Público
Público

Seguidores de Al Asad toman las calles sirias

Las Fuerzas de Seguridad matan a otros siete opositores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Decenas de miles de sirios se manifestaron ayer en Damasco y en otras localidades, como Alepo, Homs, Hama, Lataquia, Hassake y Derá, para apoyar al régimen de Bashar al Asad un día después de que el presidente sirio anunciara su intención de impulsar unas tímidas reformas, que la oposición rechazó y tildó de cosméticas, al tiempo que exigía el fin del régimen.

La mayor concentración tuvo lugar en la plaza de los Omeyas de Damasco, donde los manifestantes corearon consignas como 'Dios, Siria, Bashar y basta' o 'El pueblo quiere a Bashar al Asad' a favor del presidente. En los tres meses transcurridos desde que a mediados de marzo se iniciaran las protestas en Derá, nunca tantos partidarios del régimen se habían manifestado.

El Gobierno de Damasco anuncia la segunda amnistía en menos de un mes

Aunque la oposición dijo que los manifestantes eran funcionarios pagados por el Gobierno para salir a la calle, y seguramente esta acusación es cierta en gran parte, parece evidente que el régimen cuenta con un notable apoyo popular, especialmente entre la población laica que teme la fuerza de los islamistas.

Lo más alarmante fue que por primera vez quienes se manifestaban a favor del régimen chocaron físicamente con los que protestaban. Las Fuerzas de Seguridad se pusieron del lado de los partidarios del presidente y abrieron fuego contra los opositores. Al menos siete personas murieron en distintas ciudades: tres en Homs, uno en Hama, y tres en la provincia de Deir al Zor, según los activistas sirios.

A la gran base de la OTAN en Esmirna están llegando más efectivos aliados

El Gobierno de Damasco anunció una nueva amnistía que beneficiará a quienes han cometido delitos con anterioridad al 20 de junio, y constituye otro intento del régimen de congraciarse con los manifestantes. El pasado 31 de mayo ya se anunció una amnistía que permitió que centenares de presos salieran a la calle, aunque se cree que hay miles de detenidos políticos que siguen encarcelados.

Representantes de la agencia de la ONU para los refugiados (Acnur) visitaron el lunes Yisr al Shugur, la localidad del norte tomada recientemente por las tropas sirias. Acnur indicó que la zona está muy despoblada y que los pocos residentes que continúan en sus casas temen que sus familiares hayan muerto o huido por la represión.

En Washington, la Casa Blanca señaló que el presidente Barack Obama discutió con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, la situación en Siria. Obama ha pedido a Al Asad que cese la violencia inmediatamente. Fuentes militares indicaron que están llegando unidades procedentes de otras bases de la Alianza en Alemania y España a la gran base de la OTAN en Esmirna, Turquía.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, dijo queOccidente debe presionar a Al Asad para que cese la violencia, pero reiteró que Moscú se opone a una intervención militar aliada similar a la de Libia. Los movimientos en la base de la OTAN sugieren que es posible que EEUU contemple una intervención militar al margen de la ONU, si la situación sigue deteriorándose.