Publicado: 30.10.2015 09:28 |Actualizado: 30.10.2015 09:28

CDC y ERC concurrirán por separado el 20-D pero con un programa común

Uno de los argumentos de ambas formaciones para justificar la presentación de listas separadas es que el 20-D ya no se puede leer como un "plebiscito" sobre la independencia.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
De izquierda a derecha, el presidente de la Generalitat y candidato numero 4 por "Junts pel Sí", Artur Mas; el cabeza de lista de la formación, Raül Romeva; y el candidato numero 5 y líder de ERC, Oriol Junqueras. EFE/Quique García

De izquierda a derecha, el presidente de la Generalitat y candidato numero 4 por "Junts pel Sí", Artur Mas; el cabeza de lista de la formación, Raül Romeva; y el candidato numero 5 y líder de ERC, Oriol Junqueras. EFE/Quique García

BARCELONA.- CDC y ERC concurrirán a las elecciones generales del 20 de diciembre con listas separadas, aunque con unidad programática, en defensa de la hoja de ruta soberanista que sigan las instituciones catalanas en esta legislatura.

Según fuentes conocedoras de las conversaciones entre convergentes y republicanos, ambas formaciones presentarán este pacto de forma conjunta para escenificar que no se trata de una ruptura de la alianza de Junts pel Sí (JxS), sino de que el escenario del 20D es diferente del de las elecciones catalanas del 27-S.



De hecho, la intención de CDC y ERC es acudir a las Cortes con la idea de defender el rumbo soberanista que impriman desde Catalunya el Govern y el Parlament, sin que ninguna de las dos formaciones se plantee ya implicarse en la gobernabilidad española, en un momento de creciente tensión con el Estado por la apuesta independentista.

Uno de los argumentos que esgrimen las fuentes consultadas para justificar la presentación de listas separadas es que el 20-D ya no se puede leer como un "plebiscito" sobre la independencia. Esta fase ya está superada, interpretan fuentes de CDC y de ERC, porque "el 27-S ya sirvió para visualizar una mayoría independentista en el Parlament".

En este momento lo que está en juego, para ambas formaciones, es conseguir una voz lo más potente y coordinada posible en el Congreso y en el Senado en defensa de los planes que JxS y la CUP han empezado a impulsar, con la propuesta de resolución para declarar desde el Parlament el inicio del proceso hacia la independencia.

De ahí que Convergència y ERC se planteen acordar unos puntos programáticos en común, para reflejar que cierran filas en Madrid en favor del proceso soberanista y para sellar en cierta medida un pacto de no agresión durante la campaña de las generales del 20-D, en plena colisión política con las fuerzas antisoberanistas.

El peligro de Ciudadanos

Inicialmente, desde CDC se había sugerido buscar una fórmula unitaria parecida a la de JxS para el 27-S, al entender que así se concentraría el apoyo a una sola candidatura independentista, que podría ganar con claridad las elecciones generales en Catalunya y constituir un grupo numeroso en el congreso con más de 20 diputados.

Al concurrir por separado, CDC y ERC asumen el riesgo de que una formación al alza como Ciudadanos pueda situarse como la más votada en Catalunya en las generales, si bien confían en que el soberanismo volverá a ser mayoritario en las urnas el próximo 20 de diciembre.

Otra de las fórmulas analizadas consistía en concurrir por separado para el Congreso pero presentar una lista conjunta por Barcelona o Tarragona para el Senado, con el fin de maximizar el número de senadores independentistas por esta circunscripción, pero la fórmula mixta corre el riesgo de "confundir" al electorado, según fuentes conocedoras de las conversaciones entre CDC y ERC.

En ERC, que ya se resistió durante meses a formar una lista conjunta con la CDC de Artur Mas para las elecciones del 27-S, ha habido debate interno al respecto y, el pasado sábado, su Consell Nacional acordó impulsar una "lista transversal, de perfil cívico y progresista", con Joan Tardà como primer nombre del partido, aunque Gabriel Rufián, una de las caras visibles de la entidad Súmate, gana enteros para formar tándem con él al frente de la candidatura.

Rufián y Homs

El perfil de Rufián, independentista republicano que utiliza el castellano como primera lengua, cumpliría con las aspiraciones de ERC de ganar apoyos en el área metropolitana de Barcelona, a costa de formaciones como Podemos o como la CUP, que no se presenta a los comicios del 20-D. Para recabar apoyos a su izquierda, ERC veía conveniente presentarse con una lista propia sin CDC, que la semana pasada vio cómo la Guardia Civil registraba su sede por el caso 3%, algo que incomodó aún más a los republicanos.

Por su parte, el conseller de la Presidencia, Francesc Homs, se perfila como la figura más destacada de Convergència para el 20D, y a juzgar por una encuesta interna del partido sus expectativas de victoria en Cataluña son altas, según las fuentes consultadas. En este contexto, las ternas de las agrupaciones territoriales de CDC para integrarse en las listas electorales se encuentran paralizadas a la espera de que finalice la negociación.

El 6 de noviembre es la fecha límite para presentar las coaliciones electorales, pero según las fuentes consultadas la fórmula que ultiman CDC y ERC probablemente se hará pública con antelación.