Publicado: 15.12.2015 17:45 |Actualizado: 15.12.2015 17:45

La UE planea una nueva guardia fronteriza para frenar la inmigración

La nueva Guardia Europea de Costas y Fronteras sustituirá a la agencia Frontex, tendrá mayores poderes y contará con una financiación de 322 millones de euros en 2020, el triple del gasto actual.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Refugiados sirios intentan pasar la frontera en Macedonia. REUTERS/Yannis Behrakis

Refugiados sirios intentan pasar la frontera en Macedonia. REUTERS/Yannis Behrakis

BRUSELAS/ESTRASBURGO.- La Unión Europea casi triplicará su gasto para defender sus fronteras con una nueva Guardia Europea de Costas y Fronteras, según unas propuestas desveladas el martes para hacer frente a una crisis migratoria que amenaza el área Schengen de libre circulación entre los estados miembros.

Si es aprobado por los gobiernos, el nuevo organismo sustituirá a la agencia Frontex de la UE y tendrá mayores poderes, como el mantenimiento de una fuerza de reacción rápida de 1.500 efectivos. Contará con una financiación de 322 millones de euros en 2020, frente a los 114 millones de euros inicialmente presupuestados para este año.



Con Grecia e Italia tratando de controlar la llegada de cientos de miles de personas, muchos de ellos refugiados sirios, la Comisión Europea propone tener capacidad para desplegar fuerzas de la UE sin el consentimiento del país en cuestión, una idea que ya se ha topado con resistencia en algunas capitales y que muchos consideran poco práctica.

Sin embargo, la frustración entre las potencias del norte, entre ellas Francia y Alemania, ante la incapacidad de Grecia e Italia para documentar y filtrar a las numerosas personas que llegan en barco desde Turquía y África ha impulsado las peticiones de un control más centralizado de las fronteras exteriores de la zona Schengen.

El temor a que los atentados de Estado Islámico en París del mes pasado también los llevaran a cabo en parte militantes que habían viajado desde Siria a través de Turquía y Grecia también ha elevado la presión para llevar a cabo controles más estrictos en las fronteras.

La propuesta de la Comisión dice que la agencia de la UE que supervisa las fronteras debe ser capaz de "intervenir inmediatamente en situaciones de crisis" y desplegar guardias fronterizos procedentes de otras fuerzas nacionales.

Sin embargo, responsables de la UE hicieron hincapié en que los gobiernos nacionales podrían bloquearla si hay una mayoría en contra.

"No reemplazamos las responsabilidades de los Estados miembros y definitivamente no reemplazamos su soberanía", dijo el comisario europeo de Migraciones, Dimitris Avramopoulos, al Parlamento Europeo.

"Lo que estamos creando hoy es más Europa", dijo Avramopoulos en un comunicado. "Para gestionar nuestras fronteras exteriores, para intensificar la devolución de inmigrantes irregulares, para permitir que nuestro sistema de asilo funcione correctamente para los que lo necesiten y fortalecer los controles en las fronteras exteriores".

La plantilla actual de Frontex, que sirve para coordinar las agencias fronterizas nacionales, es de alrededor de 400. Esta cifra llegará a 1.000 en 2020. Además, los Estados miembros tendrán que poner al menos 1.500 efectivos en estado de alerta para ser desplegados en cuestión de días.

El nuevo organismo tendrá también una Oficina de Devoluciones centrada en intensificar las deportaciones de aquellos que no pueden solicitar asilo