Público
Público

Cacerolada en Génova Cientos de personas exigen la "disolución del PP" con una cacerolada en su sede

Una convocatoria espontánea difundida por la redes ha llevado hasta la sede de Génova la indignación ciudadana por los innumerables casos de corrupción del partido en el Gobierno 

Publicidad
Media: 4.59
Votos: 29
Comentarios:

Cientos de manifestantes protestan frente a la sede del PP contra la corrupción del partido.- JAIRO VARGAS

"Que se disuelvan y entreguen las armas". No se trata de un comunicado del Gobierno dirigido ETA, sino del lema de la manifestación que, sin duda, ha retumbado en los despachos de Génova 13, la sede del PP, donde se han congregado cientos de personas en una ensordecedora cacerolada que expresaba el hartazgo ciudadano con los innumerables casos de corrupción del partido que gobierna el país.

La cita surgió ayer a través de las redes sociales, sin ningún convocante, después de que la Operación Lezo, que investiga la malversación de fondos del Canal de Isabel Segunda, llevara a la cárcel al expresidente de la Comundiad de Madrid, Ignacio González, y a su círculo más próximo, desencadenando también la tercera dimisión de su mentora, Esperanza Aguirre. La protesta ni siquiera estaba comunicada a la Delegación del Gobierno, pero la difusión de la convocatoria por las cuentas de partidos como Podemos o Izquierda Unida y plataformas como la Coordinadora 25-S han conseguido llevar a las puertas de la sede, también construida con dinero B, a un nutrido grupo de personas que ha pedido la dimisión de Rajoy por dirigir un partido de "corruptos y ladrones".

Un manifestante protesta frente a la sede del PP.- JAIRO VARGAS

Alrededor de las 20.00 horas, las aceras de la calle Génova eran intransitables. Un enorme dispositivo policial impedía a los manifestantes avanzar, y han permanecido así hasta ya entrada la noche, cuando un grupo de unas cien personas cortó la carretera interrumpiendo el tráfico en un carril. Los gritos de "dimisión", "ladrones" o "mafia" se han repetido durante las más de dos horas que han aguantado los congregados, entre los que se encontraban diputados nacionales de Podemos y las confluencias, diputados de Podemos en la Asamblea de Madrid o representantes de Izquierda Unida. 

También ha asistido el humorista Facu Díaz, quizás porque el lema de la manifestación se parece mucho al sketch que le llevó ante la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo. "Es muy curioso manifestarse contra el mismo partido que pidió para mí una pena de prisión por bromear con su disolución porque no les quedaba gente sin imputar para sus lista electorales. Es una especie de justicia poética", ha afirmado el cómico a Público, antes de decir "a los liberales que llevan décadas viviendo de lo público, que lo público funcionaría mucho mejor si no se dedicaran a saquear el dinero de los contribuyentes para luego decir que lo público no funciona". Se refería a González con el Canal de Isabel Segunda, pero también a Granados con los colegios y a tantos.

La policía intenta evitar que la manifestación avance por la calle Génova.- JAIRO VARGAS

"La corrupción del PP lleva siendo motivo para salir a protestar desde hace mucho, pero el problema es que va en aumento. Ya no es ya corrupción, sino una trama mafiosa, con actitudes y forma mafiosas. Sólo hay que ver los últimos mensajes de Ignacio González donde decía que le pegaría tres tiros a un juez", ha dicho Sol Sánchez, coportavoz de IU Madrid y exdiputada en el Congreso. "Esto no se puede consentir en un país democrático, por eso llamo a la gente a tomar las calles y volver a la protestas", ha añadido.

Pablo Padilla, diputado de Podemos en la asamblea de Madrid, también se ha dejado ver entre la multitud no sólo para protestar contra la corrupción, sino también contra el amparo y protección que los corruptos reciben del Estado. "No son sólo los SMS entre Ignacio y los responsables de la Justicia del país, o cuando el anterior ministro del Interior recibió en su despacho a Rodrigo Rato para darle un trato preferente ante la Justicia. Se está destapando un sistema de gobierno basado en la corrupción que involucra al PP con grandes empresarios que durante la crisis han multiplicado sus fortunas mientras nos decían que había que apretarse el cinturón. Ese sistema es el que llevamos años denunciando, ahora en las instituciones y antes desde las calles. Esto es sólo una muestra más del hartazgo de la ciudadanía", ha afirmado el diputado.

Pero no sólo había cargos públicos en la protesta. Marisa, de 66 años, llegó pronto con una sartén y un cazo. "Hay que salir a protestar, por lo menos que nos oigan y les moleste", afirma. Aunque afirma que ya está cansada de tanto protestar contra lo mismo aunque le pongan diferentes nombres. "He protestado contra la Gürtel, contra la Púnica, contra los papeles de Bárcenas... ya no me acuerdo ni del nombre de esta", reconoce. Pero sí recuerda de dónde han robado esta vez. "Es intolerable. No se puede robar en la empresa del agua de los madrileños. Como no han podido privatizar el Canal después de tanto tiempo han querido arruinarlo", lamenta. Lo mismo opina Javi, un madrileño joven que se dedica al mundo del espectáculo. "Es una piedra más al saco de la corrupción. Creo que ese es el mayor problema del país. No sólo el dinero que se llevan sino la cultura del pelotazo. Y lo que es peor, que los votantes del PP parecen no darse por aludidos", ha explicado.