Público
Público

"Los talibanes son parte de la solución"

Ahmed Wall Karzai. Político, hombre de negocios afgano y hermano del presidente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace 19 años, Ahmed Wali Karzai servía albóndigas de cordero en uno de los restaurantes de su tío en Chicago. En la actualidad, es uno de los hombres más poderosos de Afganistán. El hermanastro del presidente Hamid Karzai, de 49 años, está a la cabeza de un imperio comercial y financiero en Kandahar, al sur del país. Una de sus compañías es de grupos paramilitares que apoyan las operaciones de caza y captura de talibanes. El brazo de Ahmed Wali Karzai, acusado de corrupción, alcanza todas las instituciones del Gobierno, caudillos, narcotraficantes y señores de la guerra.

¿Apoya usted el plan del presidente Karzai para reintegrar a los talibanesen la vida política afgana?

¡Por supuesto! Los talibanes no son el problema, sino parte de la solución. Las negociaciones con los insurgentes podrían abrir una ventana de oportunidad para la paz en Afganistán. El país ha estado en guerra casi tres décadas. No podemos seguir con esta situación por más tiempo. Necesitamos la paz o al menos parar la violencia. Y muchos talibanes están hartos de pelear. Tayikos, uzbekos, pasthunes, hazaras Todos formamos parte de la misma nación y es hora de dejar atrás nuestras diferencias para empezar un proceso de reconciliación nacional. El problema no lo tiene Afganistán, sino los países vecinos que buscan desestabilizar Afganistán para mantener sus intereses en la región.

'El problema no lo tiene Afganistán, sino los estados vecinos'

Las elecciones legislativas del 18 de septiembre fueron tachadas de fraudulentas. ¿Cómo ve el avance de la democracia en su país?

Considero prematuro calificarlas de fraudulentas. Reconozco que ha habido irregularidades, pero hay que entenderlas como normales, debido a la situación de inseguridad y la falta de costumbre para los afganos para celebrar elecciones. Son los segundos comicios legislativos democráticos en Afganistán desde 2001. La víspera de las elecciones, animé a todos los kandaharís a ir a votar. Les dije que no debían tener miedo, que había pedido a la policía y al ejército que los protejan de posibles ataques de la insurgencia. La Jirga Wolesi [Cámara Baja del Parlamento afgano] tiene que representar al pueblo afgano, es muy importante para la democracia.

'Mi país lleva tres décadas en guerra. Estamos hartos y necesitamos la paz'

Se le acusa a usted de fraude electoral y de corrupción. ¿Qué responde?

¡Es falso! No he favorecido a los miembros de mi familia. Y ningún tribunal afgano ha encontrado pruebas para inculparme en actividades ilegales o criminales. Todas las alegaciones en mi contra son calumnias y mentiras de opositores que aprovechan mi condición de hermano del presidente para atacarme políticamente. Son actos cobardes. En Kandahar fui elegido democráticamente presidente del Consejo Provincial en dos ocasiones. Mi trabajo consiste en proteger a mi pueblo y aconsejar a todo aquel que me lo pide. Como agente de la CIA he puesto a su disposición personal de vigilancia para las bases militares y escolta para los camiones con suministros de la OTAN. Pero no he recibido una retribución económica por mis servicios.

Pero el general británico Nick Carter, jefe de las operaciones de la OTAN en Kandahar, lo ha calificado de 'actor siniestro' y de ser 'una amenaza mayor que los talibanes'.

El general Carter y yo tuvimos nuestras discrepancias a la hora de coordinar la ofensiva en Kandahar. Ganar la batalla de esta zona es conquistar Afganistán, y para ello hay que hacer las cosas con calma y previsión. Las tropas de Estados Unidos querían comenzar la operación en junio pasado, pero la mayoría de los líderes tribales locales se opusieron. Kandahar es la segunda ciudad más grande de Afganistán y los daños colaterales iban a ser desastrosos. Se modificó la estrategia y ahora vemos resultados positivos: el distrito de Dand está limpio de talibanes gracias a la intervención conjunta de las tropas de Estados Unidos y las fuerzas afganas.