Público
Público

El máster de Cifuentes Cifuentes vuelve a vender la conspiración en su contra y evita mostrar su trabajo fin de máster

La presidenta de la Comunidad de Madrid vuelve a describirse como la víctima de una cacería política y personal, y muestra algunos de los documentos que ya remitió a la prensa, y que hace dos semanas no estaban sellados, y hoy sí. No hace una sola mención a la falsificación de las actas de entrega de su trabajo fin de máster.

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ríe desde su escaño tras un comentario del portavoz del grupo Ciudadanos, Ignacio Aguado.

Cristina Cifuentes no se mueve ni un milímetro de su primera versión sobre el escándalo de su máster; es víctima de una conspiración, no hubo trato de favor, e incluso, afirma que supone un claro "fraude de ley" que la oposición haya forzado su comparecencia en la Asamblea de Madrid para hablar de este caso.  Se aferra al cargo, evita cualquier autocrítica, y reconoce que no es capaz de aclarar si los documentos que ha esgrimido son verdaderos o falsos: "Como alumna yo no lo puedo aclarar, debe ser la propia Universidad".

Cifuentes niega la mayor, pero no aterriza una sola de sus frases: "Ni mi currículum ni mis calificaciones han sido falseadas ni falsificadas"

Intentando mostrarse segura, desde la tribuna de oradores, la presidenta autonómica ha mostrado los mismos documentos que ya remitió hace dos semanas a la prensa, 12 horas después de que se conociera el caso de su máster. La novedad es que ahora aparecen sellados, y que entre ellos ha incorporado una carta de uno de los profesores de su máster, dando fe del cambio de notas de "no presentado" a "notable", que ella justifica aludiendo a la subsanación de un "error informático". 

Sin embargo, del trabajo fin de máster (TFM) que ni ella ni la universidad han sido capaces de localizar, ni rastro. Tampoco ha dicho una palabra sobre la supuesta falsificación de dos de las firmas del acta de entrega de este trabajo, sobre la que informaba este miércoles El Confidencial. Cifuentes se cierra en banda: todo es una trama en su contra, todo son ataques inaceptables que buscan destruirla política y personalmente.

En la misma línea, niega la mayor, pero no aterriza una sola de sus frases. Su respuesta es global, sin entrar en detalle: "Ni mi currículum ni mis calificaciones han sido falseadas ni falsificadas".

Y, en esta lógica, y para "demostrar" que no ha sido la única alumna afectada por un error informático de este tipo, lee lo que afirma que son "correos" en los que otros profesores piden otros cambios de calificaciones: ni fecha estos correos, ni aporta nombres de alumnos o de asignaturas, y ni siquiera los entrega, sólo los agita desde la tribuna. Pese a ello, insiste: con estos correos, llega a afirmar, "queda desmentido que hubiera una operación inhabitual".

Por su parte, fuentes cercanas a la presidenta autonómica precisan que el documento clave entre los que ha mostrado este lunes es el "certificado académico personal oficial emitido por el vicerrectorado de postgrado", impreso en "papel timbrado y con sello oficial".

Deja la puerta abierta a la teoría del fuego amigo

Cifuentes comenzaba su intervención disparando al resto de fuerzas parlamentarias. Su comparecencia, afirmaba, "constituye en sí misma un acto excepcionalmente preocupante", que refleja el "claro deterioro y manipulación de nuestros mecanismos parlamentarios". "Se ha hurgado en mi vida privada, se ha intentado destruir a la persona", mitineaba. 

Cifuentes: "Si hay algún problema en la documentación, como alumna no la puedo aclarar"

Este "fraude parlamentario" supondría, según su relato, una prueba más de que es víctima de una campaña de "desprestigio", una "estrategia", a la que ella se refiere como el "precio a pagar" por "combatir la corrupción en todo momento".

Esta alusión a la lucha contra la corrupción, que ya formuló en su intervención ante el PP de Madrid del pasado lunes, viene a dejar la puerta abierta a la teoría del fuego amigo. Los intentos de Cifuentes por venderse como la regeneradora del PP le han granjeado varios enemigos entre las filas del PP, y la presidenta madrileña lo sabe. 

La responsabilidad sobre los documentos, del centro 

En su réplica, tras la intervención de todos los grupos, Cifuentes seguía el mismo guión: "No quieren conocer la verdad"; "No vienen dispuestos a escuchar"; "No han aportado una sola prueba, ni veraz ni inveraz", eran algunas de sus frases. 

La novedad estaba en que, en esta ocasión, ha señalado directamente a la universidad como responsable de cualquier irregularidad, lo que incluye la supuesta falsificación de las firmas y de otros documentos que ella misma ha utilizado para defenderse. "Si hay algún problema en la documentación, como alumna no la puedo aclarar", aseguraba. 

Y, entre otras perlas, Cifuentes incidía en que en ningún caso ha estado "desaparecida ni en silencio", poniendo como ejemplo sus dos intervenciones en medios de comunicación privados, o la comparecencia ante el PP de Madrid, ofrecida ante la prensa en plasma, sin preguntas. "Una comparecencia que se realizó en abierto a todos los medios", según sus palabras. 

Dos semanas desaparecida de los medios

Cifuentes comparece este miércoles ante el pleno de la cámara autonómica forzada por la oposición, cuando se cumplen dos semanas de la publicación por parte de ElDiario.es de la primera de las informaciones sobre su máster. Desde entonces, ha huido de cámaras y micrófonos, y ha evitado cualquier conato de comparecencia de prensa.

La presidenta de la Comunidad de Madrid se está viendo arropada por una treintena de alcaldes de su partido, así como por su portavoz en el Ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida. En la mañana de este miércoles, desde la dirección nacional del PP, Fernando Martínez-Maíllo incidió en que Génova mantiene su respaldo a Cifuentes, aunque también dejó claro que no tenían constancia de las pruebas o argumentos que Cifuentes pudiera utilizar en su comparecencia. Además,  a nivel nacional, el partido no ha enviado ninguna representación para apoyarla.