Público
Público

ExclusivaLas cloacas del PP

Corrupción en el PP de Madrid González y Granados recurrieron a la 'policía paralela' acorralados por el ático y Púnica

La 'Operación Lezo' recorre la corrupción de los populares desde el 'Tamayazo', pasando por el espionaje en la Comunidad de Madrid, Gürtel o el ático de Ignacio González. Una trama que ha podido sobrevivir gracias a policías, fiscales y jueces que ayudaron a frenar los procedimientos. 'Público' ofrece hoy en exclusiva los audios que demuestran que los hombres de confianza de Aguirre recurrieron a los comisarios García Castaño y Villarejo para zafarse de sus problemas judiciales. 

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 12
Comentarios:

Francisco Granados e Ignacio González, ambos actualmente en prisión, junto a Esperanza Aguirre en un acto del Partido Popular en Madrid.

Todos ellos forman parte de la brigada política policial, pero mucho antes de que el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz les convirtiese en sus hombres de confianza en la Policía Nacional, los comisarios Eugenio Pino, Enrique García Castaño y José Villarejo ya eran los guardianes que impedían que estallase judicialmente la corrupción imperante en el PP, según quién fuera el dirigente que les pidiese ayuda. Que el responsable de Interior fuera el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba no les supuso ninguna cortapisa para "arreglar los problemas" a algunos dirigentes del PP.

En los casi 10 años de investigación de la trama Gürtel por parte de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía, que dirigía el comisario José Luis Olivera, nunca se llegó hasta ninguno de los dos hombres de confianza de Esperanza Aguirre, Francisco Granados (quien fue consejero de Presidencia, Justicia e Interior) e Ignacio González (sucesor de la lideresa como presidente de la Comunidad de Madrid), ahora detenidos ambos por la Guardia Civil y que duermen en prisión sin visos de salir pronto de ella. ¿Cómo pudo la UDEF saltarse la planta del PP de Madrid en esas 13 horas que pasó registrando Génova si el origen de su investigación era la corrupción de alcaldes, consejeros o concejales madrileños de los populares?

Bajo el mandato de Aguirre se establecieron las relaciones entre policías que trabajaron en la Comunidad de Madrid como directores o asesores de Seguridad – como el actual comisario general de Información, Enrique Barón–, o los hombres que habían hecho de escoltas desde su época de presidenta del Senado a finales de los 90, como Sergio Gamón, que será juzgado en el caso del espionaje en la CAM que instruyó el ahora fiscal jefe Anticorrupción Manuel Moix y en el que la Fiscalía nunca pidió pruebas para investigar al político que hizo ese encargo, Ignacio González.

Había estallado la guerra de dossieres e investigaciones y el espionaje era mutuo entre los vicepresidentes que ahora duermen en prisión, Francisco Granados e Ignacio González. Muchos de estos trabajos se pagaron con dinero público a través del Canal de Isabel II, como se desgrana en las operaciones Lezo y Púnica, por ejemplo a la agencia de detectives Método 3. También se lo pagaron a esta agencia, y a Detectives Mira, constructores imputados tanto en la trama Gürtel, en el caso de Ignacio González, o en Púnica, en el de Granados.

Pero la estrecha relación establecida entre altos mandos policiales y estos dirigentes del PP, les llevó a dar el paso y recurrir a los servicios de dos comisarios de Policía, Enrique García Castaño y José Villarejo, como puede demostrar Público mediante los audios de una conversación mantenida con uno de ellos en agosto de 2015. 

"La cita con Ignacio González, para que te quede a ti claro, la monto yo. Ignacio González es amigo mío"

La UDEF de la Policía lleva investigando Gürtel desde 2009, pero en sus diligencias no aparece la presunta comisión cobrada por Ignacio González a través del ático que este se compró en Estepona (Málaga). En ese momento gobernaba el PSOE y el comisario Eugenio Pino estaba destinado en Aragón, por no ser una persona de confianza.

