Publicado: 30.06.2015 23:31 |Actualizado: 01.07.2015 00:11

El delegado de Botín en el Gobierno vuelve con un ascenso al Santander tras completar su tarea

Jaime Pérez Renovales, exmano derecha de la vicepresidenta, se reincorpora a la cúpula del banco por la puerta grande diez días después de dejar La Moncloa. Estuvo la práctica totalidad de la legislatura en el núcleo del diseño legislativo del Ejecutivo.

Publicidad
Media: 2.69
Votos: 13
Comentarios:
El subsecretario de Presidencia, Jaime Pérez Renovales, con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

El exsubsecretario de Presidencia, Jaime Pérez-Renovales, con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

MADRID.- Jaime Pérez Renovales, exsubsecretario de Presidencia desde el pasado 19 de junio y mano derecha de la vicepresidenta del Gobierno, ha regresado al Banco de Santander por la puerta grande. La presidenta de la entidad, Ana Patricia Botín, lo ha reincorporado al puesto que dejó en diciembre de 2011, además, con mayores responsabilidades.

El consejo de Administración del Banco Santander designó ayer a Pérez Renovales secretario general y del consejo de la entidad, además de en responsable de la nueva división de Secretaría General y Recursos Humanos con efecto de 1 de septiembre. Esta división integrará, entre otras, las áreas de Asesoría Jurídica y Fiscal, y las englobadas en la División de Recursos Humanos, Organización y Costes. El Santander anunció estos cambios a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)



Renovales es el cargo saliente del Ejecutivo que todas las empresas querrían fichar. "Le llueven las ofertas", aseguraba ya hace meses una fuente de Presidencia

El exsubsecretario de Presidencia había sido entre marzo de 2009 y diciembre de 2011, jefe del servicio jurídico del Banesto presidido por la hija del fallecido Emilio Botín, puesto que ahora se ve reforzado con la responsabilidad de Recursos Humanos.

Tras su paso por La Moncloa, en el núcleo del diseño legislativo de un Gobierno con mayoría absoluta y sin ningún tipo de incompatibilidad como exsubsecretario, según el régimen que regula las mismas, Renovales (abogado del Estado de la promoción de la vicepresidenta, conocida como La Gloriosa) es el cargo saliente de un Ejecutivo que todas las empresas querrían fichar. "Le llueven las ofertas", aseguraban desde Presidencia hace un año. Efectivamente, llevarse a Renovales al sector privado es más que llevarse una agenda con buenos contactos -motivo por el que, a grandes rasgos, se suele incorporar a los políticos a los consejos de las compañías-; es, además, "el hombre que lo sabe todo del Gobierno porque ha hecho mucho en el Gobierno desde una posición privilegiada", razona otro conservador que conoce bien a este abogado del Estado, estrechamente relacionado jerárquicamente al CNI en el Ministerio de Presidencia.

Abdicación y administraciones públicas

Soraya Sáenz de Santamaría, de hecho y en la rueda de prensa donde anunció la salida de Pérez Renovales del Ejecutivo, el viernes 19 de junio, lamentó mucho esta marcha. "Me ha ayudado mucho y lo voy a echar mucho de menos", lamentó en una inédita expresión de admiración. La vicepresidenta confesó que había intentado retenerlo, pero el plazo que Renovales le había dado para estar en el sector público expiró hace tiempo.

Pérez Renovales, entre otras labores, que incluyen la asistencia permanente a la número dos del Gobierno, diseñó el marco jurídico para la abdicación del rey Juan Carlos, y protagonizó el proyecto de reforma de las Administraciones Públicas, la medida estrella del Gobierno, en general, y de Sáenz de Santamaría, en particular.