Público
Público

La ultraderecha sorprende en las primarias de los republicanos

El movimiento de EEUU Tea Party gana inesperadamente en Delaware y New Hampshire a los candidatos del partido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Tea Party, el movimiento conservador estadounidense, se apuntó una sonada victoria en la última gran jornada de elecciones primarias antes de los comicios legislativos del 2 de noviembre.

Una de las grandes triunfadoras de la noche fue la candidata Christina O'Donnell, que se impuso en las primarias republicanas de Delaware al candidato del ala moderada del partido, Mike Castle, y que ahora se batirá con el candidato demócrata, Cris Coons, por el escaño que ocupó el actual vicepresidente, Joe Biden.

La victoria de la candidata del Tea Party, que había recibido el apoyo de la ex gobernadora de Alaska y símbolo del movimiento conservador Sarah Palin, fue más amplia de lo esperado.

Cuando se habían recontado el 78% de los colegios electorales, O'Donnell recibía el respaldo del 54% de los votantes, frente al 46% de su rival, gobernador durante dos mandatos y el congresista más tiempo en activo en la historia del estado.

Para la candidata, de 41 años, se trataba de la tercera vez en que se presentaba a un asiento en el Senado. En 2006 perdió en una primaria republicana a tres bandas y en 2008 Biden la derrotó con claridad.

Las encuestas indicaban que Castle contaba con posibilidades de ganar ese escaño

Las encuestas indicaban que Castle contaba con posibilidades de ganar ese escaño, que representaría una importante victoria moral republicana, frente a Coons. O'Donnell muestra peores resultados en los mismos sondeos.

Los funcionarios del Partido Republicano habían advertido que si ganaba la primaria, la candidata no contaría con el apoyo de la formación.

En otro comicio seguido muy de cerca, el abogado Ovide Lamontagne, también cercano al Tea Party, se imponía a la ex fiscal general Kelly Ayotte por el 45% de los votos contra el 35% al comenzar el recuento de las primarias republicanas para el Senado en New Hampshire.

Los resultados confirman el descontento generalizado del público con los legisladores actuales.

Hasta el momento, siete legisladores (cuatro republicanos y tres demócratas) han quedado derrotados en elecciones primarias. En varios comicios internos, los candidatos del Tea Party se han impuesto a los aspirantes republicanos oficiales.

El que ha roto esta tendencia ha sido el congresista demócrata por Nueva York, Charles Rangel, que se sometía a una primaria contra otros cinco candidatos después de que una comisión de la Cámara de Representantes le acusara de una serie de faltas éticas. Rangel, que tuvo que dimitir al frente del  poderoso Comité de Asignaciones de la Cámara, se ha impuesto finalmente con cierta comodidad.

También se sometía a la voluntad de los votantes el alcalde de Washington, el demócrata Adrian Fenty, quien en las encuestas iba por detrás de su rival en la primaria, Vincent Gray, quien finalmente se ha impuesto.

En las elecciones del 2 de noviembre se renovará toda la Cámara de Representantes y un tercio del Senado de EEUU, así como una treintena de gobernadores estatales.