Público
Público

Un temporal colapsa la costa este de EEUU

Los aeropuertos de Nueva York fueron cerrados por la nieve

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Medio metro de nieve en pleno Central Park. El tráfico paralizado. Calles y carreteras intransitables. Los aeropuertos cerrados. Nueva York y el resto de la costa este de Estados Unidos vivieron el domingo pasado uno de los peores temporales de nieve de la última década. Durante el lunes lo más duro de la tormenta había pasado, pero las consecuencias se notaron en el tráfico aéreo y alterarán la vida cotidiana durante toda esta semana.

A principios de la mañana, casi nada circulaba en Nueva York. Los trenes estaban casi parados, incluso algunas líneas de metro neoyorquinas. Un vagón de la línea A se quedó estancado en medio de la vía durante más de siete horas, con todos sus ocupantes yendo hacia Manhattan. Las vías se habían congelado y se había estropeado el suministro eléctrico. En las grandes avenidas de la ciudad, apenas circulaban algunos autobuses. Muchos coches se quedaron totalmente embarrancados en la nieve.

'Trabajo en el aeropuerto y me mandaron a casa porque allí no había nada que hacer. En principio me alegré, pero luego tardé más de cuatro horas, atrapado en la línea A del metro, hasta que pude volver a Brooklyn', aseguró a Efe un empleado de la compañía aérea Delta.

La alcaldía de Nueva York, ante la inminencia del temporal, desplegó sus equipos de emergencia pero se vio desbordada por la violencia que finalmente alcanzó la tormenta. Los responsables municipales calcularon el coste de la operación a millón de dólares por pulgada de nieve (2,5 centímetros).

'Los neoyorquinos deben permanecer fuera de las carreteras'

Lugares emblemáticos de Nueva York como Times Square o la Quinta Avenida amanecieron cubiertos de un espeso manto blanco. Pocos comercios, en plena temporada de rebajas posnavideñas, se atrevieron a abrir por la virulencia del temporal.

'Nueva York está en alerta de ventisca por nieve. Los neoyorquinos deben permanecer fuera de las carreteras. Hay que quitar la nieve y retirar los vehículos abandonados para que los servicios de seguridad pública puedan atender las emergencias', señaló la Oficina Federal de Gestión de Emergencias.

Además de la nieve, hubo rachas de viento de más de cien kilómetros por hora. Incluso, algo raro en esta parte del país, también se vieron rayos y truenos en mitad de la tormenta de nieve. La temperatura no pasó de los cinco grados bajo cero.

Lo peor del temporal se lo llevaron los viajeros. Miles de personas durmieron en los aeropuertos neoyorquinos de JFK, La Guardia y Newark, que cerraron sus operaciones a principios de la tarde del domingo. A última hora de la tarde, la agencia del transporte aéreo en Estados Unidos señaló que las operaciones en JFK seguirían suspendidas hasta por lo menos las seis de la tarde hora local (medianoche en España).

Lo peor del temporal se lo llevaron los viajeros

Aún así las autoridades aeroportuarias estadounidenses calculaban que el tráfico aéreo se vería perturbado unos cuantos días más, a raíz de la cancelación de unos dos mil vuelos.

Los gobiernos de Virginia, Maryland y Massachusetts declararon además el estado de emergencia. Los estados de las Carolinas y de Georgia también se vieron afectados por la oleada de frío e incluso Florida sufrió el rigor inusual de las bajas temperaturas.

El servicio meteorológico estadounidense prevé que el temporal, aunque un poco más atenuado, estará presente a lo largo de toda esta semana, con rachas de viento superiores a los 60 kilómetros por hora y acumulaciones de hasta 20 centímetros de nieve.