Publicado: 07.10.2016 11:45 |Actualizado: 07.10.2016 11:45

Tony Blair se plantea volver a la primera línea de la política británica para evitar un "Brexit duro"

El ex primer ministro laborista podría regresar para tratar de impedir que el Partido Conservador de Theresa May destruya el país, según ha dicho en una entrevista.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El ex primer ministro de Reino Unido, Tony Blair, en una imagen de archivo. REUTERS/Bria Webb

El ex primer ministro de Reino Unido, Tony Blair, en una imagen de archivo. REUTERS/Bria Webb

LONDRES.- El ex primer ministro Tony Blair podría volver a la primera línea de la política británica para tratar de evitar que el Partido Conservador de Theresa May destruya el país con el denominado "Brexit duro", dijo en una entrevista.

El único primer ministro laborista que ganó tres elecciones generales, Blair fue enormemente popular durante el inicio de sus 10 años en el poder, aunque su apoyo a la invasión de Irak encabezada por Estados Unidos mermó gravemente su reputación.



En una entrevista con la revista Esquire, Blair dijo que era una "tragedia" que los británicos se queden sin opciones entre el intento de un "Brexit duro" del Partido Conservador y un Partido Laborista que describió de "ultraizquierda" y anclado en la década de 1960.

"No sé si hay un papel para mí", dijo. "Hay límites a lo que quiero decir sobre mi propia posición en este momento", añadió. "Todo lo que puedo decir es que aquí es donde está la política ¿Me siento fuerte? Sí. ¿Estoy muy motivado? Sí. ¿Dónde voy? ¿Qué hago ahora? Eso es una pregunta abierta", dijo.

El referéndum británico a favor de abandonar la Unión Europea en junio llevó a May al poder y la ex ministra del Interior ha señalado que ella ve la votación como una demanda de amplio cambio en la forma de dirigir el país.

El pensamiento de May ha asustado a los inversores, que creen que Reino Unido se encamina a un "Brexit duro", lo que implica que abandone el intento de permanecer en el mercado único de la UE para imponer controles a la inmigración frente a los otros 27 estados miembros.

La votación, que ha desencadenado la mayor sacudida política y financiera en Reino Unido desde la Segunda Guerra Mundial, también ha afectado al partido de Blair, cuyo líder Jeremy Corbyn ha sido acusado de no haber hecho una campaña suficientemente dura para mantener al país en el bloque.

Elegido por primera vez el año pasado ante el entusiasmo por un nuevo tipo de política, Corbyn fue forzado a competir por el liderazgo laborista de nuevo. Aunque volvió a ganar con un mandato más amplio, aún carece del respaldo de los miembros centristas de su formación.

Blair dijo que Corbyn ofrecía una "mezcla de fantasía y error". Por ello, dijo que Reino Unido era un "Estado de un partido".

"El motivo por el que la posición de estos tipos no atraerá al electorado no es porque sean demasiado de izquierda o porque tengan demasiados principios. Es porque están demasiado equivocados", dijo.

"Francamente, es una tragedia para la política británica si la elección del país es ante un Gobierno conservador que va hacia un brexit duro y un Partido Laborista de ultraizquierda que cree en una serie de políticas que nos devuelven a los años 60", dijo.

Las oportunidades de Blair para tener un nuevo papel podrían ser limitadas después de una investigación de siete años que arrojó una cáustica conclusión en julio sobre su gestión y justificación de la Guerra de Irak, mientras muchos británicos creen que debería afrontar acciones penales.