Publicado: 22.11.2016 20:37 |Actualizado: 22.11.2016 20:37

Trump rectifica y ya no investigará a Clinton desde el Gobierno

El presidente electo ya había deslizado esa posibilidad en una entrevista tras las elecciones, en la que dijo que iban a "pensar" sobre el tema y que no tenía intención de "hacer daño" a su rival política.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Uno de los momentos del segundo debate entre Trump y Clinton el pasado 9 de octubre.

Uno de los momentos del segundo debate entre Trump y Clinton el pasado 9 de octubre.

NUEVA YORK.— Mientras prepara su equipo de Gobierno, el presidente electo de EEUU, Donald Trump, adelantó hoy que no va a investigar a Hillary Clinton, un movimiento que contradice las promesas que hizo durante la campaña electoral. El cambio de postura lo adelantó una de las colaboradoras más estrechas de Trump, Kellyanne Conway, en una entrevista en el canal MSNBC, en la que dijo que el magnate "quiere pasar la página".

Durante su campaña, Trump prometió que si ganaba las elecciones designaría a un fiscal especial para investigar a la demócrata Clinton, a quien acusó de comprometer la seguridad del país por usar un servidor privado de correo electrónico para tratar asuntos oficiales siendo secretaria de Estado (2009-2013). El FBI, que ya se ocupó del caso, lo dio por cerrado de forma definitiva, considerando que no había indicios de delito.

El giro podría enfadar a  los seguidores de Trump, que durante los mítines acostumbraban a corear consignas pidiendo enviar a Hillary Clinton a la cárcel

Aparentemente, el presidente electo tampoco buscará que la ex primera dama sea juzgada por las donaciones recibidas por la Fundación Clinton, que también fueron blanco de sus ataques en los últimos meses. "Hillary Clinton todavía tiene que enfrentarse al hecho de que la mayoría de los estadounidenses no la consideran una persona honesta y en la que se puede confiar, pero si Donald Trump puede ayudarla a curar las heridas, entonces tal vez eso sea algo bueno", dijo hoy Conway, que fue jefa de campaña de Trump y ahora trabaja en la transición.

El presidente electo ya había deslizado esa posibilidad en una entrevista tras las elecciones, en la que dijo que iban a "pensar" sobre el tema y que no tenía intención de "hacer daño" a Clinton. El giro podría enfadar a muchos de los seguidores más fieles de Trump, que durante los mítines acostumbraban a corear consignas pidiendo enviar a Hillary Clinton a la cárcel.

"Promesa rota" de Trump


El diario digital "Breitbart", uno de los más influyentes en la derecha radical, abría con el titular "Promesa rota" para informar de la decisión. A priori, Trump encontrará también resistencia entre muchos legisladores de su partido, el Republicano, que han apostado insistentemente en investigar a Clinton, algo que no parece preocupar demasiado a su equipo. "Creo que cuando el presidente electo, que es también la cabeza de tu partido, te dice antes de ser investido que no desea presentar cargos, creo que está enviando un mensaje muy fuerte de tono y de contenido a sus miembros", señaló Conway preguntada al respecto.

Trump no dudó en alimentar durante la campaña las dudas en torno a su rival, refiriéndose a ella continuamente como "Crooked Hillary" (algo así como "Hillary la Deshonesta") y alimentando entre los suyos la posibilidad de que Clinton terminase entre rejas.

El exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, que respaldó sin fisuras los ataques de Trump y que se perfila como un alto cargo en su Administración, se ha mostrado favorable a la idea de pasar página en declaraciones a los periodistas en la Torre Trump. "Hay una tradición en la política estadounidense por la que cuando ganas una elección, más o menos dejas cosas atrás", señaló Giuliani, señalando que la marcha atrás sobre Clinton puede ayudar a "unir" el país.

Cualquier intento de Trump de influir en la Justicia, tanto para que se investigue a Clinton como para que no se haga, supone una amenaza para el sistema y una intromisión  del Ejecutivo

Mientras, numerosos analistas y expertos advertían de que cualquier intento de Trump de influir en la Justicia, tanto para que se investigue a Clinton como para que no se haga, supone una amenaza para el sistema y una intromisión por parte del Ejecutivo que no debería producirse.

El asunto Clinton eclipsó una nueva jornada de reuniones de Trump con distintas personalidades para trabajar en la formación de su equipo de Gobierno. El magnate, que este martes viajará desde Nueva York a Florida para pasar el jueves de Acción de Gracias, se reunirá antes de partir con el editor y con periodistas de The New York Times.

Lo hará mientras prosigue su guerra en Twitter contra el periódico y contra los medios de comunicación en general, a los que acusa de ser "deshonestos" y de informar sobre él de forma "imprecisa" y con un "tono desagradable".



Los negocios, para sus hijos

En los últimos días, varios de los grandes diarios de EEUU han prestado atención, entre otras cosas, a los posibles conflictos de intereses que los negocios de Trump pueden plantear. Su portavoz Jason Miller, en una conferencia telefónica con periodistas, dio a entender que el magnate está aún ocupándose de sus intereses privados mientras prepara su Presidencia.

"Voy a dejar que el presidente electo hable de eso directamente, pero obviamente todos estamos trabajando para preparar esta transición para cuando jure el cargo el 20 de enero", señaló Miller.

Trump ha dicho que tiene previsto ceder el control de sus negocios a sus hijos mientras esté en la Casa Blanca, algo que no ha contentado a los críticos, pues éstos siguen estando muy involucrados en el equipo político de su padre y participan en algunos de los contactos que mantiene con líderes nacionales e internacionales.