Público
Público

Soros niega que haya financiado las protestas de Nueva York

Occupy Wall Street también desmiente las acusaciones de la ultraderecha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

¿Quién financia a Occupy Wall Street? El nombre que más ha sonado estos días es el del multimillonario George Soros, pero lo cierto es que el movimiento se sustenta sobre todo con miles de contribuciones individuales.

Una investigación de la agencia Reuters halló una conexión entre Tides Center, una organización sin ánimo de lucro que promueve causas progresistas y que recibió 3,5 millones de dólares entre 2007 y 2009 de la Open Society de Soros, y Adbusters, la revista alternativa de Canadá que este verano empezó a organizar el movimiento Occupy WallStreet. Según Reuters, Adbusters recibió indirectamente 26.000 dólares, apadrinada por el millonario húngaro-estadounidense, que en varias ocasiones ha manifestado su respaldo a las protestas.

La posible relación de la Open Society, el parque Zuccotti y el nombre de Soros ha servido de argumento a ultraconservadores como el comentarista radiofónico Rush Limbaugh, para tratar de desvirtuar el movimiento sin más sustento que la calumnia.

Soros, los indignados y Adbusters han negado cualquier conexión. El multimillonario, dijo su portavoz, Michael Vachon, 'no ha financiado las protestas directa ni indirectamente', y dijo que las acusaciones sólo servían para desvirtuar 'la autenticidad del movimiento'.

'Estos son los típicos rumores que surgen en un movimiento como el nuestro, pero no estamos en venta', decía ayer Senia Arrugan, una de las portavoces de Occupy Wall Street. Incluso uno de los fundadores de Adbusters, Kalle Lasn, alabó a Soros por 'tener buenas ideas' pero lamentó no haber recibido su dinero: 'No nos ha dado un centavo'.

Occupy Wall Street se financia principalmente con contribuciones individuales que recauda a través de dos páginas web (occupywallstreet.org y nycga.cc) y que luego gestiona el 'comité financiero' del movimiento. Los indignados calculan que ya han acumulado unos 150.000 dólares. El dinero sirve sobre todo para la comida y las primeras necesidades de los que se quedan todas las noches a la intemperie.

Ahora se están preparando para el invierno. Hay un 'comité de confort' dedicado a comprar sacos de dormir y mantas para las noches, que empezarán a refrescar dentro de unas semanas. La lluvia es un problema. El miércoles por la noche diluvió en Manhattan 'y sólo teníamos una tienda para refugiarnos porque la Policía, poco antes de que empezara la tormenta, cortó las cuerdas de la otra tienda de la plaza', cuenta Nicole, una de las manifestantes.

Aparte, los manifestantes han recibido respaldos económicos a través de páginas web como Kickstarter, unos 75.000 dólares, para imprimir el diario Wall Street Journal Ocupado que celebra las protestas.

Occupy Wall Street también se ha juntado con la Alliance for Global Justice, una organización con fines no lucrativos de Washington, para recibir donaciones que puedan ser deducibles fiscalmente, una de las grandes fuentes de financiación de cualquier entidad privada, cultural o social en Estados Unidos. La idea funcionó tan bien que hace unos días la página web de Alliance se bloqueó con un aluvión de contribuciones.

El problema se resolvió y ahora el dinero se registra en una cuenta de Amalgamated Bank en Manhattan. Lo más irónico es que Amalgamated, la única entidad financiera de EEUU propiedad de un sindicato, el Workers United, tiene su propio historial de lucha. El pasado agosto denunció al consejo de administración de News Corp., del que había comprado acciones, por dejar rienda suelta al nepotismo de Ruppert Murdoch.