Público
Público

Yihad Islámica y Ejército israelí violan la frágil tregua en Gaza

Diez milicianos palestinos y un civil israelí murieron entre el sábado y domingo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este fin de semana ha sido el más violento en Gaza y las comunidades limítrofes israelíes desde finales de agosto. Diez milicianos palestinos y un civil israelí murieron entre el sábado y domingo, mientras Egipto trataba de mediar entre las partes y lograr que ambas respetasen una tregua que violaron repetidamente en pocas horas.

La tensión comenzó en la mañana del sábado, cuando Israel atacó una célula armada de la Yihad Islámica y mató a cinco de sus miembros e hirió a otros tres.

El brazo armado del grupo, las Brigadas Al Quds, apoyadas por otros grupos menores, respondió lanzando decenas de cohetes contra territorio israelí. Las alarmas de seguridad se dispararon, obligando a la población a correr hacia los refugios continuamente.

Un civil israelí de 53 años murió mientras era intervenido a causa de las heridas provocadas por un cohete que impactó cerca de su coche. Otros cuatro ciudadanos más resultaron heridos de levedad y cerca de una decena fueron atendidos por ataques de pánico y ansiedad.

El Ejército israelí respondió con contundencia y bombardeó varias zonas del norte y sur de Gaza, en ataques que mataron a otros cuatro milicianos, todos ellos de la Yihad Islámica.

En la madrugada del domingo, Egipto consiguió consensuar una tregua que ninguna de las partes respetó. A media mañana llegaron a otro acuerdo, que Israel rompía horas después al disparar a un grupo de milicianos que, aseguró, se disponían a lanzar un cohete. Murió un miliciano de las Brigadas de Resistencia Nacional y otro fue herido.

Los enfrentamientos dieron paso a una serie de amenazas de uno y otro lado, con Netanyahu diciendo que se trataba de 'matar o morir' y un portavoz de la Yihad afirmando que se reservaban el derecho a 'responder a cualquier provocación'.

Pero a ninguna de las dos partes le interesa ahora una escalada de violencia en la zona, por lo que se espera que, tal como ocurrió a finales de agosto, la tregua se mantenga aunque sea dentro de la fragilidad.