Publicado: 24.09.2015 23:25 |Actualizado: 26.09.2015 17:41

Catalunya Sí Que es Pot intenta seducir a exvotantes socialistas en
la recta final de la campaña

Rabell e Iglesias vuelven a plantear a ERC y a la CUP la opción de articular un gobierno de izquierdas tras las elecciones de domingo en detrimento del probable ejecutivo presidido por Mas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias y el cabeza de lista de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell.-Andreu Dalmau (EFE)

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, el cabeza de lista de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell, y el coordinador de ICV, Joan Herrera, posan con unas camisetas donde se lee 'Salvem l'Hospital de Viladecans', tras participar en un acto de campaña celebrado frente a ese centro hospitalario. EFE/ Andreu Dalmau

TARRAGONA.- A falta de poco más de 24 horas para que termine la campaña para las elecciones catalanas de domingo, Catalunya Sí Que es Pot (CSQP) insiste en intentar captar votos en los antiguos caladeros socialistas. Después de pasar por las principales ciudades del área metropolitana de Barcelona -bastión del antiguo poder municipal del PSC-, la candidatura encabezada por Lluís Rabell ha aprovechado el penúltimo día de campaña para lanzar el mismo mensaje desde Tarragona, una de los dos capitales de provincia con un alcalde socialista, en este caso Josep Fèlix Ballesteros. Los máximos dirigentes de Podemos, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón, y el coordinador nacional de ICV, Iñigo Errejón, han coincidido en dirigirse a este target. Rabell, en cambio, ha optado por centrarse en ERC y la CUP, para pedirles que opten por un gobierno dirigido por él y no por Artur Mas, a pesar de que todos los dirigentes de la formación anticapitalista han repetido que no piensan apoyar la reelección del actual president.



Tarragona es la segunda provincia en la que se repartirán más escaños el domingo, con 18, y según todas las encuestas Ciudadanos parte con ventaja para convertirse en la segunda fuerza en la demarcación, sólo por detrás de Junts pel Sí. A CSQP los sondeos le dan dos diputados en un territorio que Joan Herrera ha definido como el “sur del país”, en un sentido que va más allá del estrictamente geográfico. “Estamos en un territorio olvidado”, ha lamentado Herrera, que como Rabell ha asegurado que su candidatura tiene un proyecto para toda Catalunya, no sólo para determinadas zonas.

Poco más de mil personas se han acercado al Palacio de Congresos de Tarragona -que no estaba lleno- para escuchar el mitín. El primero en dirigirse específicamente al antiguo votante socialista ha sido Iñigo Errejón, que ha pedido la movilización de la gente “que duda de su voto” para conseguir que en la Generalitat “se siente una persona que esté al servicio de la gente, como Lluís Rabell”. Joan Herrera le ha cogido el guante para proclamar que el “PSC ya no sirve”. “Si tus valores son los socialistas, no cambies tus valores, cambia de partido y vota a CSQP”, ha añadido. Finalmente, Iglesias ha rematado el mensaje asegurando que “la soberanía significa llevar a cabo políticas socialistas” y estas implican “hacer política pensando en la mayoría, en proteger la sanidad la educación y los servicios públicos” y no “pensando en la bandera como Pedro Sánchez”.

“Ya está bien de tomar a la gente por imbéciles”

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha aprovechado el incidente con las banderas ocurrido este mediodía en el Ayuntamiento de Barcelona para insistir en que ellos respetan “a todas las banderas, pero para nosotros ser patriota es defender a la gente y a la educación, la sanidad y los servicios públicos”. Sobre la guerra de banderas entre PP y ERC, Iglesias ha añadido que “ha tenido que ser la gente que viene de la calle [en referencia a Barcelona en Comú] la que ha tenido que recordar a los políticos profesionales que las instituciones tienen que estar para representar a la gente y solucionar sus problemas y no para hacer campaña”. “Ya está bien de tomar a la gente por imbéciles”, ha proclamado.

“Ha tenido que ser la gente que viene de la calle [en referencia a Barcelona en Comú] la que ha tenido que recordar a los políticos que las instituciones tienen que estar para representar a la gente"

Además de los intentos por captar antiguos votantes socialistas -habituales en toda la campaña-, el mitín también ha servido para intentar desacreditar a Ciudadanos, ahora mismo el favorito para conseguir la segunda posición el domingo, tras Junts pel Sí. Parafraseando a Rajoy, Errejón ha afirmado que “un vaso es un vaso y un plato es un plato”, para añadir que “y una naranja es una gaviota disfrazada”. Rabell también ha atacado a los “naranjitos”, recordando que como convergentes y populares no estaban en la calle defendiendo a la gente de los desahucios.

“Con consejeros de CDC no habrá un proyecto progresista”

Durante toda la campaña, Catalunya Sí Que es Pot ha intentado romper la primacía de la cuestión nacional en el discurso, pero su apuesta por priorizar la cuestión social no ha terminado de funcionar. A pesar de ello, redobla sus esfuerzos para situarse como la “gente trabajadora que se sitúa frente al frente del sí y el no de derechas”, en palabras de Lluís Rabell. Sobre esta cuestión, Iglesias ha lamentado que en el debate protagonizado ayer por Oriol Junqueras y el ministro José Manuel García-Margallo sólo se hablara de “derecho internacional”, pero no de “recortes, corrupción, desigualdad o salud”.

El líder de Podemos ha recordado que su formación es “favorable al derecho a decidir” y apuesta por una “consulta que sea vinculante políticamente” como solución al conflicto. Y ha afirmado que en su proyecto de país “no nos sobra nadie, vote sí o vote no, porque tenemos a un candidato que está dispuesto a gobernar para todos los catalanes”. Tanto Iglesias como Rabell también han tratado de convencer a ERC y a la CUP que opten por dar la presidencia al candidato de CSQP si hay opciones en detrimento de Mas. El líder de Podemos ha subrayado que “incluso si el president no fuera Mas, con consejeros de CDC no habrá un proyecto de gobierno progresista, que combata la corrupción y los recortes”, mientras que Rabell ha señalado que “un gobierno presidido por mi no os hará ninguna marranada, mientras que con Convergencia están garantizadas”.