Público
Público

Tres refinerías francesas votan suspender la huelga

París calcula "entre 200 y 400" millones de euros las pérdidas por los paros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los sindicatos franceses rebajaron la intensidad de las huelgas por sectores, especialmente en refinerías y basuras, con el objetivo de recentrar el debate sobre las pensiones mientras el Gobierno insistía en el coste económico de los paros, que calcula entre 200 y 400 millones de euros diarios, y en el desorden causado. La reanudación parcial del trabajo, además, servía para aliviar los bolsillos de los huelguistas, de los que algunos llevan tres semanas sin sueldo.

Tres de las 12 refinerías del país votaron la suspensión de la huelga y la reanudación del trabajo. La interrupción de los paros fue aprobada en la de Reichstett (este), la de Gravenchon (oeste) y en la marsellesa de Fos-Sur-Mer, aunque en esta última el anuncio es puramente formal: la terminal petrolera que la alimenta sigue bloqueada por los estibadores en huelga. Las otras nueve refinerías votaron a favor de proseguir el paro que tiene en vilo al Gobierno por su efecto en los carburantes y gasolineras.

También el sector de recogida de basuras prefirió rebajar la tensión. En Marsella, el principal sindicato del sector, Fuerza Obrera, pidió reanudar parcialmente el trabajo a partir de mañana, cuando miles de toneladas de inmundicias se amontonan en las aceras. En la región de París, sólo un incinerador está bloqueado. En Toulouse, sólo tres de los cinco centros de recogida seguirán en huelga. Los basureros de Pau y de Nantes aceptaron reducir la incidencia del paro.

La medida tiene la virtud de contrarrestar la ofensiva de opinión pública lanzada por el Gobierno y la patronal. Cuando de nuevo un tercio de las gasolineras estaban sin carburante, la ministra de Economía, Christine Lagarde, saltó al ruedo para afirmar que el 'perjuicio' de los paros es de 'entre 200 y 400 millones de euros al día'.

Una patronal de Pymes, la CGPME, dijo que los paros nacionales desde la primavera y las huelgas desde el 12 de octubre han costado ya 4.000 millones de euros. La gran patronal, Medef, dijo que las dificultades son tales para las empresas que la Administración debe instaurar una moratoria de cotizaciones patronales y abstenerse de aplicar la normativa en materia de multas por impagos.

El bajón en la huelga tiene otro objetivo: recentrar el debate en las pensiones. Porque el proyecto de ley, que salió de la comisión mixta Senado-Asamblea y vuelve a partir de mañana al pleno, ya no es una 'gran reforma'. Sólo prevé empezar a elevar las edades de jubilación, a partir de julio de 2011 muy escalonadamente, y -gran novedad- anuncia que la verdadera gran 'reforma sistémica' llegará en 2013, después de las elecciones generales previstas para 2012. Los universitarios se manifiestan mañana. Por otra parte, los sindicatos empiezan a alimentar, con donaciones las cajas de resistencia para los huelguistas.