Publicado: 08.07.2015 11:21 |Actualizado: 08.07.2015 16:20

Tsipras anuncia en la Eurocámara que presentará medidas "de auténticas reformas" en dos o tres días

En un debate en el Parlamento Europeo, el primer ministro ha contestado así al Eurogrupo, que ayer martes puso como fecha límite para lograr un acuerdo este domingo. Los eurodiputados de la izquierda, como los españoles Pablo Iglesias y Ernest Urtasun, han defendido al líder de Syriza y le han agradecido resistir al "terrorismo financiero"

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:
El primer ministro griego Alexis Tsipras, en su llegada al Parlamento Europeo de Estrasburgo. REUTERS

El primer ministro griego Alexis Tsipras, en su llegada al Parlamento Europeo de Estrasburgo. REUTERS

ESTRASBURGO.- El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha asistido esta mañana a la sesión del Parlamento Europeo para explicar su postura en las negociaciones y anunciar que su Gobierno presentará una propuesta detallada, basada en auténticas reformas, a la Unión Europea en los próximos dos o tres días.

En un pleno en el que ha sido recibido con aplausos pero no pocos abucheos, Tsipras ha alegado la legitimidad que le otorga la victoria en el referéndum del domingo para buscar "una solución social y económicamente sostenible" a la crisis que vive su país. "Hace falta llegar a un acuerdo que nos deje ver la luz al final del túnel, con reformas creíbles pero al mismo tiempo que redistribuyan la carga a los que puedan asumirla", decía el griego.



"Hay que dejar de hacer como hasta ahora, con el peso recayendo sobre los hombros del pueblo, agotado, y que ya no puede levantar más peso", apostillaba Tsipras, que ha asegurado que las nuevas propuestas que presentará incluyen reformas que "quieren cambiar a Grecia" y que no estaban incluidas en los anteriores planes de asistencia con los socios.

Tsipras: "El pueblo está agotado, ya no puede soportar más peso"

Tsipras ha aprovechado su intervención para subrayar que la situación "sin salida" de la economía de su país no se debe a los cinco meses que lleva en el cargo sino "a los cinco años de programa que condenaron a la economía griega". Tras esta crítica a las políticas de recortes, ha denunciado que Grecia "ha sido un laboratorio de pruebas de la austeridad que ha fracasado".

En un tono más conciliador, el primer ministro llamaba a todas las partes a asumir una "responsabilidad histórica" para no permitir la "ruptura" de la Unión Europea. "La historia de la UE es una historia de conflictos, pero que al final llegan a un entendimiento. Una historia de ampliaciones y acuerdos y unidad, sin divisiones", afirmaba Tsipras.

El primer ministro griego, que ha opinado que la "llamada" crisis griega "es en realidad la respuesta colectiva a la austeridad", ha apelado a sus socios asegurando que Europa necesita "un cambio de mentalidad". Tsipras finalizaba con la rotunda afirmación "Europa será democrática o no será".

Podemos, ICV y ERC apoyan a Syriza junto a la izquierda europea

En una breve intervención, el líder de Podemos Pablo Iglesias defendía a su compañero de grupo en Europa argumentando que no son los votos de los griegos los que destruyen Europa, sino el "terrorismo financiero" y el "totalitarismo del gobierno alemán". "Ten por seguro, Alexis, que los tiempos están cambiando. 2015 es el año del cambio y dentro de poco seremos más fuertes", remataba Iglesias.

Ernest Urtasun, eurodiputado de ICV, ha comenzado dándole las gracias a Tsipras por "abrir la esperanza a los pueblos de Europa y reisistir al chantaje de la troika", para exigir más tarde a los acreedores que dejen de amenazar con la salida de Grecia del euro. "Si Grecia es expulsada del euro pondrán en riesgo el proyecto europeo y eso es irresponsable", añadía en tono de reproche. 

Por parte de Los Verdes-ALE, Ernest Maragall pedía a la eurocámara "trabajar para desmentir a Le Pen y Farage", en referencia a la extrema derecha europea, que siempre ha dejado claro que ve la Unión Europea como un proyecto sin futuro. Terminaba aseverando que el domingo, día que los líderes europeos se han fijado como fecha límite para llegar a un acuerdo, debe construirse "un nuevo horizonte para todos los europeos".

Esteban González Pons, representante en el Parlamento Europeo del PP, ha pedido explicaciones al primer ministro griego por el dinero que España prestó a su país. "España prestó 26.000 millones que no tenía", le ha espetado el conservador. "Si usted no paga lo que debe, lo pagarán los trabajadores españoles", era el argumento de Pons, que ha preguntando a Tsipras qué le parecería que, ahora que va a pedir un nuevo rescate, los países que le prestarían el dinero convocasen un referéndum. "¿Sería eso democracia?", le interpelaba, para concluir acusándole de extrema izquierda y contar "con el entusiasmo" de la extrema derecha.

La alemana Gabi Zimmer, la líder del grupo de la Izquierda Unitaria Europea (en el que se encuentran Syriza, Podemos, IU...), ha reprochado al resto de parlamentarios que ignorasen el voto del domingo de los griegos, que demuestra que "ya no pueden más". "Respetemos al pueblo y la decisión tomada el domingo", exigía. También recordaba que "en 1953 hubo una conferencia sobre la deuda para permitir avanzar a Alemania". "Necesitamos volver a leer los libros de Historia", apostillaba Zimmer.