En 2008,  González cerró la compra del piso de lujo –casi 500m2, con jacuzzi y piscina privada en la azotea– adquirido, presuntamente, gracias a la comisión recibida del mayor pelotazo que dio la Gürtel en el municipio de Arganda del Rey. En ese momento, la hija de Eugenio Pino era la teniente alcalde de dicho municipio madrileño, como desveló Público en febrero de 2016, y aunque su padre estaba relegado de la cúpula policial, "misteriosamente fue reclamado para ejercer como adjunto a la Dirección Adjunta Operativa" de la Policía, explican fuentes policiales.

El puesto de Director Adjunto Operativo de la Policía (DAO), lo ostentaba Miguel Ángel Fernández-Chico –fallecido hace bastantes años– y a quien el comisario Villarejo siempre ha señalado como la persona que le mandó investigar el ático. Sin embargo, esta versión no la sustenta ni el propio comisario que le acompañó a aquel encuentro, Enrique García Castaño, quien aseguró a Público que la cita la montó él porque: "Ignacio González es amigo mío".

Asegura Castaño, como se puede escuchar a continuación, que el ánimo era de ayudar al ahora detenido expresidente de la Comunidad de Madrid, "entre otras cosas, porque el hombre estaba preocupado, indignado por lo que estaba saliendo en la prensa. Yo le dije: 'Hijo, recurre a tu agregaduría jurídica o si quieres yo conozco a un compañero que es experto en estos temas, te lo traigo aquí y hablas con él'. Y eso es lo que hice".

Enrique García Castaño: La cita con Ignacio González, para que te quede a ti claro, la monto yo. Ignacio González es amigo mío. Pregúntaselo a Ignacio González. Si me estás grabando la conversación me encantaría…

Patricia López: Yo, ya esos amigos no los tengo…

EGC: Si conoces a Ignacio González pregúntale qué tiene que ver conmigo y ya verás como él te dirá que es amigo mío. Yo monto una reunión con Ignacio González hace cuatro años, entre otras cosas, porque el hombre estaba preocupado, indignado por lo que estaba saliendo en la prensa. Yo le dije: “Hijo, recurre a tu agregaduría jurídica o si quieres yo conozco a un compañero que es experto en estos temas, te lo traigo aquí y hablas con él". Y eso es lo que hice. 

PL: Bueno, no sé…

EGC: Y a mi no me ha llamado chantajista él.

PL: No me parece muy ortodoxo que un policía le arregle las cosas a…

EGC: No, no, no, perdona. Yo no le he arreglado absolutamente nada a él, absolutamente.

PL: Bueno.

EGC: Todo mi trabajo y todo lo que yo haga está muy clarito y todo mi trabajo está escrito y con notas y con anotaciones, de cuando voy a ver a uno y cuando voy a ver a otro. Otra cosa es que yo conozca a una persona y a mí una persona me transmite eso y digo: “Pues chico tú tienes un gabinete jurídico y que tu gabinete jurídico se encargue o aquí hay una persona”, que en este caso quien se prestó para eso fue Pepe [Villarejo] allí a hablar con él. Y punto y pelota. Yo calladito, porque no tengo ni puta idea de estos temas, y después de cuatro años aparece una grabación.

PL: ¿Que tú no sabías que se había hecho? 

EGC: Que supuestamente quien la había hecho...

PL: ¿Tú no sabías que se había hecho esa grabación?, pregunto.

EGC: No, no, ni idea. 

El comisario Castaño –destituido de su puesto en la Comisaría General de Información después de que Público desvelase el chantaje que Pino y Villarejo estaban haciendo a la Casa Real y al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y que él conocíadeja claro en este audio que no estaba trabajando ni investigando cuando gestionó ese encuentro, ya que habría quedado alguna nota informativa suya dirigida a Fernández-Chico o a su comisario general, algo que nunca hizo.

