Público
Público

Turquía avanza hacia la islamización al igualar matrimonio civil y religioso

El cambio legal ha sido contestado con protestas multitudinarias que no han logrado evitar su aprobación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Erdogan, el martes en Varsovia. REUTERS/Kacper Pempel

El matrimonio civil dejó hoy de ser el único legal en Turquía, al aprobarse una ley que reconoce la validez de las bodas oficiadas por los líderes religiosos, lo que la oposición de izquierdas y los colectivos feministas ven como un paso más hacia la islamización del país.

"No hay necesidad real de que los muftís puedan también registrar matrimonios. ¿Acaso hay colas en el registro civil? Me parece una excusa más para islamizar nuestras vidas", resume a Efe Damla, una activista del Colectivo Feminista de Estambul que participó hoy en una protesta contra esta ley.

La nueva norma forma parte del conjunto de 42 artículos aprobado la pasada madrugada a iniciativa del islamista Partido Justicia y Desarrollo (AKP) del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Ese paquete legal incluye la concesión de nuevas competencias a los muftís, líderes religiosos musulmanes que trabajan para la Dirección de Asuntos Religiosos de Turquía (Diyanet), un organismo oficial.

El cambio legal, apoyado también por el derechista Partido de la Acción Nacionalista (MHP), fue anunciado el pasado julio y, desde entonces, ha sido contestado con protestas multitudinarias que no han logrado evitar su aprobación.

El socialdemócrata Partido Republicano del Pueblo (CHP), principal de la oposición, denuncia como innecesaria esa equiparación de matrimonio civil y religioso. "En las 81 provincias del país hay 919 oficinas donde las parejas pueden contraer matrimonio. Incluso los mukhtar -autoridades de barrio- pueden registrar uniones civiles. Esta ley no nace de la necesidad, sino para que los muftís adquieran más poderes", opinó Candan Yüceer, diputada de esa formación. Según Yüceer, el cambio legal ataca al carácter secular de la República Turca recogido en la Constitución.

Hasta ahora, los muftís sólo podían registrar enlaces religiosos, que no eran oficialmente reconocidos por el Estado y que no otorgaban a los cónyuges los derechos concedidos por el matrimonio civil.

La portavoz de la Plataforma de Mujeres de Ankara, Hatice Kapusuz, critica que el AKP presentara al Parlamento la iniciativa sin consultar con ninguna organización de mujeres y señaló que la ley ni siquiera tiene una preámbulo que la justifique. La Plataforma también advierte de que la nueva regulación podría facilitar el matrimonio con menores de edad, una práctica que aún ocurre en algunas zonas rurales de Anatolia y que hasta ahora registraban los muftís de forma simbólica y sin valor legal. Aparte de oficializar matrimonios, los muftís pueden ahora registrar nacimientos sin necesidad de que los padres acudan a una oficina del Estado.

"Me preocupa mucho que se puedan registrar nacimientos sin ir a las oficinas. A veces se pueden detectar los abusos a menores de edad cuando la chica acude a inscribir a su bebé", comenta a Efe Elif, una activista feminista de Bursa que acudió a Estambul para unirse a las protestas contra la nueva regulación. Elif alerta de que, "al final, se recortan una vez más los derechos de la mujer", y añade: "No creo que un muftí denuncie casos de abuso. ¿Se va a regir por la Constitución o por la moral religiosa?".

"Los matrimonios con menores no son legales, pero hay casos en los que los muftís los han registrado. ¿Qué harán ahora?", plantea por su parte Toprak, un joven estudiante que acudió a una de las manifestaciones contra la ley para apoyar la secularización en Turquía.

El AKP defiende que la nueva norma "regula la vida civil, no la religiosa", y que los muftís registrarán matrimonios en función de lo que establece la ley, incluida la edad de los cónyuges, y no por criterios religiosos. "Un matrimonio de muftí es un matrimonio civil. El registro matrimonial y sus consecuencias serán los mismos que hasta ahora", recalca el jefe de grupo parlamentario del AKP, Naci Bostanci. El Gobierno argumenta que la nueva normativa ayudará a disminuir el número de matrimonios con menores de edad, ya que incluso las ceremonias religiosas deberán acatar el código civil.

Filiz Kerestecioglu, líder del grupo parlamentario del izquierdista Partido Democrático de los Pueblos (HDP), advirtió hoy de que a la Diyanet le preocupa más el aumento de divorcios que los derechos de la mujer. "Los muftís, que han declarado públicamente que no creen en la igualdad y que las mujeres no deberían divorciarse, ahora pueden registrar matrimonios", dijo Kerestecioglu durante el debate parlamentario en el que se aprobó la ley. Añadió que "ellos tratan de prevenir los divorcios, mientras que cada día hay asesinatos de mujeres. Esta iniciativa no ayuda a la igualdad".