Publicado: 28.10.2015 19:27 |Actualizado: 29.10.2015 13:01

Barcelona en Comú aprueba ir a las generales junto a Podem, ICV y EUiA

El nombre de la candidatura en las papeletas será En Comú Podem- Podem en Comú y la encabezará Xavier Domènech

Publicidad
Media: 4.12
Votos: 25
Comentarios:
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. EFE/Alejandro García

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. EFE/Alejandro García

BARCELONA.- El plenario de Barcelona en Comú ha aprobado por una clara mayoría concurrir a las elecciones generales del 20 de diciembre junto a Podem, ICV y EUiA. La candidatura de confluencia de la izquierda tendrá por nombre En Comú Podem- Podem en Comú y está encabezada por el historiador Xavier Domènech.

En los próximos días, las otras tres formaciones ratificarán un acuerdo que conlleva que la número dos de la lista sea la enfermera y activista contra la corrupción en la Sanidad, Marta Sibina. El número tres recaerá presumiblemente en ICV, mientras que en el cuarto puesto estará Lucía Martín, integrante de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). El quinto lugar será para un miembro de Podem. El resultado exacto ha sido de 221 votos a favor del acuerdo (71%), 50 en contra (16%) y 40 abstenciones (13%).



En declaraciones a los medios al terminar el acto, Domènech ha dicho que estaba "muy contento", no por ser candidato, sino porque esta candidatura "puede contribuir a impulsar el proceso de cambio político y social tanto en Catalunya como en el resto de pueblos de España". También ha destacado que así pondrá "por primera vez a debate en las generales el derecho a decidir de Cantaunya". No ha querido confirmar si la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, cerrará la lista electoral pero ha reconocido que "su espíritu ha estado presente en la decisión que se ha tomado". Será, por tanto, una candidatura de obediencia estrictamente catalana y su objetivo es tener un grupo propio en el Congreso.

Será una candidatura de obediencia estrictamente catalana y su objetivo es tener grupo en el Congreso

La formación concretó su apuesta el domingo, en un acto abierto a la ciudadanía en la Estació del Nord en el que intervinieron, entre otros, Colau, Domènech, Sibina y Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde de la capital catalana.

Colau lo aprovechó para verbalizar las diferencias “sobre todo de estilo” con Podemos, pero instó al partido de Pablo Iglesias a “ser valiente” para “empujar juntas con todas nuestra fuerzas” para acabar con el régimen del 78. La alcaldesa manifestó que Podemos es el “mejor aliado” para conseguir el cambio en las generales y para “defender el municipalismo y avanzar hacia una república catalana soberana, fraterna, solidaria y sin fronteras”. El nuevo proyecto político plantea tener una relación de igual a igual con Podemos -de aquí la intención de constituirse en un grupo parlamentario propio- y apostaría por articular conjuntamente con la formación de Iglesias los “puntos en común”. Piensan además, que podrían entenderse con sectores de ERC y buscan la forma de acercarse a la CUP, que no se presenta a las elecciones generales.

Diferencias con Catalunya Sí Que es Pot

El movimiento que obtuvo la victoria en las elecciones municipales del 24 de mayo renunció a participar en los comicios catalanes del 27 de septiembre. El núcleo duro de Barcelona en Comú ─el que se articuló alrededor de Colau en Guanyem─ no participó en ningún acto de campaña de Catalunya Sí Que es Pot (CSQP) e incluso la edil Gala Pin anunció su voto por la CUP. El peso de los dirigentes estatales de Podemos ─fundamentalmente Iglesias e Iñigo Errejón─ fue enorme en la campaña del 27-S, hasta el punto que sus intervenciones eclipsaron totalmente al cabeza de lista, Lluís Rabell, y provocaron críticas tanto de ICV y EUiA tras el batacazo electoral.

Tras esta experiencia de confluencia, el paso al frente dado por Barcelona en Comú al intentar articular una candidatura para las generales se hace marcando diferencias con Podemos y dejando claro que si el proyecto tira adelante se dirigirá estrictamente desde Catalunya. Además, el 20-D ofrece un escenario distinto al 27-S, ya que la cuestión territorial catalana no será un elemento tan omnipresente como durante la campaña para los comicios autonómicos. Además, la CUP no concurrirá a las generales y casi con toda probabilidad ERC y CDC lo harán esta vez con listas separadas, sin repetir el experimento de Junts pel Sí, lo que puede abrir una disputa por el voto soberanista de izquierdas entre los republicanos y el proyecto articulador alrededor de Barcelona en Comú.

Para encabezar la candidatura, los nombres propuestos por Barcelona en Comú son Xavier Domènech y Marta Sibina, ambos de la máxima confianza de Colau. Domènech es historiador, miembro de la ejecutiva de Barcelona en Comú y comisionado de Estudios Estratégicos y Programas de Memoria del Ayuntamiento de Barcelona. En sus textos, Domènech ha subrayado que cualquier partido que apueste por obtener la hegemonía en Catalunya debe apostar por el catalanismo y el domingo, por ejemplo, afirmó que “la construcción y la libertad nacional es inseparable de la construcción y la libertad social”. El historiador también tiene una buena relación personal con Pablo Iglesias e Iñigo Errejón.