Publicado: 14.07.2015 11:30 |Actualizado: 14.07.2015 15:22

CiU, Ciudadanos, PSC y PP se alían para impedir la rebaja salarial propuesta por Colau

Barcelona en Comú apostaba por una disminución en los sueldos del 20%, pero el acuerdo entre parte de la oposición supondrá que se mantengan las actuales retribuciones. En Sabadell la oposición también tumbó una medida que generaba un ahorro para la ciudad.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 12
Comentarios:
Ada Colau, en una imagen de archivo. EFE

Ada Colau, en una imagen de archivo. EFE

BARCELONA.- El primer pleno del mandato del Ayuntamiento de Barcelona, destinado a la aprobación del nuevo organigrama municipal, ha visualizado la minoría con la que gobierna Barcelona en Comú, que no ha podido sacar adelante su propuesta de rebaja de sueldos por culpa de la alianza de parte de la oposición. En concreto, los grupos de CiU, Ciudadanos, PSC y PP -que acumulan entre todos 22 de los 41 ediles del pleno- han aprobado una enmienda para que los concejales mantengan el salario del pasado mandato.

La propuesta del grupo de Ada Colau implicaba una rebaja de sueldo del 27% para la alcaldesa -pasando de casi 110.000 euros al año a poco más de 80.000-, del 24% para los tenientes de alcaldía, del 20% para los ediles de gobierno y del 15% para los presidentes de los consejos de distrito. Pero CiU, Ciudadanos, PSC y PP han argumentado que ya era suficiente con los recortes salariales ejecutados entre 2008 y 2012 y han rechazado la medida de Barcelona en Comú. ERC y la CUP, en cambio, abogaban por una rebaja salarial superior. Finalmente, el único salario que bajara será el de la alcaldía, que quedará en 100.000 euros, en aplicación de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de las Administraciones Locales.




En todo caso, todos los cargos electos de Barcelona en Comú cobrarán un máximo de 2.200 euros netos por 14 pagas, según fija el código ético de la formación. El dinero de más que reciban de la corporación municipal irá a organizaciones sociales, aunque todavía no se ha revelado de qué manera se decidirá su destino final. En el pleno sí que se ha llegado a acuerdos entre el equipo de gobierno y la oposición en lo que se refiere a la composición de los consejos de administración de las empresas municipales y en el reparto de asesores entre los distintos grupos del pleno.

En relación a los sueldos, el primer teniente de alcaldía y portavoz del gobierno, Gerardo Pisarello, ha manifestado que una retribución “razonable” del ejercicio de la función pública “ha sido una conquista histórica de los movimientos democráticos”, pero ha dejado claro que los salarios actuales son “desproporcionados”. Pisarello ha añadido que el “servicio público no puede ser un privilegio” y ha lamentado que la oposición “no quiera entrar en este debate” y que “muchos partidos” tampoco hayan querido hacer una “discusión más amplia sobre ética política”. En otra de sus intervenciones, el dirigente de Barcelona en Comú también ha manifestado que “el deseo de cambio expresado por la ciudadanía debe ser dialogado pero firme, para cumplir un programa electoral que tiene como objetivos la lucha contra la precariedad laboral, la defensa de derechos, un modelo económico más eficiente, una democratización de las instituciones, la lucha por la transparencia y contra la corrupción”.

Acuerdo similar en Sabadell, negociación en Badalona

El de Barcelona no es el único caso en el que un nuevo equipo de gobierno ve rechazada la propuesta de reducir los costes salariales de los cargos electos. La semana pasada, en Sabadell -quinta ciudad más poblada de Catalunya- PSC, CiU, PP, Ciudadanos y Guanyem Sabadell se aliaron para impedir una bajada del 25% en el sueldo de los miembros del equipo de gobierno, que llegaba al 28% en el caso del alcalde y al 31% en los cargos eventuales. El gobierno está formado por ERC y la Crida per Sabadell, formación que incluye a l'Entesa per Sabadell, a la CUP y al Moviment Popular de Sabadell, pero la reducción también recibió el apoyo de Unitat per Sabadell, la candidatura impulsada por ICV y EUiA.

En Badalona, tercera ciudad catalana, también se está negociando una rebaja importante. El nuevo gobierno, encabezado por la activista Maria Dolors Sabater -de Guanyem Badalona en Comú- ha propuesto un serie de recortes en las retribuciones de los electos que generarían un ahorro anual de 386.000 euros para la corporación, más de 1,5 millones para el conjunto de la legislatura. Si se aprueba, el sueldo de la alcaldesa pasaría de 76.391,28 a 57.293,46 euros (un 25% menos), mientras que los portavoces municipales y los tenientes de alcaldía ingresarían un 15% menos. El gobierno está formado por Guanyem Badalona en Comú, ICV-EUiA y ERC, y según medios locales el PSC no se opondría a la rebaja, lo que permitiría su aprobación, fijada para los próximos días. También en este caso, el sueldo máximo de los electos de Guanyem Badalona en Comú será de 2.200 euros mensuales, mientras que el resto se destinará a inversiones sociales para la ciudad.

En Terrassa, la cuarta ciudad catalana con más habitantes, PSC -en el gobierno- y CiU aprobaron el 25 de junio una rebaja del 5% en el sueldo del alcalde y del 3% para los tenientes de alcadía. Terrassa en Comú, ERC, CUP y PP rechazaron la medida y la consideraron “poco ambiciosa”.