Publicado: 16.03.2014 21:32 |Actualizado: 16.03.2014 21:32

Ada Colau: "En España se está normalizando la barbarie"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La activista Ada Colau, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), ha advertido de que en España "se está normalizando la barbarie" de los desahucios, un problema cuyas cifras son tan "astronómicas" que se ha perdido la medida pero que en otros países europeos serían consideradas un "escándalo".

Según ha dicho, a la vista de los datos del Poder Judicial y de las entidades financieras, España ejecuta al año entre 40.000 y 50.000 desahucios, mientras que en su informe de 2013 el Colegio de Registradores de la Propiedad reveló que el 70% de éstos correspondían a primeras residencias, un porcentaje que ascendía a 90% en ciudades populosas como Madrid. El Gobierno, sin embargo, no ofrece datos fiables sobre este problema, ha lamentado Colau, quien ha considerado "gravísima" esta actitud en "un Estado que pretende llamarse democrático".

Esta activista, involucrada desde hace 13 años en decenas de luchas, las más reciente la referida al derecho a la vivienda, ha participado este domingo en Segovia en un diálogo con la periodista Alicia Gómez Montano en el marco del IV Encuentro Mujeres que transforman el Mundo, organizado por el Ayuntamiento. Durante su intervención ha recordado los orígenes de la PAH, que nació en 2009 en Barcelona del movimiento V de Vivienda y cuenta hoy con 200 grupos repartidos por todo el país. Entonces, ha relatado, la ciudadanía se organizó al darse cuenta de la existencia de una "estafa" por parte de los bancos, de la vulneración del derecho a la vivienda y del "aún más grave engaño" del Estado, que aseguraba que la inversión más segura y prudente era comprar una casa.

Al acudir a la Plataforma, ha proseguido, los afectados llegaban "devastados", "avergonzados" y creyéndose culpables por una versión gubernamental de la crisis que criminalizaba a las personas por vivir por encima de sus posibilidades y tener cultura de la propiedad. El mismo Gobierno, ha recriminado, promovió sin embargo agresivas políticas que incentivaban la adquisición de vivienda. "Hubo que hacer ver a los afectados que el problema no era individual, que se vulneraron su derechos", ha explicado esta activista, convencida de que "el problema afecta a todos" y de que hay que organizarse por unas leyes "injustas" que vulneran normas superiores, sobreprotegen a las entidades financieras y dejan sin protección a una ciudadanía cuyos servicios además se ven recortados por el rescate a la banca.

En declaraciones a Europa Press, Colau ha criticado que el Gobierno se haya convertido en "cómplice y rehén" de la banca y su "estafa", así como que dirigentes con fracasos a sus espaldas den lecciones a los ciudadanos. Se ha referido en este sentido al ministro de Economía, Luis de Guindos, y su vinculación como asesor de Lehman Brothers y consejero del Banco Mare Nostrum. "Y él no es una excepción. Tenemos una democracia secuestrada", se ha quejado.

La portavoz de la PAH ha repasado el momento en que tachó de "criminal" a la banca en su polémica intervención en el Congreso de los Diputados, donde presentó una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) avalada por 1,5 millones de firmas para reclamar una nueva legislación en materia hipotecaria. Aquel calificativo, ha asegurado, no fue fruto de un "calentón", sino algo "natural". "Jamás me he arrepentido, creo que fui prudente y rigurosa, le podía haber llamado mafioso, la banca es una organización criminal y muchos de sus responsables deberían ir a la cárcel", ha reiterado.

Se ha referido asimismo al fenómeno del escrache, una manifestación "pacífica" que nació ante la ausencia de impunidad de los políticos y después de cuatro años de que las administraciones dieran la espalda a las peticiones ciudadanas. "Lo mínimo que podíamos hacer era molestar un poco a sus señorías, que ni siquiera aceptaban venir a escuchar los problemas de la gente", ha resaltado.

Ada Colau ha llamado a los ciudadanos a ver siempre la parte positiva para evitar ser vencidos y derivar al abismo. Según ha dicho, en esta "represión" que atraviesa el país hay que ver la debilidad de un Gobierno que "ha perdido sus argumentos" y recurre por ello al lenguaje de la amenaza y el miedo. "No podemos permitirnos el lujo de deprimirnos", ha incidido esta activista, quien opina que sólo unidos se podrá hacer frente al Ejecutivo y dar la vuelta a la situación.

Colau ha indicado por otra parte que sigue adelante su demanda contra la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que la acusó de haber apoyado a Bildu, Sortu y otros grupos "proetarras" y de emprender una "estrategia política radical" a partir del movimiento antidesahucios y el uso del escrache. Al respecto, ha informado que Cifuentes tendrá que responder ante el juez el próximo mes de abril.