Público
Público

ExclusivaLas cloacas de Interior

El caso de La Camarga Sánchez-Camacho prestó falso testimonio sobre su grabación con la ex de Jordi Pujol Jr

La presidenta del PP de Catalunya declaró ante la jueza que ella firmó el pago de la comida en el restaurante La Camarga, pero en el audio de la grabación se escucha cómo el detective que puso el florero con el micrófono adelantó dinero más que suficiente para hacerse cargo de la cuenta. El comisario Villarejo también habló de ello por teléfono con Victoria Álvarez.

Publicidad
Media: 4.23
Votos: 30
Comentarios:
Alicia Sánchez-Camacho, durante su declaración ante el Parlament de Catalunya sobre la grabación de La Camarga. / EFE

Alicia Sánchez-Camacho, durante su declaración ante el Parlament de Catalunya sobre la grabación de La Camarga. / EFE

Es la "excelentísima" primera secretaria de la Mesa del Congreso de los Diputados. Pero no reparó en presentar denuncia falsa, ni en mentir ante el Parlament de Catalunya ni en prestar falso testimonio ante la Justicia. Se llama Alicia Sánchez-Camacho y es, desde hace muchos años, la presidenta del PP en Catalunya.

Ella misma reconoció (años después) que la difusión del contenido de la grabación del restaurante La Camarga –en la que Vicky Álvarez le aseguró que los Pujol tienen una fortuna en Andorra– "inicia la imputación de Jordi Pujol Ferrusola" y el caso judicial contra la familia del expresident de la Generalitat. Pero siempre negó que hubiera participado en ese tinglado, concebido para poner en marcha la hoy llamada Operación Cataluña contra los partidos y políticos soberanistas catalanes.

Y no sólo lo negó en declaraciones a la opinión pública, sino también ante la comisión de investigación del Parlament de Catalunya e incluso en declaración judicial, con obligación de decir la verdad, ante la jueza Elisabeth Castelló.

Pero, según ha podido comprobar Público tras una larga investigación, Sánchez-Camacho mintió una y otra vez sobre ese tema y, por tanto, prestó falso testimonio. Como se puede verificar con las grabaciones que estamos publicando.

Hoy empezaremos con el audio de la propia cinta original de La Camarga, pero no de la conversación entre las dos comensales, sino desde el mismísimo principio: cuando el empleado de Método3 Alejandro Borreguero llega al restaurante (el 7 de julio de 2010) con un centro de flores en el que está el micrófono y queda claro que la agencia de detectives ha sido encargada de grabar la conversación por la propia Sánchez-Camacho:

"Sí, sí, hice la reserva por teléfono y luego vine aquí para confirmar el reservado que tenían…"

Alejandro Borreguero: Hola!

Mujer: Hola, ¿qué hay?

AB: A ver, hoy a las 2 hay una reserva para la señora Camacho… un reservado.

Hombre: ¿Ella con quién viene?

AB: Bueno… Hicimos la reserva sólo a nombre de la señora Camacho…

M: Espere un momento…

H: De la señora Camacho no hay…

M: A ver, un momento… ¿Llamó a La Provenza? Porque a lo mejor está…

AB: No, no. Estuve ayer aquí, hablando con un…

M: ¿Ayer estuviste aquí hablando con…?

AB: Sí, sí, hice la reserva por teléfono y luego vine aquí para confirmar el reservado que tenían…

M: ¿Cuál era el reservado?

AB: Me dijo que no sabía si éste o el otro, según el grupo de gente que le viniera…

M: Vienen del… [alguien dice: "¿Qué tal lo del finde?"] …viene del lunes, 15.

AB: ¿Le dice quién, entonces?

H: No… si viene ella. ¿Porque ella viene, no? Pues lo hablamos y sabemos dónde va. [Ininteligible]

M: O sea, ¿se lo escribieron durante el suyo…?

