Publicado: 26.02.2014 07:57 |Actualizado: 26.02.2014 07:57

Ucrania disuelve el 'Berkut', las fuerzas especiales antidisturbios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro del Interior en funciones de Ucrania, Arsén Avákov, ha anunciado este miércoles la disolución del cuerpo de policía antidisturbios Berkut empleado para enfrentarse a protestas que provocaron la caída del régimen de Víktor Yanukókich.

"Los 'Berkut' no existen más. He firmado la orden Nº 144, con fecha 25 de febrero de 2014, para la liquidación de las unidades especial de la policía de seguridad ciudadana 'Berkut", escribió esta madrugada el responsable interino de Interior en su página de Facebook. Avákov adelantó que en el curso del día de hoy comparecerá ante la prensa para explicar los detalles y alcances de esta decisión.

El partido nacionalista Svoboda (Libertad) había presentado este domingo un proyecto de ley para disolver el cuerpo antidisturbios, responsable de la mayoría de las muertes durante los sangrientos enfrentamientos de la semana pasada en Kiev, que se cobraron 82 víctimas mortales y casi 700 heridos. A finales del año pasado los destacamentos Berkut, que no tienen un mando unificado sino que subordinan a las delegaciones regionales del Ministerio del Interior, contaban con unos 4.000 efectivos. Conocidos como "boinas rojas", fueron creados en 1992 sobre la base de las fuerzas especiales de la policía de la Ucrania soviética.

En tanto, una asamblea popular estudiará este miércoles en la plaza (Maidán) de la Independencia de Kiev las propuestas para la formación del nuevo Gobierno de Ucrania, anunció el partido Batkívshina (Patria), una de las principales fuerzas opositoras al depuesto Yanukóvich, actualmente en paradero desconocido. La "veche" (asamblea) está convocada para las 19.00 hora local (16.00 GMT) y en ella se someterá a la aprobación del Maidán las candidaturas de los aspirantes a ministros.

El líder de Batkivshina, Arseni Yatseniuk, declaró que la formación del Gobierno debe ser acordada con el Maidán, el núcleo de las protestas populares que estallaron en Kiev hace poco más de tres meses. Los activistas del Maidán, entre ellos muchos radicales, fueron la fuerza de choque de la oposición en los enfrentamientos con los agentes antidisturbios.

Tras la caída del régimen, varias organizaciones que participaron activamente en las protestas demandaron que su voz fuera oída a la hora de formar el nuevo Ejecutivo. Exigen que los miembros del nuevo Gobierno cumplan una serie de requisitos, como no figurar entre las cien personas más ricas del país y no haber ocupado cargos en el Ejecutivo desde comienzos de 2010, cuando Yanukóvich asumió el poder.

Además, deberán tener un mínimo de siete años de experiencia en sus respectivas áreas, que será de cinco para los ministros de Defensa e Interior y el jefe del Servicio de Seguridad, y no haber estado involucrados en violaciones a los derechos humanos ni en casos de corrupción. "Verificaremos que todos los candidatos cumplan con estos requisitos. Cada uno de los miembros del Gobierno ha de contar con la aprobación del Maidán", declaró Kolo (Círculo) del Maidán, que agrupa diversos grupos y organizaciones sociales.

Otro opositor y una de las caras más visibles en las últimas semanas, el exboxeador Vitali Klitschko, confirmó este martes que se presentará candidato a las elecciones presidenciales convocadas para el próximo 25 de mayo, según ha informado la agencia Interfax Ucrania. "Me presentaré para el puesto de presidente de Ucrania porque creo firmemente que las reglas del juego tienen que ser cambiadas por completo" en el país, señaló el líder de la Alianza Democrática Ucraniana para la Reforma (UDAR).

"Debe haber justicia y creo que se puede conseguir", afirmó en declaraciones a la prensa en Kiev. Por otra parte, respecto al Gobierno interino que se debe formar indicó que "estará basado en principios clave, empezando por la profesionalidad y las cualidades morales". Asimismo, el líder opositor subrayó que "la situación económica es crítica y tenemos un periodo limitado para la recuperación" y aclaró que ahora mismo no se ve como miembro del gobierno interino, para el que no hay cuotas repartidas entre los distintos partidos.

En tanto, los ministros de Defensa de la OTAN discutirán los dos próximos días en Bruselas la situación del país. Los Veintiocho aliados mantendrán una reunión formal el miércoles y el jueves se reunirán con el viceministro de Defensa ucraniano, Oleksandr Olinyk.   

Se espera que la Alianza apruebe "previsiblemente" una declaración en la que celebrarán que el Ejército del país no haya intervenido en la calle contra los manifestantes y reafirmarán el apoyo de los aliados a la soberanía, independencia e integridad territorial del país y su deseo de seguir apoyando al país en las reformas, sobre todo en el sector de la defensa para garantizar el fortalecimiento del control civil sobre el militar.

Fuentes diplomáticas han dejado claro que los aliados buscan ante todo "evitar la percepción de militarización" del conflicto, sobre todo con Rusia. La OTAN no contempla "una acción" militar de Moscú ni "la ocupación militar de Crimea", aunque constituiría "un escenario muy preocupante" en todo caso a los aliados. "Hay muchísimas formas de represaliar sin que lleguemos a tirarnos cañonazos", argumentan las fuentes, que insisten con todo en que "no hay ningún elemento de juicio" que hagan pensar que Rusia planea una intervención.

Los aliados también tienen claro que "una ruptura de Ucrania sería un elemento tremendamente desestabilizador en Europa", que tampoco beneficiaría a Rusia teniendo en cuenta que se trata de "su vecino inmediato" y le afectaría "extremadamente en sus intereses de seguridad". La OTAN mantiene en todo caso los canales de comunicación tanto políticos como militares con Rusia sobre Ucrania a pesar de sus diferencias, según han recalcado fuentes aliadas que han advertido de que el proceso de transición en Ucrania "será sin duda largo".