Publicado: 04.02.2014 10:32 |Actualizado: 04.02.2014 10:32

El alcalde de Lleida, "convencido" de que no habrá escisión en el PSC

Àngel Ros, que "nunca" se ha planteado dejar el partido de los socialistas catalanes, insiste en que la consulta es "imprescindible" pero debe ser "legal y acordada". Como Susana Díaz, emplaza a Mas y a Rajoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Espero, deseo y estoy convencido de que no se va a producir ninguna escisión en el PSC". Con estas palabras se ha expresado este martes el alcalde de Lleida, el socialista Àngel Ros, sobre el futuro de su partido. Él renunció a su escaño en el Parlament de Catalunya para no romper la disciplina de grupo, cuya dirección está en manos de Pere Navarro, por no estar de acuerdo con el 'no' que había impuesto en la votación del 16 de enero en la que se aprobó pedir al Congreso la transferencia de la competencia para convocar referendos.

Otros tres diputados (Joan Ignasi Elena, Marina Geli y Nuria Ventura) no se marcharon y votaron a favor de la iniciativa, lo que ha provocado todo tipo de especulaciones sobre la unidad del PSC. No obstante Ros ha asegurado hoy que el partido no se romperá. En un desayuno informativo en Madrid, el regidor de Lleida ha considerado que no debe haber escisión "por el bien de Catalunya".

Los socialistas catalanes han conseguido, en su opinión, "gestionar durante años la pluralidad de visiones" sobre la sociedad catalana y acerca de la relación con España. Por eso cree que es el PSC el que "ha ayudado al progreso de Catalunya". "Por responsabilidad no se va a producir una escisión de los socialistas catalanes", ha insistido.

Él, desde luego, "nunca" se ha planteado dejar el PSC y está convencido de que en las próximas elecciones volverá a ser el candidato de los socialistas catalanes a la Alcaldía de Lleida. Sin embargo, ha reconocido que se sentiría "más cómodo" si "se resolvieran las diferencias con el PSOE" y si sobre los diputados díscolos "no hubiera una amenaza de sanción".

Ros ha insistido, en todo caso, en defender su postura sobre el referendo soberanista, que es bien distinto al que reivindica su partido hermano en España, el PSOE. La consulta es, a su juicio, "imprescindible" para encauzar el debate que existe en Catalunya. "En situaciones de crisis de la democracia tiene que haber momentos en los que la ciudadanía pueda hablar", ha asegurado.

Respecto el debate sobre la cesión del censo municipal a la comunidad autónoma para la celebración de esa consulta, ha defendido que "la lógica es guardar y hacer guardar las leyes". Por ello, ha asegurado que entregará el censo "si hay ley que lo ampara", pese a que ha reconocido haber recibido ya cartas de ciudadanos pidiendo que no entregara sus datos para un referéndum independentista. 

El alcalde de Lleida se ha mostrado de acuerdo con la vía que le propuso ayer la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, al president de la Generalitat, Artur Mas, en el sentido de impulsar la reforma del Senado y de promover una modificación de la Constitución en clave federal. No obstante, ha recordado cuáles son los detalles que le diferencian del PSOE, y así ha pedido al partido que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba que reconozca el derecho a decidir y la plurinacionalidad del Estado.

Como Díaz, Ros ha considerado que el principal problema para el futuro de Catalunya es la "falta de diálogo" entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y Artur Mas.