Publicado: 01.09.2015 22:45 |Actualizado: 02.09.2015 10:54

Artur Mas acusa al PP de "cargarse el Estado de derecho"

El president califica de "esperpéntica" la propuesta de los conservadores de reformar el Constitucional y asegura que "recuerda a las reacciones de los años 30"

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:
El president de la Generalitat, Artur Mas. - EFE

El president de la Generalitat, Artur Mas. - EFE

GIRONA. - El president de la Generalitat, Artur Mas, ha acusado al Partido Popular de "cargarse el Estado de derecho" con la propuesta de reforma del Tribunal Constitucional (TC) para que pueda suspender a funcionarios y gobernantes que incumplan sus sentencias, entre los que estaría como principal afectado el propio jefe del Govern catalán. 

En un acto en Girona, Mas ha asegurado que es "esperpéntico" que el PP aproveche su mayoría absoluta para atribuir al TC funciones que, según él, no le tocan. Ha añadido que la propuesta del PP "recuerda a las reacciones de los años 30 y a la música de la inquisición. No es ni Estado de derecho ni calidad democrática, es alarmante".

El presidente catalán ha expresado su deseo de que "esto ayude a muchos a abrir los ojos, si es que queda alguien que no los tenga abiertos" y ha añadido: "Con todo lo que se ha luchado para abrir España al mundo, todo esto se va a pique".



Mas: "Lo peor que ha dicho Felipe González  no es que nos acuse de nazis; es que diga que votemos lo que votemos los catalanes todo seguirá igual. Es muy grave"

Durante su intervención, Mas también se ha referido a la carta que el expresidente del Gobierno español Felipe González publicó el pasado domingo en el diario El País dirigida a los catalanes. "Lo peor que ha dicho Felipe no es que nos acuse de nazis; es que diga que votemos lo que votemos los catalanes todo seguirá igual. Esto es muy grave. Es de una gravedad democrática brutal porque dice que las elecciones no servirán para nada", ha subrayado. "No lo dice Aznar, al que le han faltado minutos para aplaudir: lo dice Felipe González", ha recalcado.

Mas ha defendido que Catalunya ha "colaborado y ha ayudado siempre" al Estado español y ahora éste le quita el "autogobierno", por lo que con las elecciones del 27 de septiembre, Catalunya tiene una "gran oportunidad" para "cambiar de esquema", aunque necesitarán "mucha fuerza y todas las razones democráticas".

Sobre las elecciones, ha insistido en que el 27-S "se contará cuántos diputados hay en el Sí y cuantos en el No", porque "todo el mundo sabe que son elecciones en la forma y un plebiscito en el fondo". "Es evidente que en el Sí y en el No hay matices. Pero el 27-S se contarán los diputados del Sí y los del No", ha insistido.

Rechazo generalizado a la propuesta del PP

El Gobierno de Mariano Rajoy ha previsto que la propuesta de reforma del TC se tramite de urgencia una vez pasado el 27-S y antes de que se acabe la legislatura. De momento, el PP, que está solo con esta iniciativa, se ha encontrado con el rechazo de todas las formaciones políticas.

El PSOE reprocha al Ejecutivo de Rajoy que
trate de "imponer" su "pensamiento único al país"

Para el gobierno catalán, la iniciativa es "inconstitucional y electoralista", según ha declarado la portavoz de la Generalitat, Neus Munté. Por el contrario, el Ejecutivo de Rajoy la ha defendido por considerar, según la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que "fortalece" el marco constitucional y garantiza la tutela judicial efectiva en el caso de las sentencias del TC.

Uno de los encargados de presentar la iniciativa en el Congreso ha sido el xenófobo Xavier García Albiol, candidato del PP a la Presidencia de la Generalitat, quien ha asegurado que la reforma es un mensaje muy claro a quienes quieren "saltarse las reglas del juego" y "romper Catalunya del resto de España", para que sepan que "la broma se ha terminado". "Catalunya no es ninguna broma; lo que estamos haciendo no es ninguna broma, sino una voluntad de democracia", le ha respondido Neus Munté. 

Albiol ha pedido el apoyo de todos los grupos a la iniciativa, pero especialmente se lo ha reclamado a dos partidos: el PSOE y Unió. Sin embargo, el dirigente del PSOE Patxi López ha dejado clara la oposición de su formación al calificar la propuesta de "innecesaria y electoralista" y reprochar al PP su "irresponsabilidad y deslealtad" por querer aprobarla sin consenso y tratar de "imponer" su "pensamiento único al país".

"Catalunya no es ninguna broma; lo que estamos haciendo no es ninguna broma, sino una voluntad de democracia", ha respondido la Generalitat a Albiol

Y con la misma dureza, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha calificado la proposición de ley de "sectaria, oportunista y electoralista", además de sugerir que con ella sólo se pretende apoyar la campaña de Albiol.

Por su parte, Josep Antoni Duran Lleida, líder de Unió, se ha mostrado convencido de que esta "reforma exprés" planteada por el PP "no resolverá nada" y es "poco inteligente". De igual modo, Oriol Junqueras, presidente de ERC , ha criticado que el Gobierno de Rajoy "utiliza un tribunal político para hacer el trabajo que democráticamente no está legitimado para hacer". 

Para el líder de Podemos, Pablo Iglesias, el PP recurre a las "amenazas" con propuestas como ésta, mientras que el de Ciudadanos, Albert Rivera, cree que el partido de Mariano Rajoy "no tiene credibilidad" con la reformas tras haber hecho la vista gorda ante fallos del TC en Catalunya. Por último, Andrés Herzog, de UPyD, ve la reforma "innecesaria" y posiblemente "inconstitucional" al cambiar la naturaleza jurídica de este órgano, mientras que el PNV la ha considerado un "disparate" y una "chapuza legislativa".