Publicado: 16.12.2015 21:10 |Actualizado: 17.12.2015 07:00

"Sin diálogo, el voto independentista pronto llegará al 60%"

El candidato de Democràcia i Llibertat al Congreso está convencido de que "cualquiera que pretenda gobernar España sabe que deberá sentarse a negociar con Catalunya". También celebra que Podemos "nos de ahora la razón" y acusa a Albert Rivera de estar "más preocupado por su carrera que por su tierra".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El cabeza de lista de Democràcia i Llibertat, Francesc Homs. EFE/Susanna Sáez

El candidato de Democràcia i Llibertat al Congreso, Francesc Homs. EFE/Susanna Sáez

BARCELONA.- Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) concurre a las elecciones del próximo 20-D a través de una coalición a tres bandas y bajo el nombre de Democràcia i Llibertat. ¿Qué ha pesado más a la hora de cambiar de siglas: el divorcio con Unió o las sospechas de corrupción sobre el partido presidido por Artur Mas?

"La única razón que ha habido es la de sumar", se defiende Francesc Homs (Vic, 1969), cabeza de lista de esta formación que tiene de socios a Reagrupament y Demócratas per Catalunya, este último formado por aquellos miembros que discreparon de la posición de Unió ante la deriva soberanista. Hombre fuerte del President y catalanista de cuna —"de joven ya sentía un amor natural al país, sentía a Catalunya sometida a una gran injusticia…", revelaba en La Vanguardia— 'Quico' Homs ha sido, durante los últimos tres años, Consejero de Presidencia y Portavoz de la Generalitat.



¿Cómo lleva como abogado esto de escuchar insistentemente que "el gobierno catalán tiene que cumplir la ley"?

Me sorprende oír que el gobierno catalán incumple la ley y que nadie sea capaz de concretarlo con un ejemplo, en cambio a un gobierno, como el del PP, que incumple leyes —como la de estabilidad presupuestaria— y múltiples sentencias no se le dice nada. Es evidente que son opiniones de parte. Por otra parte, suelo escuchar estas expresiones de personas elegidas por las urnas para hacer de políticos, pero que no han sido capaces de asumir la iniciativa política. Al político que no actúa como tal y deriva sus responsabilidades al juez deberían suspenderlo de empleo y sueldo. Soy abogado y político, tengo el convencimiento que el Gobierno catalán cumplirá escrupulosamente el mandato de la Ley y el de las urnas.

No obstante, Democràcia i Llibertat va a Madrid a tratar de modificarla la Constitución, ¿o no?

Vamos a Madrid a buscar el mejor acuerdo respecto a la independencia de Catalunya. Un acuerdo que sea beneficioso para España y beneficioso para Catalunya. En Madrid esta posibilidad no se la han querido plantear, pero existe.

¿Esto no choca con la desconexión que Junts pel Sí y la CUP han acordado en el Parlament?

En absoluto, nuestro compromiso es el programa de JxSí. Se sigue haciendo una lectura interesada y de parte del documento del Parlament, el cual habla claramente en el punto 9 de dialogar y pactar con las instituciones del Estado.

En cualquier caso, dicen que también quieren ir a Madrid "a explicar la causa catalana". ¿Qué esperanzas tienen de que tras el 20-D se hagan entender más que hasta ahora?

En Madrid nos han entendido muy bien, Catalunya quiere configurar un estado independiente dentro de la Unión Europea y con excelentes relaciones con España. En Madrid han visto como en Cataluña teníamos manifestaciones de cientos de miles de personas en 2010, en 2012, en 2014 y en 2015 reivindicando la independencia, vieron como el 9-N de 2014 hubo 2,3 millones de personas —cifra superior a la población total de 10 de las comunidades autónomas— que iban a votar en una consulta que teóricamente no existía; han visto que en las elecciones plebiscitarias del 27S, un 47% votaba SI a la independencia y solo un 39% votaba No. Entender, se entiende, otra cuestión es la de discrepar, por eso vamos a Madrid, para que, a pesar de la discrepancia, podamos alcanzar el mejor acuerdo para la independencia de Cataluña.

