Publicado: 15.11.2016 21:41 |Actualizado: 16.11.2016 07:00

Desmontando a Fátima Báñez

Publicidad
Media: 3.85
Votos: 13
Comentarios:
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, en los jardines del Palacio de la Moncloa, a su llegada al primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy. REUTERS/Sergio Perez

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, en los jardines del Palacio de la Moncloa, a su llegada al primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy. REUTERS/Sergio Perez

Estos días todo el personal anda realmente preocupado por el triunfo de Donald Trump, caracterizado como una mezcla de desvergüenza, mentiras, ignorancia y resentimiento racial. Sin embargo, el “nuevo” gobierno de Rajoy supone con el mantenimiento de la inefable ministra de Trabajo, una apuesta por la continuidad de la mentira como forma de hacer política más allá de la decencia y del sentido común.

La penúltima de Báñez consistió, si ustedes lo recuerdan, en intentar convencernos de que para la Seguridad Social era muy bueno que los pensionistas trabajaran, omitiendo dos datos al parecer poco importantes: que en todos los países en dónde los jubilados trabajan sucede por casualidad que sus pensiones son de miseria, y que los mayores de 65 años en la actualidad cuando trabajan no cotizan, pero sí que lo hacen quienes los sustituyen amparados en la incompatibilidad existente hasta Báñez de empleo remunerado y pensión.



Y ahora la última es hablar en una entrevista en la prensa del Movimiento del Fondo de Reserva, como algo muy querido para el Partido Popular desde su formación (la ministra se equivoca hasta en la fecha, señal de su profundo conocimiento sobre la materia) y de que el objetivo es llegar a los veinte millones de empleos para afianzar la Seguridad Social.

En primer lugar, el Fondo de Reserva nació en el año 2000, en marzo de 2015 llegó a los 15.000 millones de euros, y en diciembre de 2011 tenía casi 67.000 millones, mientras el Fondo de Prevención de Accidentes había pasado en siete años de 700 millones a 4.900 millones. Como reconoce el propio Ministerio de Economía en los informes que remite a Bruselas, la operatividad de los dos fondos durará hasta la primera paga extraordinaria del año que viene, dados los 55.000 millones que les han sido drenados desde 2012 y el déficit creciente. Cuestión ésta sobre la que la Ministra no es capaz de dar una sola explicación, remitiéndose a lo mala que ha sido para la Seguridad Social la crisis. Crisis que por lo visto no existía desde 2007, sino por casualidad desde que ella ocupa el Ministerio.

La Ministra insiste en que se necesita crear empleo para garantizar las pensiones, ignorando que en 2014 y 2015 se ha creado empleo y el déficit se ha plantado en un 1,71% del PIB

Hasta el señor Arias Cañete, a la sazón compañero de banco azul de la señora Báñez y ahora miembro de la Comisión Europea, reconoce la necesidad urgente e inaplazable de la reforma de la Seguridad Social (desde luego, es inaplazable, porque ya no tenemos Fondo de Reserva). Pero la Ministra sigue insistiendo en que lo necesario es crear empleo para garantizar las pensiones, ignorando que en 2014 y 2015 se ha creado empleo y el déficit se ha plantado en un 1,71% del PIB, lo que es un auténtico record: el mayor déficit de la Seguridad Social del mundo.

Pero para demostrar la ignorancia y el desparpajo en el engaño de la señora Báñez, vamos con un dato. Entre septiembre de 2016 y septiembre de 2.015 la Seguridad Social ha ganado 493.845 nuevos afiliados en el Régimen General (servicios, industria, construcción), lo que significa casi el 95% de los afiliados ganados en total. En el mismo periodo de tiempo las cotizaciones recaudadas en dicho Régimen han subido (2016 sobre 2015) 2.069 millones de euros. Pero aun dando por bueno que los salarios de todos los que se jubilan son similares a los que les sustituyen, esto supone una media de 4.200 euros por cotizante nuevo. Como de la cotización aproximadamente va a pensiones un 85% de lo ingresado (el resto va a para accidentes de trabajo, enfermedades profesionales, incapacidad temporal por enfermedad común, maternidad, paternidad, gastos de funcionamiento, inversiones, etc) cada nuevo pensionista aporta a la financiación de las pensiones unos 3.550 euros.

Para equilibrar y asegurar el sistema no hacen falta 20 millones de cotizantes, sino 4,8 millones más de los que hay, es decir, 23 millones

Como el déficit de la Seguridad Social este año pasado ha sido cercano a los 17.000 millones, esto quiere decir que para equilibrar y asegurar el sistema no hacen falta 20 millones de cotizantes, sino 4,8 millones más de los que hay, es decir, 23 millones. Como en 2017 ya no tendremos Fondo de Reserva, el Estado deberá poner todo lo que hasta ahora ha ido birlando del Fondo, y la Ministra engañando con las cifras. Hay otra solución, pero ésta es casi impensable: que vuelvan a pagarse a los jóvenes españoles salarios decentes.

Pero estemos tranquilos, que el PP y Ciudadanos ya han pactado que la Seguridad Social duplicará las disminuciones de tarifa que se aplican a los nuevos autónomos, y que ya no tendrán que cotizar todos los días del mes, ni todos los meses del año, sino sólo algunos.

Y la ministra nos advierte que no permitirá que el PSOE ponga freno a este nuevo disparate, que nos costará cientos de millones adicionales que pagará precisamente la Seguridad Social, en vez del Estado como correspondería según el Pacto de Toledo. Nunca tan pocas personas habían hecho tanto daño a tantas, y esto no ha hecho sino empezar.