Público
Público

La UE endurece las sanciones a Siria

Las nuevas medidas llegan un día después de que el régimen de Al Asad celebre un referéndum para reformar la Constitución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea (UE) aprueba este lunes una nueva ronda de sanciones contra el régimen sirio de Bachar al Asad con el fin de presionarle para que detenga la represión y deje el poder, según fuentes comunitarias.

Los ministros de Exteriores de los Veintisiete, que se reúnen en Bruselas, serán los encargados de dar luz verde a las medidas, que buscan seguir estrangulando las vías de financiación del Gobierno sirio.

Estas nuevas decisiones se han publicado al mismo tiempo que, desde Ginebra, la presidenta del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU, Laura Dupuy Lasserre, afirmaba que la situación humanitaria es crítica y urge asistir a las víctimas de la violencia armada. 'Esperamos una respuesta positiva de las autoridades (sirias) para que se pueda asistir a todas las personas afectadas' 

Así, la Unión procederá a congelar activos del Banco Central sirio, prohibirá el comercio de oro y metales preciosos con el régimen y vetará los vuelos de carga procedentes de Siria u operados por aerolíneas sirias, por lo que no podrán aterrizar en territorio de la UE.

Sí se aceptarán los vuelos de pasajeros y los mixtos con el fin de permitir que los ciudadanos europeos que están en el país regresen a sus lugares de origen.

Finalmente, tampoco se prohibirá la compra de fosfatos, una de las principales fuentes de riqueza para Siria, pues un Estado miembro se opuso a la propuesta planteada por otros países, según las fuentes comunitrias.

La ONU afirma que la situación humanitaria es crítica y urge asistir a las víctimas

Los ministros de Exteriores europeos estudiarán además posibles fórmulas para hacer llegar ayuda humanitaria a la población siria golpeada por el conflicto, en especial después de que la Comisión Europea (CE) y varios estados miembros hayan decidido aumentar sus contribuciones.

Por otra parte, volverá a estar sobre la mesa un posible apoyo a la oposición al régimen, un asunto que complica la dispersión de esos grupos que 'no están muy estructurados', según reconocen fuentes diplomátias.

'Cuando vemos al presidente al Asad sonreír mientras vota en su referéndum, que es un mascarada siniestra, no podemos más que indignarnos porque las bombas siguen cayendo sobre Homs y otras ciudades', ha dicho el francés Alain Juppé. Respecto a la consulta, explicó que 'se han abierto los colegios electorales pero se sigue abriendo fuego contra los civiles'. 'El país no tienen ninguna credibilidad a ojos del mundo'.

Los ministros dejaron también claro que la opción militar está descartada en Siria y subrayaron la necesidad de hacer llegar ayuda humanitaria a la población. 'No hay una solución militar a este conflicto. Sólo la opción política de seguir presionando, reforzando las sanciones, animando a la oposición a que esté unida', señaló el ministro de Asuntos Exteriores danés, Villy Søvndal.

Por su parte, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, calificó hoy de 'vital' la entrada de ayuda de emergencia en Siria y aseguró que la opción 'ideal' para ello sería el establecimiento de un alto el fuego.

Estas nuevas sanciones llegan un día después de que el régimen celebrará un referéndum para reformar la Constitución. Los colegios electorales abrieron para recibir el voto a los 14,6 millones de sirios que estaban llamados a votar 'Sí' o 'No' a las enmiendas constitucionales, presentadas por el régimen como fruto de las reformas emprendidas por Al Asad.

El borrador de la Constitución, elaborado por una comisión designada por Al Asad, acaba con el monopolio del partido gobernante Al Baaz, que dirige Siria desde 1963, abre las puertas al multipartidismo y pone límite al mandato del presidente, de siete años y solo renovable una vez. Aún se desconocen los resultados de la votación, pero nadie duda de que saldrá adelante casi por aclamación —por encima del 90%—, como suele ocurrir en Siria siempre que hay una votación.


La redacción de una nueva Constitución era una de las principales demandas al inicio del levantamiento popular contra el régimen sirio en pasado marzo, pero la sangrienta represión ha llevado a los opositores a exigir la renuncia del presidente. La oposición al régimen boicoteó la votación mientras la violencia continuaba en el país, según los activistas: el domingo murieron unas 30 personas.

En la reunión de ministros, el titular español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, aseguró hoy que España, 'si continúa esta escalada, que es intolerable, consideraremos la posibilidad de cerrar la embajada como signo de protesta'.

Según García-Margallo, en Siria continúan 15 ciudadanos españoles trabajando en la embajada y el Instituto Cervantes, mientras que hay un total de 640 hispano-sirios, además de un periodista en la ciudad de Homs al que el gobierno está intentando evacuar.

De modo general, el ministro recordó que España apoya las iniciativas de la Liga Árabe y lamentó el bloqueo a las declaraciones de condena al régimen en el Consejo de Seguridad de la ONU.