Publicado: 10.08.2015 21:03 |Actualizado: 10.08.2015 21:03

Dimite el exalcalde de Moraleja
de Enmedio, investigado por un escándalo de recogida de ropa usada

Estrada firmó un convenio con la empresa Oasis, de la que es dueño un amigo suyo. En 2012 la empresa pagó un canon anual de 76,34 euros por instalar contenedores, una cifra muy baja en comparación con lo que pagan otros consistorios. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Carlos Alberto Estrada

Carlos Alberto Estrada

Carlos Alberto Estrada, exalcalde de Moraleja de Enmedio que está siendo investigado en el caso Púnica, ha cesado como líder de la oposición y ha renunciado a su acta de concejal, tras conocerse que firmó un convenio con una empresa de recogida de ropa usada para familias necesitadas de la que es dueño un amigo suyo.

Según han confirmado este lunes fuentes del PP de Madrid, Estrada presentó su renuncia a liderar el grupo popular de Moraleja y pidió la suspensión de militancia la semana pasada.

En los últimos meses Estrada, que ha sido imputado dos veces por corrupción, pero el PP le permitió que se presentase a las elecciones, en las que consiguió mayoría absoluta el PSOE.



El 14 de diciembre de 2011, Estrada, como presidente de la Mancomunidad de Municipios del Suroeste, suscribió un convenio marco con Oasis -empresa creada ese día- para instalar contenedores en las diez localidades que pertenecen al organismo, según publicó el sábado el diario El País.

En 2012 la empresa Oasis pagó un canon anual de 76,34 euros por instalar once contenedores, una cifra muy baja en comparación con lo que pagan otros consistorios por instalar sus contenedores.

El año pasado Estrada revisó el convenio con Oasis y los siete euros por contenedor pasaron a ser 300, un precio que sigue siendo más bajo que en otros sitios.

Además, añade el periódico, gran parte de la ropa que se recogía en los contenedores de ropa usada era venida a tiendas de segunda mano.

Estrada, ha escrito una carta a los vecinos de Moraleja (pueblo madrileño de 5.000 habitantes), depositada en los buzones, en la que explica su dimisión como portavoz del grupo municipal del PP.

La misiva sostiene que lo hacía por los "episodios desagradables asociados de forma directa, indirecta o por rencor malinterpretado de algunos, a mi persona", sin hacer alusión a su imputación en la trama Púnica.