Público
Público

Arenas infla la deuda de la Junta y augura la «ruina»

Hacienda alerta del impacto inmediato del ataque // Griñán: «Es una locura»

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

O él o la “ruina”. En esos términos sitúa Javier Arenas, presidente del PP andaluz, las elecciones del 25-M. En Onda Cero, afirmó que un Gobierno de PSOE-IU (opción posible si el PP no logra la mayoría absoluta) supondría la “ruina”. Es una palabra dura. Pero Arenas lleva días apostando fuerte.

El martes lanzó por Twitter que la Junta está en “suspensión de pagos”. Y ayer dijo que la deuda a finales de 2012 estará en 25.000 millones. Esta cifra ya la mencionó en el pleno del miércoles, pero sin ponerle fecha. Ayer precisó que se trata de la deuda con la que la Junta cerrará 2012. Y dijo tener “datos” probatorios. Los ofreció en rueda de prensa Rafael Carmona, su coordinador de Economía, que hizo sus cálculos mezclando a conveniencia previsiones realizadas en verano y deudas aplazadas. Carmona cuestionó el dato de deuda ofrecido por el presidente José Antonio Griñán: 14.331 millones en el tercer trimestre de 2011, cifra publicada en el Boletín de Estado de Deuda del Banco de España. El dirigente del PP-A distribuyó un cuadro de endeudamiento presentado por la Junta en el Consejo de Política Fiscal y Financiera de julio que pronosticaba una deuda de 17.690 millones al cierre de 2011 y 20.911 al de 2012.

Es llamativo, dijo, el “desfase” entre los 14.331 millones que dijo Griñán y los 17.690 que previó la Junta. Más tarde Griñán respondió desde Jaén: “Es sorprendente que se confunda lo que ha de ser con lo que es, las previsiones con las realidades, la deuda con la caja, la tesorería con el endeudamiento. Es una locura. No les cuesta nada mirar en el Banco de España la deuda emitida por la Junta y comprobar que es tres veces menor que la de Valencia o Catalunya”.

Carmona, en su cálculo, sumó 4.890 millones que Andalucía debe al Estado por los anticipos para su financiación de 2008 y 2009. “Ese dinero no se le puede olvidar a Griñán”, dijo. Tampoco puede olvidar Carmona que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció un aplazamiento de hasta diez años en el pago de la deuda autonómica. O que el miércoles el propio Montoro tiene previsto reunirse con los consejeros andaluces de Hacienda y Economía para tratar, entre otros, el asunto de la reclamación de la Junta al Estado de 1.379 millones por los anticipos pendientes.

Carmona sumó la llamada Cuenta 490, partidas pendientes de aplicación en el presupuesto y que al cierre de 2010 ascendían a 1.800 millones. Es decir, un total que supera los 25.000 millones. Y ello, dijo Carmona, sin contar la deuda “que no ha aflorado”.

Desde la Consejería de Hacienda denuncian una “manipulación”. “Mezclan una previsión que no se ha cumplido porque no hemos podido emitir más deuda con un dinero que no hay que devolver ahora”, señalaron. La consejera del ramo, Carmen Martínez Aguayo, advirtió de que “importantes operaciones financieras pueden verse afectadas” por las afirmaciones del PP.

En el Gobierno andaluz cunde la impresión de que los ataques son una estrategia de Arenas a la que se prestó la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría –cuando expreso ”preocupación” por la solvencia andaluza– y a la que cada día se suman nuevas voces del PP. Ayer fue Esteban González Pons, que habló de “Andalucía arruinada” y de “agujero” contable. No sólo la Junta y el PSOE, también IU, el PA y los máximos dirigentes de UGT y la patronal CEA han reprochado al PP estos ataques.

Baile de porcentajes

Si la respuesta de la Junta sobre la deuda fue coordinada y basada en datos oficiales, más confuso fue su discurso sobre el déficit. Griñán dijo el miércoles que “seguramente” superará el 1,4% (el límite está en el 1,3%), pero que se quedará por debajo de la media. Ayer Martínez Aguayo, en Onda Cero, dijo, apoyándose en un estudio del Observatorio Fiscal y Financiero: “Estaremos en el entorno de la media, la media estará en el entorno del 3%, calculo yo”.

Antonio Sanz, secretario general del PP-A, pidió a Griñán que “retire” su candidatura a la presidencia por “mentir” sobre el déficit. Hacienda puntualizó en un comunicado que “no se conocen las cifras oficiales de déficit” y acusó al PP de “manipulación”.