Publicado: 20.10.2015 20:15 |Actualizado: 20.10.2015 23:30

La Campaña No al TTIP carga contra Rajoy por el premio a Juncker, "líder europeo desleal" que "convirtió a Luxemburgo en paraíso fiscal"

La iniciativa cree que el presidente comete un acto de "traición" al Estado español al entregar el gallardón al presidente de la Comisión, "una persona que sirve y representa de manera manifiesta los intereses de las transnacionales y el poder financiero"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El candidato del PPE a la Presidencia de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, momentos antes de intervenir en un desayuno informativo.

El candidato del PPE a la Presidencia de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, momentos antes de intervenir en un desayuno informativo.

MADRID.-El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, recibe este miércoles el premio Nueva Economía Fórum 2015, en el teatro de la Zarzuela. De hecho, será el propio Mariano Rajoy quien le haga entrega del galardón, en un acto que coincide con la presencia de la plana mayor de los conservadores europeos en Madrid.

El presidente del Gobierno intenta por todos los medios que Bruselas no le de un nuevo tirón de orejas por el incumplimiento del déficit, y aprovecha para dejarse arropar por los dirigentes conservadores, en un momento en que el Partido Popular español se encuentra en una situación particularmente difícil. 

Sin embargo, hay quienes no olvidan la gestión de Juncker como primer ministro de Luxemburgo -cuando tuvo que dimitir por su presunta vinculación con un escándalo de espionaje-, o sus pactos con grandes multinacionales para permitirles practicar la elusión fiscal "en otros países de la Unión Europea, convirtiendo a Luxemburgo en un paraíso fiscal". Así lo denuncia la Campaña No al TTIP en Madrid, integrada por cientos de organizaciones civiles, en un comunicado remitido este martes en el que expresan su rechazo a la entrega de este galardón a Juncker, un dirigente "empeñado en que firmemos tratados como el TTIP, CETA y TiSA, cuyo objetivo es favorecer a las grandes multinacionales en detrimento de nuestros derechos sociales y políticos". Y consideran que el hecho de que Rajoy le entregue el premio supone un acto de "traición" al Estado español.

Bajo estas líneas, el comunicado de la Campaña contra el tratado de libre comercio UE-EEUU, reproducido de forma textual.

 Jean-Claude Juncker, siendo primer ministro del Gobierno luxemburgués, pactó con grandes transnacionales una forma de elusión fiscal en otros países de la Unión Europea, convirtiendo a Luxemburgo en un paraíso fiscal. Un paraíso que permitió que multinacionales de la talla de Amazon, Procter&Gamble, AIG, Ikea o FedEx, reduzcan sus impuestos hasta niveles insignificantes en los países de la UE en los que generan sus ventas y beneficios, y donde deberían haber tributado.

Ahora como presidente de la Comisión Europea, además de seguir manteniendo políticas de austeridad que están ahogando a la ciudadanía de toda Europa, está empeñado en que firmemos tratados como el TTIP, CETA y TiSA cuyo objetivo es favorecer a las grandes multinacionales en detrimento de nuestros derechos sociales y políticos.



Las organizaciones que formamos parte de las campañas del No al TTIP, que estamos defendiendo la soberanía del pueblo español, ante el ataque a los derechos laborales, sociales y medioambientales que suponen los Tratados de Libre Comercio e Inversión, queremos manifestar nuestra indignación ante la concesión de este premio a una persona que sirve y representa de manera manifiesta los intereses de las transnacionales y el poder financiero en detrimento de los derechos humanos de los pueblos europeos y la capacidad de los Estados en la provisión de sus funciones sociales y redistributivas.

Ponemos en evidencia también la traición que supone al Estado español, el hecho de que el presidente del gobierno, el señor Rajoy, entregue un premio a una persona que con sus acciones como primer ministro de Luxemburgo actuó claramente en contra de los intereses económicos del Estado español".