Publicado: 22.06.2014 20:35 |Actualizado: 22.06.2014 20:35

Los yihadistas se adentran en Irak desde la frontera con Siria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los yihadistas suníes que luchan contra las fuerzas del Gobierno en Irak han continuado adentrándose en territorio iraquí desde la frontera con Siria, tras tomar este domingo tres nuevas localidades y siguiendo el curso del río Eúfrates, aunque podrían cambiar de dirección y avanzar rumbo este hacia Bagdad.

Encabezados por el yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), los rebeldes se hicieron con el control de Al Qaem, Raua y Aana. Nada más atravesar la frontera siria, el Eúfrates, el principal río que atraviesa Irak junto con el Tigris, discurre por esas tres localidades.

El ISIS lleva su ofensiva hasta dos puestos fronterizos con Siria y Jordania Los radicales ya se habían atribuido la toma del puesto fronterizo de Al Qaem, cosa que las autoridades iraquíes han reconocido por vez primera este domingo.

En una rueda de prensa, el portavoz de las Fuerzas Armadas iraquíes, general Qasem Ata, apuntó que sus tropas tuvieron que retirarse de esas tres zonas, ubicadas en la provincia occidental de Al Anbar.

Esta región es feudo de los extremistas y escenario de una ofensiva militar desde enero pasado que pretende expulsarlos, sobre todo de las ciudades de Ramadi y Faluya.

Según Ata, sus fuerzas han optado por un repliegue "táctico" con el fin de "volver a movilizar y reactivar las unidades militares en zonas fuertes y garantizar su control de manera efectiva".

Los yihadistas del EIIL, que también combaten contra el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, y otros grupos rebeldes en el norte y este de Siria, controlan ahora el puesto fronterizo de Al Qaem.

Frente a este puesto, uno de los tres que existen entre Irak y Siria, se ubica la localidad siria de Al Bukamal, donde también hay frecuentes enfrentamientos entre los extremistas y milicianos tribales locales.

Fuentes tribales y activistas han informado de que los yihadistas estaban asediando en Al Anbar otros dos puestos de control: el de Trebil, que comunica con Jordania, y el de Al Walid, con Siria. Estas informaciones no fueron confirmadas por las autoridades, que durante la mañana habían destacado el normal funcionamiento de estos puestos fronterizos.

Los puestos fronterizos son claves para permitir el aprovisionamiento de armas, munición y combatientes en la ofensiva de estos grupos contra las fuerzas leales al gobierno del primer ministro iraquí, el chií Nuri al Maliki.

Por otro lado, el portavoz reveló que las fuerzas de seguridad permanecen en la estratégica población de Tel Afar, en la provincia septentrional de Nínive, y han abortado reiterados ataques terroristas.

Según su versión, también las fuerzas de seguridad repelieron un ataque a la refinería de petróleo de Biyi, la mayor del país, cuyo control reclaman los insurgentes.

En distintas operaciones en otros puntos del país, el portavoz informó de la muerte de 42 supuestos terroristas en el área de Tikrit, capital de la provincia de Saladino y cuna del fallecido dictador Sadam Husein, y otros diez en la provincia de Babel, al sur de Bagdad.

Según la televisión oficial iraquí, en Mosul, tomada por los insurgentes desde el pasado día 10, algunas estatuas han sido retiradas dentro de la campaña del EIIL por aplicar su versión más rigorista de la ley islámica, por la que se prohíbe la representación de cualquier figura humana o animal.

El temor a que los extremistas puedan alcanzar la capital ha llevado al gobierno iraquí y a los principales líderes chiíes a movilizar a los civiles mediante fuerzas regulares y milicias.

Por otra parte, el Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS), ha ejecutado a 21 altos responsables de grupos tribales en la provincia de Anbar este mismo domingo, según la cadena de televisión Al Arabiya.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha afirmado este domingo que Estados Unidos no es responsable de lo ocurrido en Libia, ni tampoco de lo que está ocurriendo ahora en Irak. Kerry ha realizado estas declaraciones desde El Cairo, primera escala que le llevará por países de Oriente Próximo y Europa.

"Estados Unidos ha derramado sangre y trabajado durante años para dar a los iraquíes la oportunidad de tener su propio gobierno" "Estados Unidos de América no ha sido el responsable de lo que ha ocurrido en Libia ni es responsable de lo que está ocurriendo hoy en Irak", ha afirmado Kerry en rueda de prensa conjunta con su homólogo egipcio, el ministro de Asuntos Exteriores Sameh Shukri.

Kerry ha respondido así al ser preguntado por si la política de Estados Unidos ha sido la causante de la violencia reciente de Irak y Libia. "Lo que está pasando en Irak no está pasando por causa de Estados Unidos en lo que respecta a la actual crisis. Estados Unidos ha derramado sangre y trabajado durante años para dar a los iraquíes la oportunidad de tener su propio gobierno", ha argumentado.

En ese sentido, Kerry ha señalado que Estados Unidos espera que el pueblo iraquí consiga elegir a unos dirigentes que puedan unir al país, pero en ningún caso se inmiscuirá para elegirlo.

"Estados Unidos no participa en la elección ni defiende a ningún individuo ni grupo de individuos para que asuman la dirección de Irak. Eso es tarea del pueblo iraquí y lo hemos dejado claro desde el primer día. Depende del pueblo de Irak elegir a sus futuros dirigentes", ha apostillado.

Sin embargo, Kerry ha destacado que hay insatisfacción con los actuales dirigentes iraquíes entre los kurdos, los suníes y algunos suníes. "A Estados Unidos le gustaría que el pueblo iraquí encontrara a unos dirigentes preparados para representar a todos los iraquíes, preparado para ser incluyente y compartir el poder", ha señalado.

La escala de Kerry en Egipto es la primera de las que realizará en su gira por Oriente Próximo y Europa, en la que la situación en Irak, con el avance de los yihadistas, será uno de los temas centrales. Precisamente está previsto que Irak sea una de las paradas de su gira.