Público
Público

Temor por los informadores afganos de EEUU

Kabul dice que las filtraciones ponen en peligro a muchos confidentes locales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La polémica sobre la filtración de decenas de miles de documentos confidenciales sobre la guerra de Afganistán por Wikileaks se endureció hoy después de que el diario The Times de Londres acusara a la página web de haber publicado los nombres de informadores afganos y haber puesto en peligro sus vidas.

El diario británico, propiedad del magnate conservador Rupert Murdoch, aseguraba en su edición de hoy que después de consultar durante tan sólo dos horas parte de los 90.000 archivos hechos públicos por Wikileaks había 'encontrado los nombres de docenas de Afganos que trabajaron para los militares estadounidenses', incluso las poblaciones donde vivían y, 'en algunos casos, los nombres de sus padres'. Una fuente anónima del Gobierno afgano aseguró a The Times que 'las filtraciones ponen en peligro las vidas de muchos afganos'.

Al publicar los documentos, Wikileaks y los tres diarios que tuvieron acceso exclusivo a la información aseguraron que habían censurado cuidadosamente los nombres propios. Incluso el Pentágono, que calificó la filtración de 'criminal', afirmó tras un primer repaso que no había datos que pudieran comprometer sus operaciones. Entrevistado por la cadena estadounidense NBC, el fundador de Wikileaks, Julian Assange, puso en duda el artículo del Times. 'Lo que dicen parece difícil de creer', señaló, pero aseguró que se estaba tomando 'muy en serio' las acusaciones y que había iniciado su propia investigación.

Assange achacó el posible error a la naturaleza misma de los documentos. 'Los militares estadounidenses clasifican sus papeles según los grados de confidencialidad. Es posible que esto se deba a un error interno y que alguna información pasara inadvertidamente por los filtros', dijo el responsable de la página web. También recordó que habían conservado unos 15.000 documentos para ser analizado antes de colgarlos en internet.Assange quiso poner en 'contexto' la polémica. 'Han muerto unas 20.000 personas y cientos mueren cada semana, estos rumores no deben eclipsar un problema más gordo'.

Preguntado por la periodista si consideraba como 'daños colaterales' las muertes 'que pudieran producirse' a consecuencia de la filtración, el responsable de Wikileaks contestó: 'Sí, así sería si hubiéramos cometido ese error'.

El escándalo Wikileaks endureció considerablemente el ambiente legislativo durante la votación el martes de una partida de 59.000 millones de dólares para la guerra de Afganistán en la Cámara de Representantes. El Gobierno salvó la votación gracias a los republicanos, ya que 102 de los legisladores demócratas votaron en contra de los fondos para la guerra.