AB: No. Y hablamos por teléfono y se hizo la reserva, y yo vine a la media hora u hora a comprobar que estaba hecha y a verificar cómo era el reservado.

M: Pero ¿no le dijeron si iba a nombre del señor…?

AB: No, yo directamente, le dije: "La señora Sánchez tiene una reserva", y me dijo…

M: ¿Señora Sánchez?

AB: Sí.

M: Ay, vale, sí, muy bien…

No cabe duda: el enviado de la agencia de detectives viene con un encargo directo de una de las dos comensales: Sánchez-Camacho, cuyo apellido compuesto provoca un absurdo malentendido inicial. Y, por si no estaba bien claro, acuerdan que Método3 se hará cargo de la cuenta:

"Si intentan pagar, yo me haré cargo. Le dicen que los que han reservado van a hacer el pago de la mesa".

AB: Exacto, Sánchez-Camacho.

M: Vale, vale, sí…

AB: Vale, pues.

M: ¿Esto va en su centro…? [refiriéndose al centro de flores donde está el micrófono]

AB: Si puede ser, sí, OK. Nos haría un favor…

M: Sí, sí.

AB: Y quiero que se le diga que cuando… No sé si intentarán pagar… Si intentan pagar, yo me haré cargo. O sea, le dicen que las personas que han reservado van a hacer el pago de la mesa. Y… bueno, si quieren que deje algo de señal…

M: No… una tarjeta para saber dónde tenemos que… o…

AB: Les dejo mi teléfono o lo que sea…

M: Sí…

AB: A ver, yo en principio puedo dejar si quieren más o menos hoy una cantidad y si sobra… pues vengo luego a recogerlo. Igualmente, yo he de venir a recoger esto… He de volver.

M: Como quiera. Más que nada porque yo en el ordenador lo tengo que dar de baja con algún nombre… Si quiere hacer eso.

AB: Sí… No sé si con esto llegará… Si falta… son dos personas…

M: Como mucho, mucho, esto. Como mucho. ¿Vale?

AB: Supongo que sobre las tres y media terminarán y entonces yo vengo a recoger esto y hago lo que haga falta…

Es evidente, pues, que la agencia de detectives no sólo coloca el centro de flores con micrófono por encargo de la cliente, sino que incluso se hace cargo de la factura... ¡y la paga por adelantado!

Sin embargo, cuando el contenido de la conversación sale a la luz –con una importantísima omisión de la que hablaremos más adelante–, la líder del Partido Popular catalán interpone una denuncia contra Método3 por grabación ilegal e intromisión al derecho al honor, y luego acude a declarar ante la jueza con perfecto conocimiento de que está obligada a decir la verdad:

"Viene usted en la condición de denunciante, testigo, víctima, perjudicada…"

Fiscal Emilio Sánchez Ulled: Señora Sánchez-Camacho, ¿verdad?

Alicia Sánchez-Camacho: Sí, sí, Señoría.

Fiscal: Viene usted en la condición de denunciante, testigo, víctima, perjudicada… ¿de acuerdo? Y, como tal, sabe que tiene la obligación de decir la verdad…

AS-C: Sí.

Eso es. Como se puede observar en este vídeo de su declaración judicial, la dirigente política es plenamente consciente de que debe decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Pero cuenta una historia inverosímil hasta para el fiscal, quien por supuesto ha escuchado la grabación original:

"...4 o 5 restaurantes a los que asisto en comidas de trabajo, firmo y así no tengo que preocuparme de nada"

Fiscal Emilio Sánchez Ulled: ¿Había asistido algunas veces a La Camarga? ¿Alguna vez más?

