solución justa, ni global, ni duradera" y el "tiempo corre siempre a favor de Marruecos". 

"No hay ningún tipo de indicio que apunte a un cambio en esta situación. Y aunque lo hubiera, tenemos que recordar que los saharauis son la parte débil de este conflicto y que tienen un margen de maniobra mínimo. En el ámbito político, además, cada vez cuentan con menos apoyos y su apelación a una posible vuelta a la violencia difícilmente encontraría algún tipo de apoyo en la Comunidad Internacional", prosigue Núñez Villaverde, que confiesa que es "pesimista" respecto a los intereses saharauis y que el Tratada de Paz de 1991 "no se cumplirá" y no se celebrará el referéndum. 

El representante permanente del Frente Polisario en España, Brahim Gali, quien hoy ha informado de que las negociaciones sobre el Sahara con Marruecos continuarán en marzo.

El delegado del Frente Polisario en Madrid insiste, en cambio, en que hay pequeños detalles que permiten a los saharauis ser optimistas. Algunos de estos serían, por ejemplo, el hecho de que Marruecos haya pedido su ingreso en la Unión Africana, donde se sentaría en un sillón de igual a igual con la RASD lo que implicaría "un cierto reconocimiento"; que el Reino alauí se niegue a recibir al jefe de la Minurso porque tendría "malas noticias"; o que el Consejo de Seguridad haya censurado la expulsión de personal civil internacional de la misión de la ONU. 

Un festival para los pueblos sin Estado

En mitad de este clima de tensión creciente y estancamiento, y tras la expulsión este fin de semana de dos ciudadanos españoles del Sáhara ocupado por Marruecos, arranca la decimotercera edición del Festival Internacional de Cine del Sáhara, el único festival del mundo que, tal y como repiten los organizadores año a año, espera desaparecer cuanto antes porque eso significaría que la población refugiada ha podido regresar a sus hogares en el Sáhara occidental. 

El Festiva acercará a la población películas, conciertos en directo, mesas redondas sobre derechos humanos y talleres audiovisuales en un intento de denunciar el abandono que sufre la población saharaui y demostrar, también, el apoyo de la sociedad civil a pesar de la postura de los sucesivos gobiernos española. Así, este año destaca la presencia de la actriz Clara Lago y del grupo de música Vetusta Morla

Esta edición, además, estará dedicada a los pueblos que sufren las consecuencias de la ocupación por otro país y tendrá como título: Pueblos Ocupados: Memoria y Resistencia. Asimismo, el Festival también contará con los proyectos de innovación Watching Western Sáhara, una plataforma online con vídeos grabados clantestinamente en el Sáhara Occidental para mostrar las violaciones de derechos humanos contra la población saharaui; y Solar Cinema Western Sáhara, una sala de cine itinerante que utiliza energía solar para ofrecer proyecciones en los campamentos durante todo el año. Por último, esta edición rendirá homenaje al recientemente fallecido Mohamed Abdelaziz, presidente de la República Árabe Saharaui Democrática y Secretario General del Frente Polisario.