Publicado: 26.10.2016 23:11 |Actualizado: 28.10.2016 08:53

Dos fuertes terremotos sacuden el centro de Italia

No ha causado víctimas, aunque sí daños y derrumbes de fachadas sólo dos meses después del seísmo que acabó con la vida de 297 personas en la misma zona.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Bomberos inspeccionan un edificio destruido en Visso, Italia, tras los terremotos. EFE

Bomberos inspeccionan un edificio destruido en Visso, Italia, tras los terremotos. EFE

Dos nuevos terremotos de magnitud 5,4 y 5,9 han sacudido el centro de Italia causando al menos un herido, según datos oficiales, dos meses después del seísmo que dejó 297 muertos también en esta zona y despertando de nuevo el miedo entre la población y las exigencias al Gobierno para que tome medidas.

Los terremotos ocurridos este miércoles son menos intensos que el del pasado 24 de agosto y no han causado víctimas, aunque sí un herido y algunos daños en edificios de diversas localidades del centro de Italia, confirmó el jefe del departamento de Protección Civil, Fabrizio Curcio, en una comparecencia ante los medios.



El primer terremoto tuvo lugar a las 19:11 horas locales (17:11 GMT) en una zona próxima a Castelsantangelo sul Nera, un municipio de unos 300 habitantes, ubicado en la provincia de Macerata, en la Región de las Marcas.

Posteriormente, a las 21:18 horas locales (19:18 GMT) se produjo una segunda sacudida de magnitud 5,9 con epicentro a pocos kilómetros de la localidad de Ussita, también en Macerata, próxima a los municipios de Visso y Castelsantangelo sul Nera.

Docenas de personas evacuadas pasan la noche en un hangar de autobuses convertido en refugio temporal, en Camerino, Italia. EFE

De hecho estas tres -Ussita, Visso y Castelsantangelo sul Nera- son las zonas más afectadas por los seísmos, dijo Curcio.

El jefe de Protección Civil señaló, sin embargo, que los daños no podrán ser cuantificados de forma inmediata, sino que los esfuerzos se centran ahora en trasladar a los habitantes de estas zonas a lugares seguros.

En muchas zonas, la población ha optado por instalar tiendas de campaña improvisadas en las calles, en zonas alejadas de los edificios, o han decidido que pasar la noche en sus vehículos ante los incesantes temblores que han seguido produciéndose durante la madrugada. Miles de personas han pasado la noche fuera de sus casas en las localidades de Camerino, Muccia, Visso, Ussita e Castelsantangelo sul Nera.

Derrumbes y daños materiales

Los lugares azotados se encuentran próximos a las localidades de Amatrice, Accumoli y Arquata del Tronto, donde el pasado 24 de agosto un terremoto de magnitud 6 causó la muerte a 297 personas y provocó cuantiosos daños materiales.

En estas zonas también las personas están siendo trasladadas a albergues o residencias consideradas alejadas del peligro.

Por ejemplo, es el caso de Arquata del Tronto, donde han sido evacuadas "unas cincuenta personas" que permanecían en sus casas porque se resistían a abandonar sus residencias al no correr estas peligro de desplome.

"Han caído varias casas", dijo el alcalde de Ussita, Giuliano Rinaldi, antes de explicar que "también ha caído la fachada de la iglesia".

Personas evacuadas pasan la noche en tiendas de campaña en Camerino, Italia. EFE

No es el único municipio que presenta daños: en Visso y Castelsantangelo sul Nera numerosas construcciones presentan daños en sus estructuras.

También se han producido desplomes en localidades como Amatrice, tal y como ha señalado su alcalde Sergio Pirozzi, aunque estos han sido en edificios ya deteriorados.

En Norcia, la Iglesia de Santa Maria delle Grazie tiene daños en su fachada y el techo se ha desplomado, mientras que en la ciudad de Camerino, el campanario de la iglesia de Santa Maria in Via, ya parcialmente dañado desde el pasado 24 de agosto, ha caído.

Y muchos municipios de la zona como Trevi, Asís, Preci, Norcia o Foligno se ha establecido el cierre de las escuelas para permitir a las autoridades comprobar los daños que podrían haber sufrido sus estructuras.

Miedo y protestas

El terremoto se ha producido en la Región de las Marcas, en el centro del país, una zona con una fuerte actividad sísmica, y se ha dejado sentir también en la capital italiana, donde ha habido algunos edificios que presentan grietas leves como consecuencia del movimiento, según los medios locales.

El miedo se ha apoderado nuevamente de la población del centro de Italia, que ha revivido hoy el drama que sufrió hace dos meses.

Se han podido ver situaciones de desesperación, con gente gritando y llorando, o por ejemplo en Ussita una mujer mostraba angustiada cómo se había venido abajo parte de la fachada de su casa. "Esto es el caos, la gente grita", ha dicho el vicealcalde de Arquata del Tronto, Michele Franchi.

La misma situación se ha vivido en las distintas localidades afectadas, donde ya se han producido las primeras voces críticas que han pedido al Gobierno de Matteo Renzi que ponga en marcha un plan de actuación que permita reconstruir las zonas perjudicadas y prevenir que se vuelvan a caer sus edificios ante futuros terremotos.