Público
Público

Caso Diana Quer El Chicle cumplirá 2 años y medio de cárcel por narcotráfico

El supuesto asesino de Diana Quer pidió que le suspendiera una condena por tráfico de drogas, que ha sido desestimada por la Audiencia Provincial de A Lama. José Enrique Abuín se encuentra en la prisión de A Lama, en situación preventiva.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Enrique Abuín, apodado 'El Chicle''.- FACEBOOK

La Audiencia de La Coruña ha desestimado la petición de José Enrique Abuín Gey, el Chicle, de que se le suspendiera una pena de dos años y medio de prisión por tráfico de drogas que fue confirmada por el Supremo y ha ordenado que se ejecute dicha pena al imputado por la muerte de la joven Diana Quer.

La pena por narcotráfico fue confirmada por el alto tribunal el pasado mes de junio, pero ha sido ahora cuando la Audiencia Provincial de A Coruña, el tribunal sentenciador, ha ordenado la ejecución de la sentencia.

Esto es así porque Abuín, tras la confirmación de la condena, acudió de nuevo ante la Audiencia para que se le suspendiera la ejecución de la misma. Esa es la petición que ha resuelto ahora el tribunal gallego, según han informado a Efe fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

La resolución fue notificada la semana pasada a Abuín, que está en prisión preventiva, y también a las autoridades penitenciarias, para que lo tengan en cuenta a la hora de decidir sobre su situación.

La sentencia condena a Abuín por un delito de tráfico de drogas a "dos años y seis meses de prisión, con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y multa de 300.000 euros, con una responsabilidad personal subsidiaria de 7 meses".

Medidas especiales en la cárcel

El supuesto asesino de Diana Quer fue trasladado la pasada semana desde la prisión de Teixeiro hasta la de A Lama (Pontevedra).

Se le ha aplicado la consideración de interno preventivo, que se mantendrá durante el tiempo necesario, y se han habilitado para él medidas especiales, ya que se encuentra sometido al protocolo anti-suicidio y está vigilado las 24 horas del día en un celda con cristal.

Sobre el Chicle pesa una imputación por la presunta comisión de los delitos de homicidio o asesinato, detención ilegal, y también contra la libertad sexual.