Publicado: 05.12.2015 21:25 |Actualizado: 05.12.2015 21:25

El Vaticano encarga a una de las grandes auditoras un examen de sus finanzas

Por su parte, la Justicia vaticana juzga estos días a cinco imputados por el caso 'Vatileaks 2', la filtración de secretos y documentos reservados de carácter financiero.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Obras en la Plaza de San Pedro en El Vaticano. REUTERS/Max Rossi

Obras en la Plaza de San Pedro en El Vaticano. REUTERS/Max Rossi

ROMA.- La Santa Sede ha anunciado este sábado que ha encargado a una empresa auditora internacional que actúe como revisor externo de sus cuentas financieras y que trabaje en estrecha colaboración con la Secretaría para la Economía del Vaticano.

"El Consejo de Economía, continuando con la implementación de nuevos criterios y prácticas de gestión financiera en línea con las normas internacionales, ha dado un nuevo paso importante durante esta semana, otorgando un nuevo encargo a una empresa auditora, que se encuentra entre las más importantes a nivel internacional", haafirmado la Santa Sede en un comunicado.



"El Consejo ha aceptado así la recomendación de su 'Comité de Auditoría', encargando a PricewaterhouseCooper (una de las cuatro grandes auditorías del 'Big Four') la labor de revisor externo del balance financiero consolidado. PwC trabajará en estrecha colaboración con la Secretaría para la Economía y comenzará inmediatamente a trabajar en la auditoría de 2015", ha agregado.

'Vatileaks 2'

Por otro lado, la Justicia vaticana juzga estos días a cinco imputados por el caso "Vatileaks 2", la filtración de secretos y documentos reservados de carácter financiero de la Santa Sede.

Los acusados son el sacerdote español Lucio Vallejo, la ex relaciones públicas italiana Francesca Chaouqui, el excolaborador del monseñor español Nicola Maio y los periodistas Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi, autores de los libros que publicaron los documentos confidenciales.

La Secretaría de Economía fue creada por el papa Francisco el 24 de febrero con un "Motu propio" (documento papal) bajo el nombre "Fidelis dispensator et prudens" (Administrador fiel y prudente). El organismo, dirigido por el cardenal australiano George Pell, tiene como objetivo dar credibilidad y transparencia a las cuentas y a las propiedades del Vaticano.