Público
Público

ExclusivaLas cloacas de Interior

Acoso a la prensa Amenazas de la 'brigada política' a Público: "Va a haber que hacer las cosas a las bravas"

Era el jefe de gabinete del número dos de la Policía de Jorge Fernández Díaz. Jose Ángel Fuentes Gago intentó amedrentar a este medio, como demuestran los audios, por desvelar que tras firmar un informe avalando los negocios de Villarejo, le dieron la embajada de Holanda, junto a su mujer, con unas dietas de 10.000 euros al mes cada uno, además del salario. 

Publicidad
Media: 3.87
Votos: 102
Comentarios:

José Ángel Fuentes Gago durante una rueda de prensa con dirigentes de sindicatos policiales.

Cuando un policía le dice a un periodista que no le gustan sus informaciones y que, si sigue así "habrá que hacer las cosas a las bravas", un escalofrío recorre la espalda del oyente. Porque en su uniforme reglamentario lleva pistola y, sobre todo, si la persona que emite la amenaza es a quien el número dos de la Policía, el comisario Eugenio Pino, había escogido para tratar con la prensa por haber sido el portavoz del Sindicato Profesional de la Policía (SPP). 

También tiemblas cuando una autoridad con acceso a tu información privada, como el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, asegura que es bueno que los jueces no acepten las denuncias que la cúpula policial quiere poner contra Público, porque "podremos dar los datos: La abogada Patricia López, compañera sentimental del abogado… y dirás tú, qué tiene que ver”. 

Más temor entra cuando comienzas a desvelar, mediante un constante y costoso trabajo de investigación, que la mano derecha del Director Adjunto Operativo (DAO) es el hombre que introdujo al exdirector de la Oficina Antifraude de Catalunya, Daniel de Alfonso, en el despacho del exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, para abrir procedimientos judiciales contra adversarios políticos con informaciones manifiestamente falsas y, presuntamente, obtenidas de manera alegal

Porque Gago es además, según diferentes fuentes policiales y como han publicado otros medios, una de las personas que presuntamente viajó a Suiza con más de un millón de euros de los fondos reservados para pagar a un confidente contra Xavier Trias, exalcalde de Barcelona, y Jordi Pujol, expresident de la Generalitat.

Pues eso es lo que lleva soportando Público desde que en diciembre de 2014 comenzase a publicar revelaciones sobre el caso  del pequeño Nicolás. Parecía de risa el affaire, pero nos ha conducido hasta el comisario José Manuel Villarejo Pérez, sus negocios para los que se sirve presuntamente de la UDEF (entre otras unidades de la Policía), sus servicios a empresarios del IBEX, la Operación Cataluña y el falso Informe PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima). 

"Si llegas a poner algún dato de ella, ya te digo yo que hubieras tenido problemas serios, pero personales". 

Los problemas con el inspector jefe Fuentes Gago comenzaron en junio de 2015, con la publicación del reportaje Interior suspende de empleo y sueldo al comisario que investigaba a Villarejo. El artículo informaba sobre el cese del comisario Jaime Barrado, encargado en ese momento de la investigación sobre las amenazas a la doctora Elisa Pinto y en las que, según las denuncias de ella, el empresario Javier López Madrid se habría servido de los servicios privados del comisario Villarejo para apuñalarla a modo de advertencia. 

En el penúltimo párrafo del artículo decíamos: "La otra investigación que se abrió contra el agente encubierto, la que intentaba deliberar si sus cargos de consejero y presidente de diferentes empresas eran compatibles con la investigación policial, fue encargada al inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, adjunto a la DAO como Villarejo y militante de su mismo sindicato, el SPP. Hasta hubo quejas dentro de la Policía de por qué se seleccionaba a una persona de inferior rango para investigar a un comisario y por qué no se hacía a través de Asuntos Internos o de Régimen Disciplinario. Aun así se siguió adelante con el procedimiento del que Villarejo salió completamente exonerado y el inspector jefe que lo elaboró ha sido enviado con una dieta de 10.000 euros a la embajada española en Holanda, donde también trabaja su esposa".

No le gustó que escribiéramos que iba destinado donde estaba su esposa, también agente de la Policía Nacional, a pesar de no haber puesto ni su nombre ni profesión. La respuesta de Gago a Público fue inmediata, como puede escucharse a continuación: 

Gago: Es que imagínate si llega a aparecer. Si llegas a poner algún dato de ella, ya te digo yo que hubieras tenido problemas serios, pero personales. Ya te lo digo así de claro; tú y cualquiera que los ponga. Llega un momento en el que ya va a haber que hacer las cosas a las bravas, te lo digo en serio.

