Opinión
Publicado:  20.11.2016 09:13 | Actualizado:  20.11.2016 13:44
Alejandro Torrús López

Por qué el PP no quiere hablar de Memoria Histórica

Leer Artículo
Alejandro Torrús López

"Nosotros no queremos escribir de franquismo y esas cosas". Con esta escueta frase, el Partido Popular rechazó la invitación de Público para escribir una tribuna para este 20N, fecha del 41 aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco. El PP, como Ciudadanos, Podemos, IU y el PSOE, había recibido una solicitud de este periódico para que trasladara a los lectores su "reflexión" y "lectura" de este aniversario.

Todos aceptaron la invitación menos el Partido Popular, que no quiere hablar de Memoria Histórica. No le interesa. La única política de Memoria de los conservadores, 41 años después de la muerte del dictador, sigue siendo la del silencio, la obstrucción y la negación de la evidencia. En una tribuna, como la que aquí se le ha ofrecido, los conservadores podrían haber explicado por qué considera que los crímenes del franquismo no constituyen crímenes de lesa humanidad, por qué defiende que el Valle de los Caídos ya es un símbolo de reconciliación nacional o por qué las víctimas del franquismo solo se acuerdan de sus familiares represaliados cuando hay subvenciones. 

El silencio es el mejor compañero de viaje cuando lo que se quiere es ocultar. Cuando se prefiere la ignorancia al conocimiento

En una democracia parlamentaria lo normal es el debate. Sobre todo cuando las opiniones entre los grupos parlamentarios son tan diferentes y cuando la opinión del Partido Popular es tan distinta a la del resto de partidos políticos. En una democracia parlamentaria lo normal es el respeto y cumplimiento de los Derechos Humanos de todos los ciudadanos, la garantía de que todos podemos acceder a la Justicia en condiciones de igualdad. Pero el PP no quiere oír hablar del tema. El PP prefiere el silencio.

El silencio es el mejor compañero de viaje cuando lo que se quiere es ocultar. Cuando se prefiere la ignorancia al conocimiento y cuando lo que se pretende es que el legado franquista y su cultura política siga campando a sus anchas. Leía recientemente un artículo de la Fundación Yagüe, que preside la hija del conocido como 'carnicero' de Badajoz, que la Ley de Memoria Histórica es "inconstitucional" porque el "régimen actual es una continuación del régimen anterior" y, por tanto, no se puede juzgar a sí mismo ya que supone "una vulneración flagrante de las normas procedimentales de un Estado de Derecho"

Esta democracia es heredera de la dictadura y en 38 años ha sido incapaz de desprenderse de esa pesada losa

A la Fundación Yagüe no le falta razón. Esta democracia es heredera de la dictadura y en 38 años ha sido incapaz de desprenderse de esa pesada losa. De mirar hacia atrás, de entender su pasado y poner remedio a los atrocidades cometidas, a los silencios compartidos y a las decisiones colectivas secuestradas. Ha sido incapaz de dar satisfacción a los deseos y necesidades de verdad, justicia y reparación de una parte de la sociedad.

Pero es más, la democracia que nació en 1978 ha sido incapaz de devolver a los ciudadanos la capacidad de decidir asuntos básicos de cualquier democracia, como por ejemplo bajo qué forma de Estado quiere vivir. Y así, la única manera posible de sostener este edificio que se levantó durante 40 años de dictadura y 37 de democracia, tal y como está construido, es el silencio que propugna el Partido Popular.

Tal y como muestra la confesión de Suárez a Victoria Prego, la Transición fue un período oscuro, de pactos entre élites y donde muchas de las decisiones que se tomaron de espaldas a la ciudadanía aún hoy son desconocidas. No es la intención de este artículo poner en cuestión a la Transición, pero sí a la democracia y su capacidad de abrir e integrar a todos los ciudadanos en la toma de decisiones. Ya es hora de retomar todos aquellos temas que por culpa del "ruidos de sables" del Ejército no se pudieron abordar.

Cuando no hay silencio, cuando se habla del pasado abiertamente y con libertad, suceden cosas como la que vivimos en Guadalajara. La apertura de la fosa común del cementerio de esta localidad y la publicidad que tuvo el caso gracias a los medios de comunicación provocó que decenas de ciudadanos pasaran por el cementerio durante las semanas que duró la exhumación. Alrededor de la fosa, ciudadanos de todas las edades compartieron lo que habían escuchado o vivido en sus casas cuando eran pequeños. Algunos descubrían allí mismo que su abuelo había sido fusilado tras la Guerra Civil gracias al relato de una vecina del pueblo con la que nunca se le hubiera ocurrido hablar sobre el pasado. Otros entendieron mejor por qué en su casa nunca se hablaba de política y más de uno se marchó a su casa con una concepción de la identidad de su ciudad y de su país bien diferente.

La simple apertura de una fosa provocó el redescubrimiento de una parte de la historia familiar y de una identidad colectiva

La simple apertura de una fosa provocó el redescubrimiento de una parte de la historia familiar y de una identidad colectiva que las autoridades habían obligado a olvidar. Esto es, en definitiva, lo que no le gusta al Partido Popular. Es el silencio lo que permite que el general golpista Varela, por ejemplo, siga teniendo un monumento en su localidad natal, que Queipo de Llano esté enterrada en la basílica de la Macarena o que Manuel Fraga Iribarne sea considerado un padre de la democracia.

Pero la sociedad de 2016 ya no es la de 1978. La España que ahora nace y comienza a manifestarse de diferentes maneras ya no tiene miedo a los sables del Ejército ni a las amenazas desde el púlpito. La España que nace, más allá de si se prefiere monárquica o republicana, quiere un Estado del que no tenga que avergonzarse. Un Estado que no encubra a torturadores como Billy el Niño, que no dé la espalda a las peticiones de Justicia de sus mayores, que no sea paradigma de impunidad y cuyo presidente del Gobierno no tenga la desvergüenza de decir en televisión que no tiene claro que "sea cierto" miles de españoles no saben dónde están enterrados sus abuelos y que no cree que el Gobierno "pueda hacer nada para arreglarlo".

La España que nace no quiere tener vergüenza del Estado al que pertenece. Y para eso hay que resolver el olvido sistemático a las víctimas del franquismo, pero también otras vergüenzas históricas como la posición española ante la ocupación de Marruecos del Sáhara Occidental de la que España sigue siendo cómplice. España debe afrontar sus problemas, sus fantasmas, su pasado. Debe hacer justicia y para ello se debe hablar y debatir. Sin miedo. Sin cortapisas. Y sin agitar fantasmas. No es casualidad que parte de los principios básicos de aquellos generales fascistas que se sublevaron en 1936 sigan inamovibles a día de hoy.

Partido Popular, el silencio ya no sirve.

Biografía
Sigue a este autor en:
Categorías
elecciones (1281)
podemos (451)
Política ()
pp (635)
psoe (512)
Más contenidos de Opinión