Público
Público

Los taiwaneses recelan del acercamiento a Pekín

Los independentistas protestan contra los acuerdos comerciales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estrechar las relaciones con China, sí. Depender de ella, no. Miles de taiwaneses se manifestaron ayer en contra de la firma de un acuerdo de cooperación comercial entre Pekín y Taipei que incrementará la dependencia de la economía taiwanesa de China, poniendo en riesgo la autonomía de la isla.

La protesta, convocada por la oposición, el independentista Partido Democrático Progresista (PDP), tuvo lugar en Taichung, al norte de la isla, donde está prevista hoy la llegada del enviado especial de Pekín, Chen Yunlin, para negociar el posible acuerdo, considerado un primer paso hacia el libre comercio. Se espera que las protestas duren toda la semana.

Si el acuerdo prospera, se tratará de un nuevo logro de la política de acercamiento a Pekín por la que apuesta el presidente taiwanés, Ma Ying-jeou, del Kuomintang (KMT), desde que ganó las elecciones en marzo de 2008. Ma obtuvo una victoria arrolladora con sus promesas de mejorar las relaciones con Pekín para fortalecer la economía, debilitada por la crisis, y acabar con la corrupción y el clima de crispación en el Estrecho causados durante los ocho años de Gobierno independentista del PDP.

Desde entonces, Taiwan y China han logrado avances históricos en sus relaciones desde que el país proclamó su independencia, en 1949, como retomar los vuelos directos, aflojar las restricciones a las inversiones en ambos lados del Estrecho o la apertura de la isla al turismo chino. El último avance es la firma de un Marco de Acuerdo de Cooperación Económica (ECFA, en sus siglas en ingles). Según el KMT, es un paso necesario para garantizar la supervivencia de la economía taiwanesa, uno de los primeros fabricantes de tecnología informática del mundo.

El PDP cree que un acuerdo de este tipo, provocará un flujo masivo de productos chinos hacia la isla, una mayor dependencia de China y la destrucción de miles de puestos de trabajo. 'El KMT aún no ha demostrado con cifras que una mayor integración con China conlleve un mayor crecimiento económico', dijo a Público Bi Khim Hsiao, portavoz del PDP.

La oposición acusa al KMT de no ser transparente en sus negociaciones con Pekín. También teme que una mayor dependencia económica de China se convierta en un poderoso instrumento de presión en manos de Pekín, que considera a Taiwan parte de su territorio y sigue manteniendo cientos de misiles apuntando a la isla.

El Gobierno de Ma se aferra a la política de los tres no no unificación, no independencia, no al uso de la fuerza pero sostiene que el ECFA es una condición necesaria para mantener la competitividad de las exportaciones taiwanesas cuando China está a punto de firmar acuerdos de libre comercio con los diez países del sureste asiático (ASEAN), entre los que figuran competidores directos de la isla.