Público
Público

La apuesta alemana que da algo de esperanza a los socialistas europeos

Los socialdemócratas de los 27 avalan a Martin Schulz, actual presidente de la Eurocámara y crítico con las políticas de Merkel, para presidir la UE. Esperan que sus ideas puedan tener peso en la posible coalición de

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Lleva 23 años en el Parlamento Europeo y ha sido durante 13 presidente del Partido Socialista Europeo. Además, tiene una personalidad y una proyección que son imbatibles por cualquier otro socialista'. Con estas palabras, el actual portavoz del PSOE en la Eurocámara, Juan Fernando López Aguilar, explicaba por qué su partido, al igual que tienen previsto hacerlo las formaciones socialdemócratas de Europa, avaló durante la reunión de la Ejecutiva federal del pasado lunes al actual presidente de la cámara de Estrasburgo, a Martin Schulz, para ser el próximo máximo mandatario de la Unión Europea.

Todos los partidos socialistas de la unión llevarán, por primera vez, a un único candidato común a las elecciones que tendrán lugar en la primavera del próximo año. Y si no hay ninguna sorpresa de aquí al 28 de febrero, día en el que el Partido Socialista Europeo tiene previsto ratificar su candidatura en un Congreso, será él. Un alemán, cuya formación política, el SPD, se encuentra en plenas negociaciones de un más que probable pacto con la bestia negra de los países del sur de Europa, la canciller alemana Angela Merkel, que arrasó en las pasadas elecciones presidenciales pero que no obtuvo la mayoría absoluta.

Un futuro compañero de la reina de la austeridad que asfixia a los Estados que más han sufrido la crisis económica, y del que en cambio los socialistas europeos esperan un profundo giro, un completo cambio de rumbo. 'La UE está abocada al desastre si no cambia la política económica europea', reconoce López Aguilar, que no ve a otra persona más idónea que a Schulz para llevar a buen puerto ese objetivo.

Y es que si por algo ha destacado el actual presidente del Parlamento Europeo es por su oposición a las políticas de Merkel. Poco después de que esta ganara las elecciones del pasado mes de septiempre, Schulz volvía a dejar de manifiesto estas discrepancias en una entrevista en Der Spiegel, en la que pedía a su partido que pusiera encima de la mesa unas condiciones claras antes de formar cualquier coalición con la CDU, que debían pasar por un cambio en la política de ahorro para facilitar el crecimiento de la zona euro.

Él mismo puede ser parte de esa negociación, según han apuntado desde entonces distintas informaciones. Así, el SPD apoyaría la investidura de Merkel si el partido conservador de la canciller facilita que Schulz sea el próximo presidente de la Comisión Europea, lo que también contaría con el beneplácito de la otra gran potencia de la UE, Francia, y de su presidente, el también socialista François Hollande. Además, que la máxima mandataria alemana acepte al actual presidente de la Eurocámara se ha hecho más factible desde que ella misma se mostrara más flexible con las políticas de austeridad.

En todo caso, Schulz deberá ser refrendado por los europarlamentarios que salgan de las urnas en las elecciones de la próxima primavera tal y como establece el Tratado de Lisboa, y por lo tanto sería necesaria una mayoría socialdemócrata. Él, que proviene del municipalismo -fue alcalde de su ciudad, Hehlrath- lleva 19 años como representante en las instituciones europeas, y aspira a ser el máximo mandatario de la Unión cuando la política comunitaria atraviesa por uno de sus momentos más difíciles. Es, además, la única esperanza que le queda a la socialdemocracia del continente que sigue sin levantar cabeza desde el estallido de la crisis a pesar del triunfo de Hollande, cuya popularidad ha caído en picado en los últimos meses.