Público
Público

Turquía rompe con Israel por su matanza en la Flotilla de la Libertad

El informe de la ONU sobre el asalto concluye que el Ejército israelí usó "fuerza excesiva" contra los pacifistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de 15 meses esperando una disculpa formal de Israel por el abordaje de la Flotilla de la Libertad, que causó la muerte a nueve activistas turcos, Ankara ha anunciado la expulsión del embajador de Israel y la congelación de las relaciones militares entre los dos países, que hace apenas un año eran muy estrechas y jugosas para las arcas del Estado judío.

El anuncio llegó un día después de que el New York Times filtrara el polémico informe que ha confeccionado una comisión de expertos de la ONU, que ha presidido el ex primer ministro neozelandés Geoffrey Palmer y que se entregará al secretario general, Ban Ki-moon, en los próximos días.

El documento exculpa a Israel del asalto militar que llevó a cabo el 31 de mayo de 2010 contra el Mavi Marmara en aguas internacionales frente a Gaza y argumenta que Israel tenía derecho a bloquear a un millón y medio de civiles palestinos que residen en la Franja. En su opinión, el abordaje se ajustó a derecho internacional, puesto que pretendía evitar que se armaran las milicias palestinas.

El documento exculpa a Israel del abordaje y justifica el bloqueo de Gaza

No obstante, señala que en el asalto a la Flotilla, el Ejército israelí usó fuerza 'excesiva y desproporcionada' y recomienda a Israel que se disculpe ante Turquía y pague una compensación a las familias de los fallecidos. Esta justificación choca aparentemente con la parte del informe que constata que 'la mayoría de los fallecidos recibieron múltiples disparos, incluso en la espalda y a bocajarro', algo que 'no ha sido adecuadamente explicado' por parte de Israel.

Palmer y sus colegas no profundizan en este asunto que a primera vista parece bastante polémico, mientras que Israel dice que los activistas con disparos en la espalda estaban atacando a otros soldados.

El informe critica al Ejército israelí por 'maltratar' e 'intimidar' a los activistas internacionales, a quienes se les negó 'una rápida asistencia consular' durante el periodo que estuvieron detenidos en el puerto de Ashdod, antes de ser expulsados del país. Pero justifica la actuación de los militares al afirmar que los miembros de la ONG turca Fundación de Ayuda Humanitaria (IHH), que fletó el Mavi Marmara, actuaron con violencia y obligaron a los soldados a defenderse. Dice el informe que tres soldados fueron retenidos por los activistas y sus vidas corrieron peligro, y que varios soldados resultaron 'heridos'.

El Mavi Marmara llevaba a bordo a más de medio millar de activistas de 37 nacionalidades que transportaban ayuda humanitaria y pretendían romper un bloqueo que en aquellas fechas era muy riguroso y afectaba, entre otras cosas, a más de cien medicamentos básicos y alimentos esenciales.

Constata que varias de las víctimas recibieron tiros en la espalda o a bocajarro

Paradójicamente, el informe insiste en que el bloqueo era 'legal y apropiado', aunque fue precisamente a raíz de este incidente cuando Israel lo alivió significativamente, aunque todavía no lo haya levantado completamente.

La primera decisión de Ankara ha sido reducir drásticamente las representaciones diplomáticas al rango de segundo secretario. Los funcionarios que estén por encima de ese nivel regresarán a su país antes del miércoles. El embajador de Turquía salió de Tel Aviv hace varios meses y fuentes diplomáticas israelíes dijeron que su embajador en Ankara se va a jubilar.

El ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, explicó que Turquía 'adoptará las medidas necesarias para garantizar la libertad de navegación en el Mediterráneo oriental'. Aunque no aclaró en qué consistirán dichas medidas, sus palabras reverberan como una amenaza contra el bloqueo naval que Israel sigue aplicando y que para Turquía es ilegal.

'Ha llegado el momento de que Israel pague por mantener una posición que cree que le coloca por encima de las leyes internacionales y que no atiende a la conciencia humana. El primer y principal resultado es que Israel ha perdido la amistad de Turquía', manifestó Davutoglu.

En los últimos meses, Ankara había dado a entender de múltiples formas que rechaza la actitud de los israelíes de considerar que están por encima de la ley y Davutoglu reafirmó que su país no reconoce la legalidad del embargo y se dirigirá a los tribunales internacionales competentes y a las propias Naciones Unidas para que se pronuncien al respecto. Por su parte, el primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, ha decidido que no procede pedir disculpas a Turquía.

En la elaboración del Informe Palmer, de 105 páginas, ha participado el expresidente colombiano Álvaro Uribe, así como un representante de cada uno de los dos países en conflicto. Su publicación se había ido demorando a petición de Israel hasta que se ha hecho público menos de tres semanas antes de que la Asamblea General de la ONU debata el reconocimiento de un Estado palestino en las fronteras de 1967, el próximo 20 de septiembre.

Ankara expulsa al embajador israelí y suspende todos los acuerdos militares

Davutoglu confirmó que los acuerdos militares entre los dos países, que resultaban bastante rentables para Israel, se han suspendido de manera indefinida. Esta es una consecuencia ya anunciada de antemano por Ankara, pues el Gobierno turco había condicionado el mantenimiento de las relaciones militaresb Israel sólo ha levantado el cerco terrestre de manera parcial.

El presidente de Turquía, Abdulá Gul, comentó la decisión de su país indicando que la expulsión del embajador israelí es sólo 'una primera fase' de un paquete de medidas que se pueden aplicar a partir de ahora, aunque no se detuvo a precisarlas. El deterioro de las relaciones puede traer complicaciones adicionales, ya que Turquía mantiene una posición destacada en sus relaciones con Irán y Siria.