Público
Público

Por qué difundimos el embargo de Inda

Por ANA PARDO DE VERA

Publicidad
Media: 4.35
Votos: 94
Comentarios:

Eduardo Inda, en 'La Sexta Noche' este sábado, hablando del embargo de su sueldo.

Las críticas, advertencias y hasta amenazas personales recibidas en las últimas horas y la imposibilidad de dar respuesta a todas las bienintencionadas me han decidido a explicar los motivos por los que Público decidió hacerse eco del embargo del sueldo del director de Ok Diario, Eduardo Inda, en La Sexta.

El viernes 2 por la mañana, Público recibió la noticia de que había una orden judicial para embargar el salario de E.I. en La Sexta por incumplir sus responsabilidades familiares y que iba a ser difundida.

El mismo viernes, efectivamente, la noticia se publicó en Twitter con la orden judicial impresa y un usuario de la red social, apeló a Público y a El Diario (como posteriormente recogimos) para que la difundiéramos. Entonces, empezó un complejo debate editorial interno, que, como todos los debates que requieren de una conclusión definitiva (en este caso, difundir o no difundir), mantienen probablemente zonas de sombra no resueltas, sea cual sea la conclusión, y para las que no podemos más que apelar al juicio de nuestros lectores, que son la gran prioridad de Público por encima de cualquier otra y a los que hoy hemos querido contar todas las claves.

Las razones que inclinaron la balanza hacia la difusión del embargo del sueldo de E.I. en La Sexta, y que otros medios como La Vanguardia, 20 Minutos o El Periódico creo que debieron de considerar igualmente, han sido las siguientes:

Público no buscó la noticia, sino que la noticia llegó a Twitter y empezó a ser difundida, con la repercusión que cabía esperar y que supone otra noticia en sí misma.

–El director de OK Diario es un personaje de interés público, muy mediático y de cuyo trabajo, además, dependen la trayectoria profesional y personal de muchos responsables políticos, sociales y de cualquier ámbito de la sociedad que el propio E.I. considere noticioso. Por su trabajo, pues, y el alcance de sus decisiones, el exdirector de Marca posee un plus de responsabilidad pública inherente a la actividad periodística.

–La noticia es una decisión judicial de carácter público (art. 120 de la Constitución Española) cuya veracidad, Público, obviamente, se encargó de contrastar con sus fuentes judiciales antes de reproducirla.

–El contenido de la orden judicial afecta a la vida privada de E.I., pero este periódico concluyó que también a la profesional (con su inherente responsabilidad de carácter público) al contradecir muchos de los argumentos que el director de OK Diario emplea como justificación de sus informaciones y análisis públicos sobre responsables ídem, particularmente en lo que atañe a su percepción de la ética de los sujetos de sus noticias y opiniones.

–La orden judicial entra de lleno en el ámbito del trato a las mujeres, del poder patriarcal y todas sus consecuencias sobre la evolución social hacia la igualdad plena, un área en la que Público se ha comprometido de lleno y no puede desentenderse. En Illes Balears, por ejemplo, una propuesta del Govern aprobada por unanimidad en julio considera maltrato a la mujeres dejar de pasar la manutención para los hijos y, en el caso de E.I., hay una orden judicial tomada en base a unos hechos que Público ha concluido que no podía ignorar si quiere ser coherente en su defensa de la igualdad y en la denuncia de comportamientos contra los sectores más vulnerables.

–El director de OK Diario, durante una larga explicación de este asunto el sábado en La Sexta Noche, contó su versión de los hechos, que Público, naturalmente, ha recogido en su web, aunque sin prueba documental alguna que los sustentase, como habría sido nuestro deseo.

Desde los ámbitos peor intencionados han llegado a esta directora reproches, insultos, advertencias y amenazas personales, incluso contra su integridad física, por haber permitido la difusión de un hecho noticiable –como aquí se explica– como "venganza" por el desgraciado episodio que me llevó a abandonar La Sexta Noche: "Como Eduardo se metió con tu familia, tú te metes con la suya". Nada más simplista y alejado de la realidad que esto.

No tengo ningún problema en hablar de mi familia, de la que estoy muy orgullosa; como ella de mí. El problema lo tengo cuando en un debate se contraponen dos estrategias muy desiguales: mentir impunemente y decir la verdad, que es exactamente lo que se nos debe exigir a los periodistas. "Me equivoco pero no miento", como recuerda en su perfil de Twitter mi admirado Jesús Maraña, director de Infolibre. En eso estamos.