Público
Público

Los saharauis acusan a Marruecos de torturas

La policía interroga a tres de los jóvenes heridos el domingo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres de los heridos durante el tiroteo del pasado domingo en El Aaiún en el que murió un niño de 14 años, los jóvenes Alaui Salek, Elgarhi Zubeir (hermano del adolescente fallecido) y Hemdaiti Abay Ahmed Hamad, que estaban en paradero desconocido, están arrestados por la policía judicial marroquí.

Se les acusa de participar en el altercado con el ejército que terminó con el tiroteo cuando intentaban entrar al campamento Gdeim Izik. Ayer seguían siendo sometidos a interrogatorio en la sede local de la gendarmería y, según un comunicado emitido por el Gobierno, 'serán presentados ante la fiscalía general, una vez cerrada la investigación'.

'Hemos hablado con el familiar de uno de los detenidos, y asegura que están siendo torturados para que firmen unas declaraciones de culpabilidad, aunque nosotros desde dentro no tenemos constancia real de lo que está sucediendo. Los otros dos heridos están esposados en la camilla del hospital militar', explica desde el campamento, Antonio Velázquez, de Resistencia Saharaui y uno de los portavoces del comité que lidera la protesta.

Quienes están dentro del campamento Gdeim Izik siguen denunciando también el aislamiento al que les somete Marruecos, mientras las autoridades locales de El Aaiún niegan que exista cerco alguno.

Los saharauis que participan en la protesta sostienen, sin embargo, que la bebida y los alimentos tienen que entrar en el recinto camuflados entre mantas y que para acceder al interior hay que atravesar tres controles: uno de la policía a la salida de El Aaiún, el segundo de la gendarmería y el tercero, ya en la puerta de acceso, del ejército.

'Ayer fueron interceptados dos Land Rover con comida y bebida, pero hoy sí han conseguido pasar algo', asegura Velázquez. Una vez dentro, también hay un control de acceso de los propios saharauis, para que no se cuele nadie con intención de crear problemas.

A punto de cumplirse las tres semanas de la instalación de las primeras jaimas, las negociaciones entre el comité de los saharauis y el Gobierno de Rabat no se han iniciado, según el portavoz.

De acuerdo con su versión, el ministro de Interior marroquí, Taieb Cherkaui se ha reunido con el gobernador de El Aaiún, pero no ha tenido ningún contacto con el comité. 'Las negociaciones no están muy avanzadas, como dice el ministro del Interior, porque sólo se han reunido con el wali [gobernador]. Aquí no están dispuestos a negociar bajo presión, con este cerco alrededor', asegura Antonio Velázquez.

Cuando ya se han cumplido los 21 días este asentamiento, que cuenta con más de 20.000 moradores, las leyes internacionales permitirían en principio que fuese declarado campamento de refugiados. Pero para eso sería necesaria la intervención de la MINURSO, la misión de la ONU para el Sáhara. Una posibilidad que parece remota, pues este organismo se está manteniendo al margen.