Alicia Sánchez-Camacho: Sí. Yo había asistido con normalidad antes al restaurante La Provenza… Desde que yo asumí la Presidencia del partido yo no quise tener ni tarjetas VISA ni quise tener ningún dinero en efectivo del partido. Yo lo que quise es que se autorizaran tres o cuatro o cinco restaurantes en los que hubiera cuenta y que fuera directamente mi firma en las reuniones de trabajo la que fuera directamente al gerente. Entonces, entre estos restaurantes estaba La Provenza, al que yo iba antes con carácter mucho más asiduo… Se quemó y entonces por eso fui a La Camarga… El Pasadís d'en Pep, el Santiaguiño… es decir cuatro o cinco restaurantes a los que yo normalmente asisto en comidas de trabajo, firmo y así no tengo que preocuparme de nada más porque se justifican las comidas de trabajo y con quién las he hecho.

Fiscal: Es decir, ¿se puede decir, si así lo he entendido, que hay una especie de cuenta, no?

AS-C: Sí, sí. Yo le explico. Lo que se hace es que el partido abre una cuenta y entonces en esa cuenta a las que asiste la presidenta, se justifica siempre por detrás con quién he comido… Entonces se firma la comida, es una comida de trabajo… Para que no pudiera haber ningún tipo de problema le digo… Porque con anterioridad sí que habían otras fórmulas y yo desde que entré en el partido, que había déficit, pues recuperamos el superávit y yo siempre quise no tener absolutamente nada en relación a efectivo, ni a dinero ni tarjetas… Y por eso sé que están sólo esos cuatro o cinco restaurantes a los que yo siempre iba por asiduidad. Es decir, eran cuatro o cinco y siempre iba a los mismos.

Fiscal: En aquella época no tenía escoltas, ¿no?

Pues sí, sí que tenía, pero no eran problema para que llegase antes un técnico a poner un florero con micrófono en el centro de mesa del reservado contratado por una agencia de detectives que no estaba, precisamente, ocultándose de los escoltas de la presidenta del Partido Popular.

"Como no pago nunca en efectivo, supongo que me pondrían el ticket, yo firmaría y se enviaría al partido"

AS-C: …Es decir, yo hace años que llevo escolta.

Fiscal: Le pregunto lo de las escoltas porque, ¿en el mecanismo, a veces, de cuando hay una comida no entran ellos a revisar la mesa, el local?

AS-C: Sí, con normalidad, deben hacerlo. Yo no sé decirle si lo hicieron o no, pero normalmente lo hacen… Yo, si alguien me comenta... pues si han entrado, son mis escoltas. Que normalmente tienen que ir a entrar por si hay un artefacto, por si hay cualquier cosa, y normalmente lo revisan, claro.

Fiscal: El pago de aquella comida en concreto del 7 de julio de 2010, ¿quién lo realizó?

AS-C: Pues creo que yo, por lo que le digo. No lo he… Le digo lo que recuerdo. Yo, como no pago jamás en efectivo ni con tarjeta de nada, supongo que me pondrían el ticket, yo firmaría y se enviaría al partido para ser cobrado...

Pues va a ser que no, puesto que el pago se había hecho por adelantado... y lo había hecho un hombre que se identificó como "secretario" de Sánchez-Camacho, pese a que ella no tenía más que secretarias... mujeres. Pero no le sorprendió en absoluto que un secretario suyo –como declararon que le habían comunicado los encargados de La Camarga– reservase la mesa, colocase un florero en el centro y pagase por adelantado, en efectivo.

Ciertamente extraño, como subrayaron en su conversación telefónica Vicky Álvarez y el comisario José Manuel Villarejo, uno de los principales organizadores de la brigada política de Interior del mandato del ministro Jorge Fernández Díaz, cuando hablaban de cómo la líder del PP catalán había traicionado a la examante de Jordi Pujol Ferrusola.

Está claro que el hecho de que la comida la pagase, en efectivo y por adelantado, un detective de Método3 es más que sospechoso... muestra claramente que Alicia Sánchez-Camacho mintió a sabiendas en sede judicial. Pero ¿lo hizo también en sede parlamentaria ante la comisión de investigación del Parlament de Catalunya?

Habrá que responder mañana a esa pregunta, porque ya nos hemos alargado demasiado por hoy.

...CONTINUARÁ