Publicado: 02.11.2015 14:23 |Actualizado: 02.11.2015 18:05

El Vaticano detiene a un cura español sospechoso de sustraer y filtrar documentos reservados

El detenido, monseñor Vallejo Balda, fue secretario y miembro de la ya disuelta Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (COSEA). Recibió el apodo de "contable de Dios" por parte de los periodistas. Es miembro de una organización muy cercana al Opus Dei

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El sacerdote Lucio Vallejo Balda en una imagen de archivo

El sacerdote Lucio Vallejo Balda en una imagen de archivo

CIUDAD DEL VATICANO.- El religioso español Lucio Angel Vallejo Balda ha sido detenido acusado de sustracción y divulgación de noticias y documentos reservados, según ha confirmado este lunes la Santa Sede.

En un comunicado, el Vaticano ha recordado que monseñor Vallejo Balda fue secretario y miembro de la ya disuelta Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (COSEA).



Vallejo Balda fue detenido junto a la seglar italiana Francesca Chaouqui, que también fue miembro de la misma comisión. La mujer ha sido puesta en libertad este lunes después de que la mujer accediera a cooperar con la investigación, ha explicado el Vaticano.

Vallejo Balda fue detenido junto a la seglar italiana Francesca Chaouqui, que también fue miembro de la misma comisión

Además, el Vaticano ha explicado que las investigaciones siguen abiertas y ha recordado que "la divulgación de noticias y documentos reservados es un delito" contemplado en la legislación del Estado de Ciudad del Vaticano. La Santa Sede hizo referencia a la próxima publicación de libros al informar de estas detenciones y señaló que eso sería una "una grave traición a la confianza del Papa".

Medios italianos informaron este lunes  de la aparición de dos títulos con documentos supuestamente procedentes de archivos vaticanos: Avaricia, de Emiliano Fittipaldi, y Via Crucis, de Gianluigi Nuzzi. El Vaticano señaló que aquellas personas que se ven involucradas en estos actos "se aprovechan de un acto gravemente ilícito como es la entrega de documentación reservada".

"Las publicaciones de este tipo no ayudan de ninguna manera a la claridad y a la verdad, sino que generan confusión e interpretaciones parciales y tendenciosas. Es necesario evitar la equivocación de pensar que eso ayuda de alguna manera a la misión del papa", agregó el comunicado.

Fotografía de archivo, del 13/11/07, del religioso español Lucio Ángel Vallejo Balda, quien ha sido detenido acusado de sustracción y divulgación de noticias y documentos reservados, según confirmó hoy la Santa Sede

Felicitado por el Papa

El trabajo de monseñor Lucio Ángel Vallejo en la Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (COSEA) mereció la felicitación del Papa Francisco que mostró su "gratitud" por el servicio que llevó a cabo y, sobre todo, "por el espíritu" con el que ejecutó el trabajo.

"Estoy agradecido por su profesionalidad, generosidad y devoción a la iglesia frente a tantos desafíos y malentendidos", señaló el Papa Francisco al español Lucio Ángel Vallejo Balda, según recogió en su momento el periodista Jesús Bastante para el diario Libertad Digital.

Asimismo, el mencionado diario recogió que el Papa pidió a Vallejo Balda que continuara colaborando con el Vaticano durante algún tiempo más: "Les pido que sigan colaborando en la nueva etapa. Cuento con vosotros".

El trabajo de monseñor Lucio Ángel Vallejo en la COSEA mereció la felicitación del Papa Francisco

Lujosa comida

En febrero de 2014, el español Lucio Ángel Vallejo Balda difundió a los medios que iba a ser nombrado número dos de la Secretaria de Economía, un "ministerio" creado por el papa Francisco para ocuparse de gestionar todas las actividades económicas y administrativas de la Santa Sede, aunque finalmente su nombramiento no se anunció.

En mayo de 2014 participó en un lujosa comida a la que asistieron religiosos, empresarios y periodistas italianos en la azotea de la prefectura vaticana de Asuntos Económicos durante la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, un acto que no contó con la simpatía del papa Francisco, según se hicieron eco entonces los medios italianos.

El contable de Dios

Nacido en 1961 en Villamediana de Iregua (La Rioja), Vallejo Balda se licenció en Teología Espiritual por la Facultad del Norte de España, en Burgos, y se doctoró en Teología por la Pontificia Salamanca. También obtuvo el título de Derecho por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, especializado en temas económicos.

Vallejo Balda, llamado por los periodistas "el contable de Dios", fue secretario de la Prefectura para Asuntos Económicos de la Santa Sede.

En cuanto a Chaouqui, de 32 años, fue nombrada el pasado en 2013 por el papa como uno de los ocho miembros de la comisión del organismo creado por el pontífice para la transparencia de todas las entidades financieras de la Santa Sede, a excepción del Instituto para las Obras de Religión (IOR). Chaouqui trabajó anteriormente en la multinacional Ernst&Young Italia. 

Vinculado al Opus Dei

El Opus Dei ha mostrado "sorpresa y dolor" ante el arresto del sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda, acusado por las autoridades del Vaticano de robar documentación reservada del Vaticano.

"Manifestamos sorpresa y dolor por estas noticias", ha detallado la oficina de prensa de la institución religiosa. Además ha precisado que "no dispone de ninguna información sobre el caso". "Si la acusación se demostrase cierta, sería particularmente doloroso por el daño hecho a la Iglesia", ha expresado finalmente.

Vallejo Balda pertenece a la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, asociación de presbíteros intrínsecamente unida al Opus Dei, que no tiene el derecho de intervenir en el ministerio pastoral ni en los trabajos que los socios desarrollan en sus diócesis o en la Santa Sede. La misión de la asociación es el acompañamiento espiritual de sus miembros.

Según ha detallado la Oficina del Opus Dei en Roma, Vallejo Balda "fue llamado a trabajar en Roma por la Santa Sede, de acuerdo con su obispo de la diócesis de Astorga, España". También precisa que la prelatura del Opus Dei "no intervino ni supo de esa decisión hasta que se hizo pública".