¿Hasta qué punto esta pedagogía depende del interlocutor que presida el gobierno español?

Puedo equivocarme, pero no concibo que alguien que pretenda gobernar España, sea quien sea, esconda la cabeza bajo el ala y se limite a derivar hacia los tribunales un tema que afecta a tanta gente y que no tiene naturaleza jurídica, sino política. Si el futuro presidente no lo entiende, el voto explícito del 47% de la población catalana por la independencia pronto llegará al 60%.

Lo preguntaba porque Podemos es el único partido de los que todos los sondeos dan entre los cuatro más votados que apuesta por el referéndum. ¿Qué valor le dan desde su partido a esta voluntad?

Podemos nos da ahora la razón a los que siempre hemos afirmado que el derecho a decidir existe, porqué la democracia son urnas. Sin embargo, todavía recordamos a aquellos que presumían de hablar catalán en la intimidad, o el “apoyaré…”.

Pero, ¿si gobierna Podemos aumentan las posibilidades de sentarse a negociar?

La ventaja que tiene Podemos sobre los demás es que ha explicado en su programa y en campaña electoral que en Catalunya debe haber un referéndum. Los demás grupos deberán explicarlo primero a los suyos. Insisto, cualquiera que pretenda gobernar España sabe que deberá sentarse a negociar con Catalunya.

Al político que no actúa como tal y deriva sus responsabilidades al juez deberían suspenderlo de empleo y sueldo

¿Si el PP pierde el poder podría considerarse un mal menor?

El discurso electoral del PP, del PSOE o de C’s para Catalunya es muy similar, ¿no le parece?

¿Teme entonces que en este 2-0D los votos independentistas no superen a los de estos tres partidos en Catalunya?

Nosotros no tememos a las urnas. Son otros los que le tienen urticaria. Lo hemos dicho siempre: la única manera de contar realmente votos es hacerlo a través de un referéndum vinculante, mientras cada elección tiene su propio objetivo. El 27-S fue un plebiscito, no he visto a nadie planteándolo en estos términos para el próximo día 20.

De ser así, debería interpretarse como un paso atrás del 'procés'?

En absoluto, el procés continúa y acabará bien.

Albert Rivera dice que si C's es el partido más votado en Catalunya el 20-D, la hoja de ruta soberanista se da por terminada...

Albert Rivera está más preocupado por su carrera que por Catalunya. En estos momentos su objetivo es poder dar a Rajoy de nuevo la presidencia.

La CUP no participa el 20-D y no tiene pinta de que sus votos se vayan a su partido. Pero que los capitalice ERC no debería ser negativo, ¿no?

La CUP y Democràcia i Llibertat coincidimos en la voluntad compartida de que Catalunya sea independiente, pero tenemos modelos sociales, económicos y organizativos dispares. Es lógico que Democràcia i Llibertat no capte el voto CUP y en cambio pretendamos captar el máximo voto posible de JxSí.

Le gusta alardear de la tradición pactista de Catalunya. En estos términos, ¿que no haya acuerdo JxSí-Cup y por lo tanto, elecciones en marzo, lo vería como un fracaso?

Claro que no, el problema no es pactar, sino pactar bien. Sólo habrá pacto si es un buen pacto por Catalunya.

Lo que sí existe es cierta apatía electoral entre el independentismo. ¿Cree que de haberse cerrado ya ese acuerdo hoy los sondeos les serían más favorables?

Sin duda que las elecciones al Parlament y las elecciones a Cortes se han solapado y condicionado. Ya se lo he dicho antes, son muchas las personas que ya han iniciado la desconexión y no aparecen en los sondeos. Espero que el domingo 20-D vayan a votar porque la fortaleza del proceso también depende de estas elecciones a Cortes.

¿Con quién espera dialogar primero en el Congreso de los Diputados?

Mi voluntad de diálogo y pacto para negociar y implementar la decisión de los catalanes está abierta a los 350 diputados de la Cámara, sean los que ya conozco o a los que todavía no.