En representación de Syriza, el partido del presidente Tsipras, intervenía Dimitrios Papadimoulis, quien ha afirmado que "Europa sin Grecia es como un niño sin certificado de nacimiento". Aseguraba que ni el gobierno ni el pueblo griego quieren el Grexit, por lo que pedía "borrar esta palabra" del vocabulario político europeo.

También ha pedido la palabra Manolis Glezos, el anciano miembro de Syriza que luchó contra la ocupación nazi de Grecia y estuvo encarcelado en su país durante la dictadura militar. Ha respondido "a los que sueñan con echar a Grecia" del euro que "no nos vamos amilanar". Ha recordado que su país es la esencia de Europa, y ha hecho un llamamiento a llegar a una solución "de forma calmada", para lo cual ha pedido que Europa, y en especial la Comisión Europea, que les de tiempo.

Marina Albiol, europarlamentaria de IU, ha querido mostrar su apoyo al gobierno de Syriza, que "está demostrando que cuando la izquierda llega al Gobierno consulta a su pueblo y se cree la democracia".

Desde su formación esperan "que el de Grecia deje de ser pronto el único gobierno valiente que planta cara a los poderosos", y se muestran "convencidos de que en unos meses el Estado español, con un Gobierno nacido de candidaturas de unidad popular, se sumará a esa lucha".

También se ha pronunciado el PSC a través del parlamentario Javi López. "Reivindico la necesidad de un acuerdo justo y sostenible que permita a Grecia salir de la situación económica límite que sufre y proteger el euro y los ideales de Europa". El Eurodiputado ha insisto en que se trata de "un momento decisivo en el que la socialdemocracia europea debe jugar un papel clave ante los halcones y los extremismos de todos lugares para mantener los ideales y el proyecto europeo". En este sentido, Javi López ha expresado que "la posibilidad de una salida de Grecia del euro sólo provocaría una apocalipsis financiera con graves consecuencias sobre todo para los países periféricos, como Cataluña y España"

Tsipras replica recordando la condonación de la deuda alemana

En el turno de réplica, Alexis Tsipras ha afirmado que acepta las condiciones de las instituciones, pero ha defendido su derecho a decidir cómo se reparte la carga fiscal, poniendo como ejemplo su propuesta de subir el impuesto de sociedades para no bajar aún más las pensiones, que no fue muy bien acogida por los acreedores.

El primer ministro griego ha negado "de corazón" la acusación de tener un "plan secreto" para sacar a Grecia del euro, y les ha recordado que aunque la Unión Europea hizo campaña a favor del "sí" en el referéndum amenazando con el Grexit, el "no" que pedía Syriza ganó ampliamente.

"Hay muchas cosas que se han callado hasta ahora", contestaba a Tsipras Juncker, que le ha pedido que "cuente las cosas como realmente fueron"

Como contestación a las intervenciones que le echaban en cara que Europa ya había sido suficientemente solidaria con Grecia, Tsipras ha subrayado que "el máximo momento de solidaridad europea fue en 1953", en referencia a la condonación de la deuda alemana que acordaron sus vecinos europeos.

También ha contestado a Verhofstadt, líder de los liberales, quien le reprochaba no haber llevado a cabo reformas. "Es cierto que más que gobernar hemos tenido que dedicarnos a negociar", admitía Tsipras, añadiendo que lo habían hecho "en condiciones de asfixia"; pero defendía que incluso en esas condiciones habían tomado medidas para combatir el fraude y la evasión de impuestos.

La conclusión a la que ha querido llegar el líder de Syriza ha sido la de que "en Europa chocan dos estrategias", las de partidarios y detractores del ajuste, para después afirmar que "el gobierno griego tiene capacidad para unir a estas fuerzas", decía Tsipras argumentando que en su país todos los partidos se han unido en apoyo a las propuestas que va a presentar, por lo que espera que sean aceptadas.

Juncker y Tusk, muy beligerantes contra Tsipras

Tras la alocución del primer ministro griego, que ha criticado que las negociaciones se hayan desarrollado hasta ahora a puerta cerrada, ha sido el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, quien ha pedido la palabra para reprochar a Tsipras que no contase las cosas "como realmente fueron".

Tusk ha pedido a Tsipras que "no humille a quien quiere ayudar a un amigo"

"Yo nunca me he centrado en los pequeños pensionistas o en los más débiles", ha asegurado un visiblemente molesto Juncker, que ha defendido la actuación de su Comisión en estos meses, incluso comparándola con la anterior de Barroso.

Por último, el luxemburgués que preside la Comisión ha querido dejarle un recado al primer ministro griego: "Hay muchas cosas que no se han contado hasta ahora", concluía.

El siguiente en hablar era el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que se mostraba muy beligerante contra Alexis Tsipras. En su opinión, el debate demuestra "lo divididos que estamos", por lo que la única solución reside en volver a los principios comunes. "Y uno de ellos es el de pagar las deudas", decía el polaco, que afeaba al primer ministro griego presentar a los acreedores "como malos e inmorales" y a los deudores "como víctimas inocentes". 

Tusk también ha aconsejado a Tsipras en tono de reproche a Tsipras que "no humille" a quien "quiere ayudar a un amigo". Informando de que el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ya había recibido la solicitud griega para un tercer rescate, finalizaba con una frase lapidaria: "El procedimiento de última opción acaba de empezar".