Sin dejar apenas hablar a la periodista, Fuentes Gago insiste en amenazarla con la posibilidad de hacer públicos datos personales de ella:

Gago: Es que no tiene nada que ver, es que ella no tiene que salir, Patricia, coño… es que es como si yo… “Estamos investigando a Patricia López cuyo padre era no sé qué”… De verdad os lo digo, estáis fuera de control con algunas cosas. 

"Ella tiene un disgusto del copón... Me cago en la leche. Lo vais a convertir en algo personal, eh"

Antes que Público, otros medios ya se habían hecho eco de que Eugenio Pino había destinado a su número dos a la Embajada de Holanda con esa dieta, la correspondiente legalmente. Sin embargo, una sola frase fue la excusa elegida para advertir que la línea de este diario no gustaba en la cúpula policial. 

Gago asegura que esa frase --"el inspector jefe que lo elaboró ha sido enviado con una dieta de 10.000 euros a la embajada española en Holanda, donde también trabaja su esposa"-- interfiere en su vida privada, por lo que la investigación de Público se va a "convertir en algo personal" para este miembro de la brigada política, como se puede escuchar a continuación:

Gago: Ella tiene un disgusto del copón, hombre. ¡Qué tiene que salir ella! Pero si ella es una tía que lleva 20 años en la Policía trabajando todos los días sin hacer daño a nadie. ¿Por qué tenéis que ser así? De verdad te lo digo. ¿Por qué? Me cago en la leche. Lo vais a convertir en algo personal, eh…

Patricia: Bueno... yo creo que deberíais respirar. Sí, sí, a veces respirar es bueno.

G: Te pido por favor que quites eso. Deja el artículo como está, porque además me parece que no llega a 10.000… pero no tiene que salir mi mujer para nada. Es que es un dato irrelevante. Es que me voy allí, porque sí… por lo que sea.

P: No, es que no es por lo que sea. Es que no te vas allí porque sea el destino más complicado de la Policía y allí vas tú a hacer frente a eso. No. Te vas allí porque está tu mujer y encima está remunerado por 10.000 euros. Pues está genial. Está muy bien, a muchos policías les gustaría también pillarse ese tipo de destinos, a muchísimos, y no pueden.

Sin embargo, como le explica la periodista, esto no es una cuestión personal. Los destinos en las embajadas han sido utilizados por los altos mandos policiales para premiar a sus agentes, como llevan denunciando años los sindicatos de la Policía, algo que parece que el nuevo Director Adjunto Operativo, Florentino Villabona, quiere precisamente solucionar ahora. 

"Podremos dar los datos: 'La abogada Patricia López, compañera sentimental del abogado'..."

De forma reiterada, Gago advierte a su interlocutora de la posibilidad de acceder a datos personales de la periodista y filtrarlos, aunque estos no tengan ningún tipo de veracidad. Para rebajar el tono, asegura que dice que podría contarse quién es el compañero sentimental de ella... pero sólo a modo de ejemplo, no de amenaza. 

Gago: Es que de verdad, de verdad te lo digo, es que estáis traspasando unos límites… yo no sé si me hará caso un juez, que supongo que no, porque aquí… lo cual vendrá bien porque podremos dar los datos: 'La abogada Patricia López, compañera sentimental del abogado'… y dirás tú, qué tiene que ver”.

Patricia: Bueno, primero me tendríais que investigar bien, porque veo que la cosa no va muy bien encaminada.

G: Es un ejemplo... ¡escúchame, Patricia! 

Esta sólo es una muestra de las presiones aguantadas durante más de dos años de investigación sobre una presunta organización criminal dentro de la Policía. Público nunca ha grabado a sus fuentes. Los policías grabados siempre se han puesto en contacto con nosotros para quejarse, querellarse o, incluso, amenazar con detenernos.

El intento de detención se ideó en la tarde de la Nochevieja de 2015 (un jueves) por los comisarios Eugenio Pino y José Manuel Villarejo, y se llevó a cabo el lunes 4 de enero de 2016 a primera hora de la mañana. El motivo fue un reportaje donde sacábamos la ficha del DNI del comisario Villarejo y por la que se nos acusaba de revelación de secreto.

Finalmente ha sido archivado por los tribunales. Pero la cuestión era otra. Ante la amenaza de detención transmitida a través de un abogado que la conocía, la redactora de Público acudió ese día a la Jefatura Superior de Policía de Madrid, pero las diligencias practicadas en aquella fecha por el más alto mando de la Policía Judicial de Madrid ni siquiera han sido enviadas todavía a los juzgados de Plaza de Castilla.

¿Así actúan siempre los mandos policiales con los periodistas cuyas informaciones les desagradan?