Público
Público

Un comisionista cobró 2 millones “de manera irregular" en la venta de vivienda social en la etapa de Botella

La UTE Ítaca cobró en la operación de venta en la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo una cantidad que no pasó por el consejo de administración pero de la que sí hay factura, que consta en la información pública de la comisión municipal de investigación.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6
Comentarios:
Sede de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo

Sede de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo

MADRID.- Un comisionista, la UTE Ítaca, cobró hasta 2 millones de euros "de manera irregular" en la operación de venta en la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS), una cantidad que no pasó por el consejo de administración pero de la que sí hay factura, que consta en la información pública y abierta de la comisión municipal de investigación.

La Empresa Municipal de Vivienda y el Suelo ha sido el tema central de la primera sesión de comisión municipal de investigación que ha arrancado oficialmente a las 9.07 horas bajo la presidencia de la primera teniente de alcalde, Marta Higueras, y a la que no se ha presentado ningún compareciente del PP.

El delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, ha hecho especial hincapié en la aparición de un comisionista, al que la EMVS "pagó diligentemente 2 millones de euros" aunque "no hay constancia en el expediente de una mediación efectiva en la operación pero sí la hay de una factura y del pago. Tampoco pasó por el consejo de administración. Se pagaron de manera irregular, lo dice el anteproyecto de la Cámara de Cuentas".

El concepto que aparece en la factura es el de "honorarios de asesoramiento e intermediación inmobiliaria en la venta de un portfolio de 18 promociones residenciales de la EMVS a las mercantiles Fidere Gestión de Vivienda y Fidere Vivienda". El sello del registro municipal tiene fecha de febrero de 2014. También se adjunta un contrato firmado entre la UTE y el entonces responsable de la EMVS Pablo Olangua.

Sánchez Mato se ha quedado sin poder preguntar a la exalcaldesa, Ana Botella, que confirmó ayer que no acudiría a la sesión, cuestiones como si conocía a la empresa Ítaca-Creaziona y por qué se le abonaron 2,3 millones de euros, los motivos por los que no se cumplieron las instrucciones internas de contratación en lo relativo al expediente, por qué se omitieron el pliego de condiciones de venta, estudio, memoria o informes de viabilidad técnica y cómo valoraría el anteproyecto del informe de la Cámara de Cuentas.

Otras de sus dudas pasan por saber por qué se vendieron pisos de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo si su objeto social era el alquiler y quién dio la orden de vender las promociones.

También le habría preguntado quién le informaba de la marcha de la empresa, qué justificó la venta de gran patrimonio de la sociedad, por qué se optó por enajenar por lotes, que hubiera facilitado una mayor concurrencia o las razones por las que no hubo informe de tasación para fijar un precio objetivo.