Publicado: 08.11.2015 15:51 |Actualizado: 08.11.2015 16:31

Un comité técnico dirigirá Podemos Euskadi hasta las elecciones del 20-D

La renuncia del secretario general, Roberto Uriarte, y de otros 19 miembros de la dirección vasca abre una nueva fase en este partido tras varios meses de desencuentros. La gota que derramó el vaso ha sido la conformación de las listas electorales.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:
Un momento de la rueda de prensa en Bilbao./ D. A.

Un momento de la rueda de prensa en Bilbao./ D. A.

BILBAO.- Bajo un sol propio de verano, los turistas japoneses que este domingo se acercaron a la plaza del Teatro Arriaga de Bilbao registraron, sin saberlo, una imagen que pasará a la historia de Podemos en Euskadi. Roberto Uriarte, su secretario general, ha abandonado el cargo, acompañado por otros 19 miembros de la dirección vasca. Cuando restan 44 días para las elecciones generales —en las que Podemos podría convertirse en la segunda fuerza del País Vasco—, el partido dirigido por Pablo Iglesias ha decidido crear una “comisión técnica” que se encargará de coordinar la campaña electoral en este territorio.

Fuentes de la dirección estatal consultadas por Público han avanzado que este comité estará formado íntegramente por militantes vascos. “Cuando pasen las elecciones, se realizarán unas nuevas primarias y emprenderemos un proceso interno para que los órganos se reconstituyan y todo vuelva a su cauce”, han indicado. Hasta entonces, sólo habrá un objetivo: consolidar la imagen de Podemos como “fuerza del cambio” también en Euskadi. Del mismo modo, se intentará “rebajar” las tensiones surgidas durante los últimos meses.



Más allá de otras discrepancias internas, el problema principal ha sido el intento del secretario general vasco de modificar la composición de las candidaturas para el Congreso por Bizkaia. De acuerdo al proceso de votaciones primarias realizado en esta formación, la lista por esta provincia debía ser encabezada por Eduardo Maura. Sin embargo, Uriarte realizó varios movimientos para tratar de poner en su lugar al responsable de Equo, Juantxo López de Uralde, quien a raíz de un acuerdo alcanzado con Podemos debía ser candidato por Araba.

Además, el hasta ahora responsable del partido en Euskadi trató de situar como número dos de la lista vizcaína a Miren Gorrotxategi, una integrante de la dirección vasca que no se había presentado a las primarias al Congreso y, por tanto, no podía ser incorporada como candidata. “Le explicamos que los reglamentos son los reglamentos, y que la decisión de los inscritos en las primarias es inamovible”, señalaron las fuentes consultadas por este periódico.

Esta situación ha desencadenado la renuncia de Uriarte, quien este domingo llegaba a la Plaza del Arriaga con una camiseta de Podemos y bajo gritos de “¡Sí se puede!”. Arropado por varios militantes del partido, este profesor de la Universidad del País Vasco (UPV) arremetió en euskera y castellano contra la dirección estatal, particularmente contra la Secretaría de Organización, “que actúa como los aparatos de los viejos partidos”, afirmó.

Sus críticas no terminaron ahí. “Nuestro trabajo se ha visto obstaculizado por sectores minoritarios que han hostigado nuestra labor desde un principio. Este partido ha ido creciendo desde una dirección centralizada, que ha hecho del asalto al poder la razón que dejaba todo lo demás en segundo plano”, sostuvo. En cualquier caso, indicó que no responsabilizaba a Iglesias de lo ocurrido. “También Pablo, como antes (Juan Carlos) Monedero, está sufriendo las consecuencias de esta lamentable situación”, indicó. A preguntas de los periodistas, Uriarte aseguró que no había hablado últimamente con Iglesias. En una entrevista ofrecida a Público el pasado miércoles, el dirigente vasco aseguró que había hablado con el líder del partido hacía alrededor de dos semanas.

“Ganas de trabajar”

Por su parte, Miren Gorrotxategi leyó los nombres de otros 19 integrantes de la dirección en Euskadi –compuesta en total por 34 miembros- que también abandonan sus cargos. Según apuntaron durante la rueda de prensa, el Consejo Ciudadano vasco podría limitarse ahora a “no más de seis personas”. Sin embargo, otras fuentes del partido en Euskadi han señalado que la salida de estos integrantes podría allanar el camino a otras personas que, debido a las diferencias existentes, se mantenían distantes “por las actitudes de Uriarte”. “Hay mucha gente con ganas de trabajar”, comentó a Público un militante de esta formación.

La dimisión de Uriarte también ha sido valorada este domingo por el secretario político de Podemos. En declaraciones a los medios —realizadas antes de la rueda de prensa en la plaza Arriaga de Bilbao—, Iñigo Errejón indicó que el ya ex secretario general vasco había actuado “con coherencia”. “Es un gesto honesto, que demuestra compromiso con el proyecto de Podemos y con el cambio político”, indicó. De hecho, tanto Uriarte como el resto de su equipo han asegurado que seguirán militando en este partido. Lo harán, eso sí, desde las bases.