Público
Público

Sarkozy castiga a sus ministros y los obliga a quedarse en Francia

Las vacaciones en el extranjero necesitarán permiso especial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, intentó ayer apagar el incendio que se propaga a causa de las vacaciones privadas de miembros de su Gobierno a bordo de jets y yates de las dictaduras de Túnez y de Egipto. Y lo hizo con un tirón de orejas: en Consejo de Ministros, anunció que a partir de ahora los miembros del Ejecutivo deberán descansar en Francia y, antes de aceptar una invitación extranjera, deberán pedir permiso.

La indignación es inmensa en Francia, un país donde gran parte de la población vive las revoluciones democráticas como propias, por las revelaciones del semanario Le Canard Enchainé. A la noticia de que la ministra de Exteriores Michèle Alliot-Marie pasó las vacaciones de fin de año a bordo de jets de miembros del clan Ben Alí, vino a sumarse anteayer otra: el primer ministro, François Fillon, aceptó comerse las uvas a bordo de aviones y yates, y en hoteles pagados a costa del bolsillo de los contribuyentes egipicios, invitado con su familia por el presidente Hosni Mubarak.

Una invitación para ir a otro país deberá ser compatible con la política exterior

Fillon ya ha intentado justificarse en dos ocasiones, pero a Sarkozy no le pareció suficiente. En Consejo de Ministros, y luego en un comunicado oficial, hizo saber que a partir de ahora reclama a sus ministros que 'privilegien Francia' para las vacaciones. En caso de invitación extranjera, deberán ser 'autorizados por el primer ministro, de acuerdo con la célula diplomática de la Presidencia de la República, para examinar su compatibilidad con la política exterior de Francia', dijo Sarkozy.

El primer ministro, por su parte, explicó ante la Asamblea Nacional su punto de vista: 'Respeté estrictamente todas las reglas relativas a los desplazamientos privados al extranjero', que 'responden a exigencias de seguridad y exigencias diplomáticas', dijo de su estancia en Asuán y Abú Simbel, y de su crucero por el Nilo, con su familia.

El primer ministro Fillon se benefició de los favores de Mubarak en Egipto

Así espera Sarkozy frenar una polémica que afecta a dos pilares fundamentales, Alliot-Marie y Fillon, de un Gobierno nombrado hace menos de tres meses para intentar borrar otros escándalos como el caso Bettencourt.

El cortafuegos tiene dos defectos técnicos. Por un lado, fue el propio Sarkozy quien inauguró, recién elegido en 2007, la moda de irse de vacaciones a bordo de yates y jets de multimillonarios. Por otro, su exigencia ahora de coherencia diplomática contrasta con su propia actuación: si Fillon tuvo que aceptar la invitación de Mubarak fue porque Sarkozy nombró al rais en 2008 copresidente de la Unión para el Mediterráneo.

De ahí que, en medios franceses, empiece a ser frecuente utilizar, para hablar de Sarkozy, la expresión 'aterriza como puedas', título de la célebre comedia.