"Todo mi trabajo y todo lo que yo haga está muy clarito y todo mi trabajo está escrito y con notas y con anotaciones, de cuando voy a ver a uno y cuando voy a ver a otro. Otra cosa es que yo conozca a una persona y a mí una persona me transmite eso y digo, “pues chico tú tienes un gabinete jurídico y que tu gabinete jurídico se encargue o aquí hay una persona”, que en este caso quien se prestó para eso fue Pepe allí a hablar con él", explicó tajante a su interlocutora.

Torre Picasso y los servicios a Púnica "del pinchadiscos de los pinchateléfonos de la Policía"

A "Pepe" Villarejo también recurrió Francisco Granados: primero para hundir a su rival político, González, y después temeroso de que la Guardia Civil fuera a echarle el guante. Nuevamente, la UDEF queda bastante mal parada en sus pesquisas sobre este vicepresidente de Aguirre que lleva desde 2014 en la cárcel.

Como desveló Público, los denunciantes de la trama Gürtel José Luis Peña y Juan José Moreno, entregaron en 2009 a la UDEF y al Tribunal Supremo todas las grabaciones que habían hecho a los diferentes empresarios de la trama corrupta de Francisco Correa, que horadaba entonces los municipios de Madrid a golpe de comisión a los políticos. Pero también las que señalaban directamente a Granados y a los empresarios de Púnica.

Precisamente en ese sumario aparecen diferentes referencias, tanto de Granados como de otros imputados, acerca de las visitas a Torre Picasso, donde Villarejo tiene su base de operaciones privada. El propio Granados habla con el tertuliano Eduardo Inda de quedar en un jacuzzi porque un policía les va a enseñar un dossier sobre el ático de Ignacio González. Y los imputados hacen también referencia a que han visitado al "pinchadiscos de los pinchateléfonos de la Policía", enviados a éste por ese otro amigo, también Policía.

En agosto de 2015 Público desveló que la Guardia Civil sospechaba que ese "pinchateléfonos" era el comisario Enrique García Castaño, algo que no gustó nada al comisario, quien se puso en contacto con la periodista. Sin embargo, el propio comisario no supo dar una alternativa a su nombre en este caso:  

PL: Ya, pero en la conversación está diciendo que un profesional, Villarejo, le recomienda los servicios de un policía, espera, espera, le manda a ver a un policía, si no quiero entrar en… lo que dice la conversación es que un policía le manda a ver a un policía que reúne estas características: ser el jefe de los que se encargan…

EGC: Claro, y como yo me relaciono con Villarejo… pero Villarejo conoce a mucha gente, no sólo en la Policía, en la Guardia Civil, en muchos sitios porque hace años que han trabajado con él.

PL: Sí, sí, pero aparte de ser tú, ¿quién puede ser?

EGC: Oficialmente la gente que trabaja en medios técnicos, están los que trabajan con Policía Judicial, que tienen sus propios medios técnicos que son los mismos que tengo yo, pero los medios técnicos es una parte de mi trabajo, mi trabajo es mucho más grande. Hay una parte de Policía Judicial que se dedica a medios técnicos, de medios técnicos no pinchazos telefónicos –eso lo hace Sitel con los mandamientos judiciales–, la gente se cree que tú a un móvil le das a una tecla y los pinchas y no es así, eso son barbaridades que se cometen y hay gente que vive del cuento chino de vender burras y después sacar dinero a costa de eso, te lo digo en serio. Hay en los medios técnicos, gente que se dedique… Policía Judicial y yo.

EGC: Y si han pinchado teléfonos, han visto, han hablado, porque esto es una investigación que llevaba mucho tiempo, lleva año y pico esta investigación –también la tenía la Policía Judicial esta investigación, ¿eh?, que lo sepas- pero alguien esto, que investiguen, que saquen a ver quién ha sido, que llevan mucho tiempo con este tema, no ahora que está el tema cerrado.


Pero estos no son los únicos imputados en la Operación Lezo que han recurrido a sus servicios. Porque, aunque el comisario opine otra cosa, la Guardia Civil sigue investigando y el tema no está cerrado.

Así que en estos próximos días seguiremos teniendo sorpresas y sobresaltos.

...CONTINUARÁ